Rechazaron amparo de quienes ocuparon tierras

Un fallo desestimó la acción de vecinos de Junín que tomaron un lote fiscal.

"Los amparistas confunden el derecho constitucional de acceso a la vivienda digna con un presunto derecho alegado a la ocupación de tierras fiscales", asegura el fallo.

El Juez de primera instancia en lo Civil, Joaquín Cosentino, desestimó la acción de amparo presentada contra la comuna por un grupo de vecinos que ocuparon un lote fiscal en la manzana número 65 de esta ciudad. Pedían que se les reconozca el derecho de permanecer en el predio ocupado para que se garantice el derecho de acceso inmediato a una vivienda en resguardo de su dignidad, de sus familias y del derecho de sus hijos a vivir junto a sus padres en un ambiente que garantice el nivel de vida adecuado para su desarrollo integral.

Además, los vecinos plantearon la inconstitucionalidad de las ordenanzas 1561 y 1562 del año 2008 por las cuales se decretó la emergencia habitacional y se creó un Instituto de Vivienda, pero que "no se tomaron medidas concretas para solucionar el problema".

Autoridades

En tanto, el juez Cosentino exhortó a las autoridades municipales a "dar cumplimiento a sus obligaciones constitucionales brindando una pronta solución al conflicto habitacional generado" en esta ciudad.

En sus considerandos, el juez indica que "los amparistas confunden el derecho constitucional de acceso a la vivienda digna con un presunto derecho alegado a la ocupación de tierras fiscales". Para el juez, "no hay duda que el Estado debe propender a una política que genere mejor calidad de vida a sus habitantes, resultando crucial la promoción de planes de viviendas a los efectos de que todo habitante, en especial los de modestos ingresos, puedan acceder a la vivienda propia. Pero no es posible demandarlo por reclamo administrativo o judicial, a que satisfaga la vivienda digna ya que predispone una liberalidad inviable e incluso a una malversación de fondos".

Felicidad

El titular del juzgado de Primera Instancia en lo civil afirma, además, en su fallo que "los individuos no pueden esperar que el Estado les provea todo aquello que precisan porque no garantiza la felicidad, sino en lo posible, los medios para que nos procuremos esa felicidad".

En cuanto al papel del Estado, Cosentino afirma que "se exige a los Estados llevar adelante acciones positivas en un tiempo razonable y en forma sostenida, obteniendo objetivos demostrables mediante la ejecución de políticas públicas adecuadas".

Comentá la nota