Rechaza la Justicia una denuncia de Moreno

Rechaza la Justicia una denuncia de Moreno
Se cerró una causa contra Papel Prensa
La Justicia cerró ayer la causa promovida por el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, contra Papel Prensa, la empresa que produce la mayor parte del papel con que se publican los diarios argentinos.

Moreno estaba citado para ratificar su denuncia al mediodía, pero como no se presentó, el juez en lo penal económico Marcelo Aguinsky remitió el caso a la fiscal María Gabriela Ruiz, que no dejó lugar a dudas en su dictamen: dijo que la presentación de Moreno era "vaga e imprecisa" y que no había delito que investigar.

La denuncia del cuestionado secretario de Comercio Interior era por supuestas "irregularidades respecto de la instrumentación de dos reuniones consecutivas de directorio" celebradas hace poco más de un mes por Papel Prensa, compañía cuyos accionistas son Clarín (49%), LA NACION (22,49%) y el Estado nacional (27,46%).

Cuestionaba la firma de Julio Saguier, presidente de SA La Nación, en el acta de una de esas reuniones, celebradas el mismo día que Saguier dejó de dirigir Papel Prensa. A fin de que el directorio pudiera habilitar el tratamiento del balance, él suscribió el acta al inicio de la cita, algo que también hizo su sucesor en el cargo, el contador Alberto Maquieira, al finalizar la reunión.

Sin embargo, por recomendación del auditor externo y de los síndicos estatales, Saguier cruzó luego la firma, que quedó atravesada con dos líneas. Nadie lo cuestionó, pero Moreno vio allí un supuesto "fraude al comercio e industria", que denunció en el fuero penal económico.

La relación del secretario de Comercio Interior con los accionistas privados de Papel Prensa atraviesa su peor momento. En una reunión celebrada en agosto pasado, Moreno anticipó a otros funcionarios públicos que el Gobierno tenía interés en intervenir o incluso expropiar la empresa "a fin de lograr un control efectivo sobre la disponibilidad del papel de diario". Así lo relató Carlos Collasso, representante del Estado en el Consejo de Vigilancia de la compañía, que dijo además que Moreno lo había amenazado con sus "muchachos", a quienes el propio secretario de Comercio Interior habría definido como "expertos en partirle la columna y hacer saltar los ojos a quien hable", según el testimonio de Collasso.

Este relato es la base de una querella que presentaron directivos de Clarín y LA NACION contra Moreno. Está radicada en el juzgado federal de Octavio Aráoz de Lamadrid y esta semana el fiscal Gerardo Pollicita presentó un requerimiento para que se investigara lo ocurrido.

La acusación

La denuncia cerrada ayer por Aguinsky había sido radicada por Moreno el mes pasado. Era un escrito de tres hojas que no contaba con firma de abogado, según relató a LA NACION un funcionario judicial. Fue ampliada el viernes de la semana pasada por otro documento en el que el secretario de Comercio Interior acompañó copia de las actas que cuestionaba.

Lo primero que hizo el juez cuando recibió el caso fue citar al funcionario para que ratificara lo alegado. Ayer, cuando Moreno no se presentó, remitió al instante el expediente a la fiscal.

Ella fue contundente. Dijo que el supuesto "fraude al comercio e industria" no había existido, que de la denuncia no surgía un "perjuicio" que justificara un expediente y que no merecía "reproche alguno en materia penal" el hecho de que el acta de las reuniones de directorio celebradas el 4 de noviembre pasado hubiera sido suscripta por Maquieira y también por Saguier.

Sin la ratificación de Moreno y con este dictamen de la fiscalía, que es quien debe impulsar las investigaciones, el juez cerró el caso en menos de dos horas.

"Menoscabo del diálogo civilizado"

* La Academia Argentina de Artes y Ciencias de la Comunicación manifestó su "profunda inquietud" por "el menoscabo del diálogo civilizado dentro de la Constitución y las leyes", que separa a la Argentina de las democracias del mundo.

Comentá la nota