La recesión golpea el ánimo británico

El Banco de Inglaterra advirtió que "será más larga y profunda de lo esperado"; se agravan las consecuencias sociales de la caída
LONDRES.- Los británicos no pueden tener la cara más larga. Razones no les faltan: cuando en el continente europeo, sobre todo en Francia y Alemania, festejan los primeros indicios del final de la recesión, el titular del Banco de Inglaterra, Mervyn King, advirtió que aquí "será más prolongada y profunda de lo esperado" y una serie de informes comenzaron a revelar su devastador impacto a nivel social.

La Oficina Nacional de Auditoría instó a los gobiernos municipales y regionales a prepararse para lidiar con "niveles sin precedente" en casos de violencia doméstica, robos, hurtos, vandalismo y drogadicción, entre otros males sociales. Pero la Asociación de Autoridades Locales respondió advirtiendo que, sólo en Inglaterra, las entidades estatales sufren un déficit de 6000 millones de dólares, lo que las lleva a reducir su personal, justo cuando más lo necesitan para responder a la crisis.

Al mismo tiempo, la Oficina Nacional de Estadísticas confirmaba que el índice de desempleo entre los jóvenes de 16 a 24 años llegó a su nivel más alto en 14 años y despertó, así, el espectro del surgimiento de una "generación perdida" como la gestada durante el gobierno de Margaret Thatcher, cuando un millón de jóvenes buscaba empleo sin éxito.

Actualmente, 19,1% de los jóvenes ingleses (935.000, es decir, uno de cada cinco) se encuentra sin trabajo. La situación es peor entre los de 16 y 17 años: 31,3% ni siquiera tiene perspectivas de encontrar una posición de corto plazo. El desempleo entre los adultos pasó del 3,6% al 7,8% en sólo un año. Todo esto no ha tardado en reflejarse en la vida cotidiana de muchos británicos. Javier Lestacandal, líder del proyecto de rehabilitación de adicciones Teen Challenge London, dice que su organización se vio obligada a aumentar el número de camas de internación de 20 a 28 en sólo tres meses.

"Cuando alguien pierde abruptamente el trabajo o tan siquiera consigue un primer puesto mal pago no es sorprendente que busque una salida. Desgraciadamente, algunos creen encontrarla en beber alcohol en forma desmedida y en consumir drogas. Es por eso que vemos un incremento en la demanda de ayuda", explicó.

En el National Centre for Domestic Violence (NCDV) han registrado un "incremento dramático" en el número de personas que se acercan en busca de protección.

"Estamos recibiendo un promedio de 6000 llamadas telefónicas por mes, lo que representa un aumento del 30% sobre los niveles normales -destacó Steve Connor, jefe ejecutivo del NCDV-. El estrés ocasionado por problemas financieros a veces empuja a la gente a sacar a la superficie conductas abusivas que en otras ocasiones, por ahí, habrían controlado."

Su colega Sandra Horley, de la organización sin fines de lucro Refuge, coincidió en señalar que si bien factores como la pobreza y el desempleo no son la causa primordial de la violencia doméstica, "sin duda la exacerban".

En tanto, la British Retailers Association ha registrado un alza de hasta 30% en el número de asaltos y hurtos. De estos últimos, un 25% fueron perpetrados por sus propios empleados. Steve Hall, experto en criminología de la Universidad de Northumbria, atribuye el incremento a la ansiedad creada por el consumismo y al auge del "mercado del crimen".

El impacto en la clase media se evidencia en la suba en hasta un 34% de la demanda de plazas en escuelas públicas, a raíz de la imposibilidad de pagar los aranceles de colegios privados.

En materia de gastos, sin embargo, el dato más sorprendente fue el suministrado por la Oficina Reguladora de Comunicaciones (Ofcom).

Desde casa

De acuerdo con varios de sus sondeos, un 47% de los británicos está dispuesto a no comer afuera, un 44% planea no irse de vacaciones y un 41% no redecorará su hogar, pero sólo un 16% contempla reducir el uso de su celular, de la conexión de Internet por banda ancha y la suscripción a canales de televisión digital, para entretenerse en sus casas. La firma BSkyB, que ofrece estos servicios, recogió 124.000 nuevos suscriptores en los últimos tres meses, contribuyendo así a un alza de sus ingresos anuales de 99 a 750 millones de dólares.

Comentá la nota