Rechazan un recurso de Astiz y se reanuda el megajuicio por la ESMA

La Cámara Federal le negó una queja para ir a la Cámara Nacional de Casación Penal.
El destituido capitán de la Armada Alfredo Astiz, alias "El Angel Rubio", sufrió un nuevo revés luego de que la Justicia rechazara un recurso que presentó en la causa que había iniciado contra el magistrado que lo procesó y el fiscal que lo investigó por delitos de lesa humanidad cometidos en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA).

En una resolución dictada poco antes de la feria judicial y conocida ayer, la Cámara Federal declaró "inadmisible" el recurso de Casación planteado contra el fallo que sobreseyó al juez federal Sergio Torres y al fiscal Eduardo Taiano.

Por intermedio de su entonces defensor particular, Juan María Aberg Cobo, el ex marino, actualmente juzgado por los delitos de lesa humanidad cometidos en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), pretendía que se dejasen sin efecto los sobreseimientos.

Astiz había denunciado por presunto "prevaricato" (dictar fallos contra el Derecho) al fiscal que le había imputado cientos de violaciones a los derechos humanos y al juez que lo procesó por esos delitos de lesa humanidad por los que hoy está sentado en el banquillo de los acusados ante el Tribunal Oral en lo Federal 5.

En una resolución de sólo dos carillas, los camaristas Jorge Luis Ballestero, Eduardo Freiler y Eduardo Farah -con la intervención del secretario Sebastián Casanello- rechazaron el recurso intentado contra el sobreseimiento dictado en primera y segunda instancia.

Los camaristas explicaron los motivos en los que basaban su negativa y afirmaron que, en el recurso, "tampoco se señala la norma procesal o sustancial erróneamente aplicada, ni cuál sería a criterio del recurrente la correcta interpretación pretendida, por lo que consideraron que "no se encuentran completos los requisitos de admisibilidad exigidos para su procedencia.

Astiz, a quien se considera símbolo de la represión ilegal encarada por la última dictadura que gobernó entre 1976 y 1983, y los otros ex marinos, son sometidos a un juicio por delitos de lesa humanidad cometidos en la Escuela Superior de Mecánica de la Armada (ESMA), donde funcionó la mayor cárcel del régimen militar y se calcula que desaparecieron miles de víctimas de la represión.

Entre los cargos que pesan sobre los ex marinos están las desapariciones de las monjas francesas Leoni Duquet y Alice Domon, de la joven sueca Dagma Hagelin, de Azucena Villaflor, fundadora de la asociación humanitaria Madres de Plaza de Mayo, y del periodista Rodolfo Walsh, entre muchos otros.

El juicio contra los ex marinos entró en receso el 29 de diciembre pasado y se reanudará el 14 de enero próximo en los tribunales de Buenos Aires, una vez culminada la feria. Según los cálculos de la Justicia y las organizaciones de Derechos Humanos, en este proceso terminarán declarando alrededor de 280 testigos, muchos de ellos sobrevivientes de la ESMA.

Comentá la nota