Rechazan críticas por la "licitación" de la Red Vial a la Costa Atlántica

El ex intendente del Partido de la Costa, Juan de Jesús, salió al cruce de las críticas opositoras al llamado a licitación para concesionar las rutas que integran la "Red Vial del Atlántico", al asegurar que esa posición, no tiene en cuenta no solo "a los más de 10 millones de turistas" que las transitan, sino –sobre todo- "a la gente que muere o queda herida por las condiciones de esas rutas, porque no tienen la calidad suficiente para albergar tanta cantidad de transporte".
De esa forma, salió al cruce de las críticas vertidas por la oposición, desde donde habían advertido que la norma recientemente sancionada por la Legislatura, "beneficiaría un negocio en el que el Estado garantiza una ganancia fácil, inversión cero; riesgo escaso; bajos controles y plazos de explotación eternos".

Por el contrario, explicó De Jesús, en el año 1992, cuando arrancó la concesión de esas autovías, circulaban "un millón doscientos mil autos", que contrastan –dijo- con los "más de cinco millones seiscientos mil autos que circularon en marzo de este año".

En ese sentido, destacó "el buen criterio" de Scioli de solicitar autorización para llamar a licitación de esa red vial, porque "las que actualmente están brindando ese servicio no pueden hacer" las inversiones necesarias para mejorar la calidad de esas rutas.

"(el Gobernador) no está planteando esto como un negocio para que lo hagan los amigos, sino para quienes tengan capacidad económica y antecedentes sólidos para llevarlo a cabo", remarcó de Jesús.

En declaraciones periodísticas formuladas en la tarde de hoy, el legislador provincial aclaró que "La empresa que venga va a tener que tener un patrimonio superior a los 75 millones de pesos y antecedentes de haber tenido proceso de financiamiento bancario por más de 300 millones de pesos"

Y remarcó, además, que la concesión se le adjudicará a "aquel que diga que va a hacer las obras en el menor tiempo posible, con la calidad y el arte que marca el pliego y que fije la tarifa más baja".

De Jesús negó además la interpretación opositora en el sentido de que la empresa beneficiada con lo concesión vaya a tener que hacer inversión cero, en las rutas, al remarcar que, por el contrario, "van a tener que invertir más de 9 mil millones de pesos", que deberán aportar "En los primeros cinco años 2.400 millones y 300 millones por año. La provincia no va a poner un solo peso sino que crea las condiciones con un contrato de riesgo"

El legislador rechazó las críticas, incluso, en relación al "plazo" de la licitación, al mencionar una serie de otras tantas rutas, "como la 8 y la 36" que tiene similar plazo, y negó que se le valla a "regalar" al concesionario el pago de impuestos: "Como es un contrato de altos valores de tiempo y económico lo que se hace es que en vez de pagar el impuesto al sello al contado, lo haga en diez cuotas semestrales durante los primeros cinco años de la concesión siempre y cuando al quinto año haya cumplido con las obras previstas para la primera etapa", explicó.

"Es mentira que la población tenga que afrontar el resarcimiento, lo que hay que hacer es adecuar la finalización del contrato de ellos con la toma de posesión de los demás. Esta nueva concesión empezaría en fines de 2010 y las actuales terminan en 2011 una y 2012 la otra, entonces uno mantiene la que tiene y el otro va haciendo los nuevos trabajos. Pueden seguir conviviendo y el Estado no va a poner un solo peso para esto", aseguró De Jesús.

Por último, Juan de Jesús entendió que "no hay otra alternativa" para poner en condiciones este sistema de rutas "ya que los recursos del Gobierno no son muchos y las necesidades sociales son mucho más fuertes que las inversiones en infraestructura". Así recordó que "antes la patria contratista terminaba su trabajo, cobraba y el Estado tenía que mantener la ruta".

Comentá la nota