Recetas para manejar los fondos que tiene la Anses

La estatización del dinero de los futuros jubilados, que antes administraban las AFJP, ya impactó en el mercado de valores y en el mundo financiero y, además, condujo un nuevo mapa de poder dentro del Gabinete
La Anses y sus millones se han convertido en un actor excluyente en la economía argentina. Desde las oficinas que dirige el ascendente Amado Boudou, director del organismo, se manejarán los hilos de gran parte del mercado financiero, de crédito y de capitales.

Tal es la magnitud y el poder de intermediación que tendrá el organismo cuando finalmente maneje los flujos y el capital que hasta ahora estaban en manos de las AFJP ?además de los fondos que ya tenía?, que ya se han empezado a librar algunas silenciosas batallas.

En lo político, el dinero que manejará Boudou es tal que hasta alcanza para eclipsar al poderoso ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, hasta ahora depositario del mayor presupuesto estatal. La situación ya ha generado un nuevo equilibrio dentro del gabinete de la presidenta Cristina Kirchner.

En lo económico, las peleas son varias. Por un lado, están quienes guiñan un ojo al Gobierno para que su sector sea beneficiado por algún plan oficial solventado por los fondos de la Anses. Pero también están los bancos, que miran con incertidumbre lo que pasará en la City cuando la política del organismo en materia de depósitos se empiece a ejecutar.

Con la estatización de los fondos previsionales, el Gobierno se hizo de una formidable caja con la que podrá terciar como ningún jugador en el mercado de valores, imponer pautas de consumo, promocionar planes de cuotas, fomentar créditos y también, participar en colocaciones bursátiles de las empresas que decidan fondearse en la Bolsa.

Los efectos de las decisiones que tome la Anses aún son impensadas y las derivaciones en la economía real ya se empiezan a palpar. El jueves al mediodía, La Nacion almorzó con dos ejecutivos que pasan sus días en la City porteña. "El jueves pasado, la Anses se retiró de las colocaciones de fideicomisos. El mercado se paralizó y hay 1000 millones de pesos que iban a ser suscriptos este mes, que están frenados", confesó uno de ellos, que pidió mantener su nombre en el anonimato.

¿Qué sucedió? Pues que las AFJP eran el inversor institucional más importante de la Argentina. Y mucho del dinero que terminó en créditos al consumo fue puesto por los futuros jubilados. El método que se utilizó fue el de los fideicomisos, un instrumento de segundo piso mediante el cual las cadenas de electrodomésticos o los bancos recolectaban dinero de ahorristas para luego prestarlo a otros consumidores. Según datos de la Bolsa de Comercio, en épocas de crisis, las AFJP compraban algo más de un tercio de lo que estaba a la venta y en épocas normales, donde había más inversores interesados, ese porcentaje bajaba al 20 por ciento. "La suscripción de las administradoras tenía un fuerte arrastre de otros inversores", dijo uno de los dos ejecutivos.

Pero el jueves 4 de noviembre, la Anses, que hasta entonces venía replicando la conducta inversora de las AFJP se retiró. "Orden de arriba. No entramos más", explicó, sucintamente, una fuente del organismo al ser consultada por uno de los bancos emisores.

La noticia explotó en medio de la city porteña y dejó un cráter en el mercado de valores. El viernes 5 estaban programadas dos salidas al mercado. Se trató de dos emisiones de obligaciones negociables, una de la cementera Minetti por 100 millones de pesos y la otra de la firma Consumo por 26 millones. La primera fue suspendida y la segunda se licitó sin la concurrencia de la Anses, al igual que varios fideicomisos. "La verdad es que hay mucha preocupación porque no está nada claro cómo serán los parámetros de suscripción. Hay temor de que la suscripción sea muy arbitraria", resumió un ejecutivo.

Las consecuencias en la economía real se podrían sentir inmediatamente. Sucede que la mayoría de los fideicomisos son utilizados por bancos, tarjetas de crédito de segundas marcas o cadenas de electrodomésticos para fondearse y luego poder financiar compras, muchas de ellas de gente no bancarizada. Las líneas de créditos podrían desaparecer en el corto plazo.

Hacia dónde va la Anses

De acuerdo a los primeros pasos del Fondo de Estabilización de la Anses -tal el nombre que se le dio a la repartición que manejará los aportes previsionales- se infiere que el dinero estará en estos primeros meses para fomentar el consumo. Pero no lo hará a través de los fideicomisos sino mediante la colocación de plazos fijos en los bancos para que éstos, a su vez, destinen el dinero a un determinado fin.

Todos los actores económicos están convulsionados. Todos se quieren anotar para que sus productos sean bendecidos por alguno de los anuncios oficiales. Las automotrices, los productores de electrodomésticos, los taxistas y los empresarios turísticos son los primeros que podrán disfrutar de los fondos frescos.

Pero este esquema, que ha servido para que Cristina Kirchner se ponga al frente de una batería de anuncios de créditos, aún genera algunas dudas.

El economista Miguel Kiguel, de Econviews, dice que uno de los principales problemas que aparecen son los plazos. "La Anses va a licitar plazos fijos por un año y no hay ningún compromiso de renovación. Sin embargo, muchas líneas de crédito son por mayor plazo, por lo tanto hay un descalce importante. Si no se trabaja en esto, es muy posible que estas líneas de créditos terminen como el plan inquilinos", dijo en referencia al programa que pretendía que los inquilinos accedan a un crédito para comprar la primer vivienda.

Para mañana está prevista la primera licitación de plazos fijos de la Anses. Sin embargo, una fuente que trabaja en la puesta a punto de la operación dijo que difícilmente se pueda llegar a tiempo. "La operatoria es complicada y debería pasarse unos días; pero hay muchas presiones políticas para que efectivamente se haga el lunes [por mañana]", dijo.

Un directivo de un banco, que el viernes había pasado por un despacho oficial para escuchar el alcance de las medidas, dijo que se ha creado una ficción respecto del dinero que se va a aplicar a fomentar créditos. "La gente cree que es dinero nuevo que ingresa al mercado financiero para luego ir a créditos. Pero la verdad es que no es así. Esa plata ya estaba en los bancos y lo que ellos hacían era mandarlas a créditos", resumió.

Kiguel está de acuerdo con esto. "No hay dinero nuevo. Además, mucho de lo que se anuncia ya está en el mercado", dijo.

Emilio Dojas, analista de Invertir On Line, es aún más terminante. "Con esta cantidad de dinero para colocar, el Estado pasa a ser el dueño de los bancos". ¿Por qué?, se le preguntó. "Porque los bancos necesitan de esa liquidez para operar y van a tener que hacer lo que les digan como para hacerse de alguna colocación", contestó.

Kiguel dice que la Anses debería hacer colocaciones a largo plazo para generar así certidumbre en el banco para que éste, a su vez, otorgue préstamos. "Tendría que colocar dinero a cinco plazos a una tasa de mercado y entonces los bancos pueden darse vuelta y prestar", dijo.

Más allá de los problemas en la implementación de los créditos, la principal duda sigue siendo si efectivamente podrán llegar a los hogares más necesitados. Hasta ahora, y de acuerdo a los anuncios, los fondos que confiscó el Gobierno se volcarán hacia los sectores medios que califican en los bancos. Por ahora, los no bancarizados, miran desde afuera.

1000

millones de pesos

* Es el monto que suman los fideicomisos que pueden ser suscriptos y que esperan condiciones de mercado.

La Anses dejó pasar emisiones

* Los primeros días de diciembre son especialmente activos en la emisión de fideicomisos, ya que las empresas buscan financiarse para afrontar las ventas en cuotas de fin de año. Pero este año, con el fin de las AFJP, todas las miradas se posaron en la Anses. Esta semana se emitieron siete fideicomisos, cuatro de ellos sin la participación del organismo. Había dos colocaciones más, pero fueron prorrogadas, puesto que el mercado no estuvo muy receptivo.

Anuncios varios

21 DE OCTUBRE

US$ 30.000 millones

El Gobierno firmó el proyecto de ley para terminar con el sistema de jubilaciones privadas y reemplazarlo por un régimen estatal de reparto, con lo que pasan al Estado US$ 30.000 millones.

21 DE NOVIEMBRE

US$ 15.000

La Presidenta anuncia, en forma sorpresiva, otro paquete anticrisis que consta de una moratoria, un blanqueo de capitales y una amnistía penal. Pretenden blanquear 15.000 millones de dólares.

5 DE DICIEMBRE

$ 13.200 millones

El Gobierno lanzó un megaplán sin demasiadas precisiones, que incluía créditos al consumo con los fondos de la Anses.

6 DE DICIEMBRE

$ 3100 millones

Dentro de ese plan, la ministra de la Producción, Débora Giorgi, dio detalles del plan de fomento a la compra de autos nuevos.

11 DE DICIEMBRE

$ 900 millones

Se conoció que se destinarán $ 300 millones para financiar empresas turísticas, $ 200 millones al consumo, y la misma cifra para autos y pymes.

15 DE DICIEMBRE

$ 71.000 millones

Se conocerán los detalles de un ambicioso plan de obra pública.

Comentá la nota