Rechaza la Iglesia un proyecto que habilita por "excepción" un bingo en Mar del Plata

Mientras avanza en las Comisiones del Concejo Deliberante un polémico expediente que busca dar vía libre por "excepción" a la empresa Codere y sus socios locales para concretar la apertura de una sala de bingo en la ciudad, el obispo de Mar del Plata, monseñor Juan Alberto Puiggari, aseveró este martes en declaraciones a 0223.com.ar que la Iglesia "se manifiesta claramente en contra de la proliferación del juego en lugar de promover la cultura del trabajo".
AVANZA EL CONTROVERTIDO EXPEDIENTE

El polémico expediente, impulsado por el intendente Pulti, por el cual se busca dar vía libre por vía de "excepción" a la firma Codere y sus socios locales para concretar la apertura de una sala de bingo en el microcentro marplatense, dio su primer paso este martes, luego de que la Comisión de Obras, Seguridad y Planeamiento del Concejo Deliberante del Partido de General Pueyrredon aprobara por mayoría la instalación de la sala.

De acuerdo al informe técnico y urbanístico realizado por la Comuna, el proyecto de Intermar Bingos SA "se ajusta al Factor de Ocupación Total y a la densidad, excede el plano limite, ocupa parcialmente el centro libre de manzana y supera el Factor de Ocupación del Suelo".

Cabe recordar que el arquitecto de Intermar Bingos SA, Roberto López Del Hoyo, propuso al intendente Pulti encuadrar el caso en la denominada "compensación urbanística" para darle luz verde a la obra en el predio ubicado en Bolívar y Entre Ríos; inmueble que había sido adquirido por el CEO de Codere, Alberto González del Solar, en 1.300.000 dólares en enero de 2008.

La superficie libre faltante a compensar resulta igual a 1.212,58 m2 . Tal como reveló este vespertino digital, Intermar Bingos SA propuso darle cumplimiento a la "compensación urbanística", abonándole a la Comuna la suma total de $2.291.909 en 12 cómodas cuotas, de casi 200 mil pesos cada una.

El apoderado de Intermar Bingos SA, Dr. Gustavo Demarchi, le aseguró a 0223.com.ar que "no hay nada extraño" en el proyecto de ordenanza que está siendo evaluado por el Concejo Deliberante por el cual se busca darle luz verde por la vía de "excepción" a la firma Codere y sus socios locales para abrir un bingo en Bolívar y Entre Ríos. A su vez, el letrado aclaró que "es un traslado de la sala de juego que está en la Peatonal". Aunque, esto no se encuentra especificado en el expediente presentado en el HCD.

"LA APERTURA DE UNA CASA DE JUEGO IMPLICA UNA MANERA DE TENTAR A LA GENTE MÁS HUMILDE"

El obispo de Mar del Plata, monseñor Juan Alberto Puiggari, subrayó este martes en declaraciones a este vespertino digital que la Iglesia mantiene "una postura contraria" ante el sostenido incremento de la actividad lúdica.

"Los obispos nos hemos manifestado claramente en contra de la proliferación del juego, sobre todo con las maquinitas porque ahí es donde generalmente va la gente más pobre para jugar sus moneditas o vueltos del supermercado, y esta no será la excepción", sostuvo al referirse específicamente al bingo que se pretende instalar en Bolívar y Entre Ríos.

En ese sentido, observó que la apertura de una casa de juego implica "una manera de tentar a la gente más humilde a que gaste los pocos pesos que tiene para subsistir, y por otro lado, genera una adicción que no ayuda ni mucho menos a estas personas, que ponen toda su esperanza en sacar dinero a través de esa actividad".

Y aseveró: "La ciudad ya tiene varias casas de juego como para que sigan proliferando y no hace bien que se fomente el juego en lugar de una cultura del trabajo".

En otro párrafo, Monseñor Puiggari aclaró que "no cuestionamos a la gente que va a jugar, pero sí el mecanismo de ofrecerle algo que no soluciona los problemas" y exhortó a "volver a la época de los ‘chanchitos’ o las cajas de ahorro, para que la gente pueda ir ahorrando de a poco para poder tener alguna mejora en sus vidas".

"Ciertamente es necesario fomentar fuentes de trabajo en todo el país y en la ciudad, particularmente, para que todos accedan a un trabajo digno que les permita ganar el pan de todos los días", concluyó.

"LA COMPRA DE VOLUNTADES Y DE APOYOS NO RECONOCE LÍMITES"

"El poder económico de los grandes empresarios del juego y sus alianzas con los poderes políticos son enormes. La compra de voluntades y de apoyos no reconoce límites", advirtió el obispo de San Isidro, monseñor Jorge Casaretto, en el 2008 ante una posible habilitación de nuevas salas de juego en el territorio de su diócesis y otros distritos bonaerenses.

En los últimos años, la Iglesia ha fortalecido su prédica en contra de la instalación de casas de juegos, bingos y tragamonedas, al definirlos como "destructores de vida y fuentes de la ruina de muchas familias".

Casaretto es presidente de la Comisión de Pastoral Social y una de las voces más enérgicas de la Iglesia en la acción dirigida a frenar la difusión excesiva de la industria del juego.

El año pasado difundió una carta pastoral en la que transmitió su preocupación por "la proliferación de las casas de juego, que han favorecido en la sociedad conductas adictivas, con consecuencias fatales para muchas familias".

El obispo señaló que "se confunde a la sociedad aumentando la facilitación del vicio y la difusión del exceso".

En su carta pastoral, Casaretto explicó que los bingos surgieron en principio como inocentes salones de encuentro familiar, pero que "unidos al fabuloso negocio de las tragamonedas, al alcance de todos los estratos sociales, se han ido convirtiendo en importantes centros de juego y, como tales, en destructores de vidas y ruina de una enorme cantidad de familias".

En el territorio bonaerense no pueden abrirse nuevos bingos, por lo cual se trasladarían algunos ubicados en zonas menos "productivas", dotándolos de más máquinas tragamonedas.

Casaretto identificó la difusión excesiva de las casas de juego con la adicción y el consumo masivo cada vez más precoz de drogas y alcohol. Denunció, además, que el fenómeno de la exclusión está alimentado en la Provincia por el juego, la cultura de la dádiva, el alcoholismo y el reparto "de bienes y favores" del narcotráfico. Dijo que ese escenario "se está convirtiendo en la mayor hipoteca social del país" y que "al tomar una dimensión estructural es de muy difícil erradicación".

Comentá la nota