Rechazan traspaso de 10 millones y le pegan duro a Edgar Bernaus

Pese a todo el revuelo político y judicial que generó el pedido de transferencias de fondos enviados por la Nación a la Municipalidad de Villa María, que luego son derivados al Eninder, el Ejecutivo hizo tres nuevos pedidos que en total, suman 10 millones.
Uno es de alrededor de cuatro millones, el segundo de dos millones y el tercero de casi tres. Este último ya había sido rechazado pero el intendente elevó una nota insistiendo.

Tras argumentar la legalidad de la contratación directa con el Eninder, Eduardo Accastello señala que el Tribunal de Cuentas puede controlar "en la medida que no implique la participación o revisión de las decisiones políticas adoptadas por los órganos de gobierno".

Y agrega que de hacerlo "implicaría la violación de principios republicanos contenidos en nuestra Carta Magna, en este caso, susceptibles de ser revisados política y judicialmente".

Para fundamentar el rechazo, los tribunos José Naselli (Democracia Cristiana) y Francisco Maristany (Frente Cívico) indicaron que si bien no discuten la legalidad de la contratación con el Eninder, "no quieren ni pueden rehuir a las funciones de control que asigna la Carta Orgánica".

"Es una norma de cumplimiento obligatorio", indicaron en el escrito de fundamentos.

Aclaran que los tribunos "no pretenden invadir las funciones propias del Ejecutivo ni del Concejo. Solamente queremos ejercer el derecho originario y primigenio que la COM nos ha otorgado".

@ Sobre Bernaus

En los considerandos de la resolución aprobada por los dos tribunos de la oposición, hacen referencia a la posición que hizo pública Edgar Bernaus, director del Eninder, en la que señala a los tribunos como responsables de impedir el normal accionar del organismo.

"Sólo una ignorancia supina sobre nuestros deberes o atribuciones o una manifiesta intencionalidad política de señalar a estos tribunos como interesados en estorbar la ejecución de la obra pública, justifican esas declaraciones tan erradas", indicaron.

Entienden que el dirigente es "responsable de haber aprobado como directos esas contrataciones defectuosas, ya que tanto en su letra como en su espíritu ignoran la existencia del Tribunal de Cuentas. No puede Bernaus entonces enrostrar a estos tribunos las consecuencias de un accionar del que el mismo Bernaus es responsable".

Comentá la nota