Rechazan valuar otra vez Aerolíneas

El ministro de Planificación, Julio De Vido, dijo ayer que no tiene previsto pedir una tercera cotización de la empresa Aerolíneas Argentinas y de la firma de vuelos de cabotaje Austral, descartando así que se considere el pedido realizado por la española Marsans, actual controlante de ambas.
Hasta ahora existen las valuaciones hechas por el Tribunal de Tasaciones de la Nación y el banco Credit Suisse (designado por Marsans), con cifras muy divergentes.

El funcionario insistió, además, en que no está prevista una expropiación de las compañías. "No lo plantea la ley", dijo De Vido, al ser consultado sobre la posibilidad de una expropiación, luego de la falta de acuerdo por el precio de los activos. Para el Tribunal de Tasaciones, Aerolíneas y Austral tienen en conjunto un valor negativo de poco más de US$ 832 millones, mientras que para Credit Suisse las compañías tienen un valor positivo de entre 250/450 millones.

El Gobierno y Marsans están negociando el traspaso de las acciones mayoritarias al Estado, luego de que el Congreso aprobara en setiembre el proyecto de reestatización de las empresas, que habían sido privatizadas en los años 90 y que están en poder del grupo español desde hace siete años.

"No sé lo que habló la Presidenta con Zapatero, pero nosotros seguimos conversando con Marsans con base en lo que dice la ley", que fijó un plazo hasta el 31 de diciembre para concretar el "rescate" de las acciones de la empresa, sostuvo ayer De Vido. El futuro aún indefinido de Aerolíneas es uno de los temas que fue considerado en la reunión que mantuvieron anteayer en El Salvador la presidenta Cristina Kirchner y su par español, José Luis Rodríguez Zapatero, en un aparte de la Cumbre Iberoamericana de primeros mandatarios.

Ante las grandes diferencias de los valores estimados para Aerolíneas y Austral, Marsans solicitó esta semana a la cartera de Planificación una tercera valuación y respalda este reclamo en lo establecido en un acta acuerdo firmado en forma previa al dictado de la ley. Pero para que el Congreso lo aprobara, el oficialismo aceptó que la ley excluyese el acta acuerdo y estableciese que el valor de compra sería el definido por el Tribunal de Tasaciones.

Comentá la nota