Rechaza Chávez una acusación de Bogotá

Dijo que no tiene un plan "expansionista"
CARACAS.- En un nuevo capítulo de la creciente tensión entre Bogotá y Caracas, el gobierno venezolano calificó ayer de "fantasiosa" la denuncia que Colombia presentará hoy ante la Organización de los Estados Americanos (OEA) sobre un presunto "proyecto expansionista" del presidente Hugo Chávez.

El embajador colombiano ante la OEA, Luis Alfonso Hoyos, había calificado anteayer como un "elemento de injerencia" en los asuntos internos de su país que Chávez expresara que tenía el derecho de hacer llegar su "mensaje bolivariano" al "pueblo de Colombia". Bogotá presentará hoy en la reunión ordinaria de embajadores del organismo, en Washington, una queja formal por el "intervencionismo" de Chávez.

"Colombia siempre utilizará las instancias diplomáticas. Mañana [por hoy] informaremos a la OEA sobre las intenciones intervencionistas de Chávez. Después diremos que no lo toleraremos de ninguna manera; y, finalmente, ya que la OEA está sustentada en el principio de no intervención, avisaremos de la utilización de todos los organismos nacionales e internacionales para impedir que eso se haga", explicó Hoyos.

"Llama la atención la curiosa naturaleza de ese documento, donde se insertan expresiones fantasiosas y emotivas en respuesta a un mensaje de paz del presidente Chávez a la gran mayoría de los colombianos", señaló la cancillería venezolana.

En su programa dominical Aló presidente , Chávez había acusado a su par Alvaro Uribe de querer "impedir que el chavismo llegara" a Colombia y señaló que tenía el derecho de "defenderse de las mentiras" que se dicen sobre él en el vecino país.

Por su parte, el ministro de Defensa colombiano, Gabriel Silva, exigió ayer respeto por su país e insistió en que el gobierno no permitirá ningún tipo de intervención de otros países en su soberanía.

"Terrible peligro"

Este nuevo conflicto en las deterioradas relaciones diplomáticas entre Bogotá y Caracas se produce cuando faltan sólo dos días para la cumbre extraordinaria de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), que se hará pasado mañana en Bariloche, en la que se debatirá el acuerdo militar entre Colombia y Estados Unidos que permitirá a tropas norteamericanas utilizar siete bases colombianas.

Ayer, Chávez insistió en que el convenio representa un "terrible peligro" para la región y dijo que tuvo acceso a un documento que indica que desde la base colombiana de Palanquero los militares norteamericanos cubrirán América del Sur y Africa.

"Tengo el documento del comando de movilidad aérea de Estados Unidos, es de hace apenas cuatro o cinco meses. Está escrito allí: desde la base de Palanquero el imperio yanqui cubre no sólo toda América del Sur, sino también Africa", acusó.

Además, Chávez denunció que los militares estadounidenses que operan en Honduras respaldaron el golpe de Estado de junio en el país centroamericano, aunque desligó de la situación al presidente Barack Obama.

"Estoy seguro de que Obama no está de acuerdo con el golpe en Honduras. Pero es que no le consultaron los militares gringos -dijo-. Obama no tiene el poder para frenar la maquinaria imperial."

Según el derrocado presidente hondureño, Manuel Zelaya, el avión que usaron los militares golpistas para transportarlo a Costa Rica cargó combustible en la base Soto Cano, donde operan tropas estadounidenses. Sin embargo, el vocero del Comando Sur afirmó que las fuerzas norteamericanas no participaron en la decisión de que el avión se reabasteciera en esa base.

Comentá la nota