Recetas polémicas para salir del rojo fiscal

Por: Jorge Oviedo.

La administración estatal de Aerolíneas Argentinas dice que es capaz de reducir el déficit de la compañía, que agranda el gasto en momentos en que el Gobierno intenta sacar las cuentas públicas del rojo. Los funcionarios dicen que los nuevos aviones, por los que ya hay controversia por los precios de compra, ahorran mucho combustible y mejoran la eficiencia. Pero la gran esperanza de la compañía son los acuerdos con Venezuela.

La quiebra de Viasa en 1997 complicó el servicio en el país que gobierna Hugo Chávez, que creó en 2005 Conviasa, que todavía presta servicios reducidos, pues tiene una sola aeronave de largo alcance.

Hace menos de un mes, Venezuela firmó con la Argentina un acuerdo de "quinta libertad", lo que significa que si Aerolíneas hace escala en Caracas o en otra ciudad venezolana, podrá tomar pasajeros y carga para llevarlos a Estados Unidos, por ejemplo. Conviasa y Aerolíneas firmaron también un acuerdo de código compartido.

"Venezuela está complicada porque no tiene capacidad propia para manejar los vuelos a Miami, por ejemplo, y Chávez no quiere saber nada de que ese mercado se lo queden las empresas americanas. Para nosotros es una oportunidad", dijeron fuentes del Gobierno.

La aspiración de máxima es hacer una suerte de hub en Caracas para atender los vuelos a Miami. "Con los nuevos Boeing 737 de última generación podemos hacerlo, pero necesitamos incorporar más unidades", dicen los informantes. Hay quienes creen que haría falta otra clase de acuerdos, porque la "quinta libertad" sólo permite hacer los vuelos como continuación de otro proveniente de la Argentina. Pero con Aerolíneas aumentando la frecuencia a Caracas a siete semanales no parece difícil de lograr algo semejante a lo que se prevé.

¿Logrará reducir así la Argentina una fuente importante de rojo fiscal? Habrá que verlo. Por ahora, el ministro Amado Boudou se preocupa por cómo financiarlo. La primera fuente es la utilización de las reservas del Central.

Pero es contradictorio que mientras Boudou argumenta que se agrega certidumbre de pago y se conseguirá una baja de las tasas, otras voces del oficialismo se encaran de subrayar que el Banco Central puede ser manipulado políticamente. Miguel Pichetto, jefe del bloque de senadores oficialista, agregó más dudas entre quienes ven muy cuestionada la independencia de la entidad monetaria. "Nos han hecho creer que el Banco Central es un iceberg con vida propia", dijo. Puso en evidencia que se volverá a hacer cuando sea necesario. Aunque a corto plazo se agregue certidumbre de pago de la deuda, los efectos sobre la confianza a mediano plazo no son buenos.

Comentá la nota