La recesión se acorta, pero la salida será lenta y no llegará a todos por igual

Dieciséis economistas consultados por PERFIL coinciden en que la mejora del clima internacional le da aire al paracaídas de los números macroeconómicos. Sectores como el de fabricación de automóviles y plásticos serán los primeros en impulsarse. Luego llegará el turno de los alimentos. Pero no se volverá a crecer a tasas chinas. A pesar de las buenas noticias, estiman que el año cerrará con una caída del PBI de más de 3%. En 2010 se recuperaría lo perdido en 2009.
Hasta los analistas que siguen con lupa la marcha de la economía local están sorprendidos. Sin acceso a los mercados voluntarios de crédito, y en consecuencia, con las manos del Gobierno atadas para hacer política fiscal anticíclica, no esperaban que la recesión que golpea al país desde el último trimestre del año pasado terminara a fines de este año.

Pero el regreso del viento de cola internacional, impulsado por una menor aversión al riesgo por parte de los inversores y la recuperación de la economía real brasileña, pudo más y ahora los economistas debaten el timing exacto de la recuperación y advierten que tenderá más a ser lenta, siguiendo la forma de U, que vigoroza, como una V. PERFIL relevó la opinión de 16 economistas acerca de la economía que se viene.

"El índice líder –que anticipa unos 11 meses el comportamiento del PBI– dio un punto de giro en enero de este año", explicó a PERFIL el econometrista de la Universidad de Tucumán (UNT) Juan Mario Jorrat. Un punto de giro de la economía es el momento en el cual se pasa de una etapa de recesión (caída del PBI) a una de expansión, o al revés. Si el índice líder giró y ocurre lo mismo que en otras crisis, la recesión local terminaría a fin de año.

"Sería una recesión más corta que lo que esperábamos", admitió Jorrat. "Pero no por mérito propio, los vientos de cola del mundo globalizado y los mercados nos llevan, a pesar de nuestras macanas, a recuperarnos", agregó y adelantó que "la gran incógnita es si será crecimiento permanente".

"Hay elementos de expansión en la industria y las importaciones y de contracción en algunos servicios como el turismo. La construcción muestra una caída en la obra pública, pero se estabilizó la privada", enumeró Juan Luis Bour, de FIEL. Destacó que el freno en "la salida de capitales comienza a verse en una pequeña recuperación de los depósitos y en los precios de los activos, que se suma a la mejora del contexto externo".

De todos modos, FIEL proyecta una caída del PBI local de entre 4,5 y 5,3% para este año y una magra recuperación de entre 2,5% y 3% en 2010. "Será más bien una U, porque esperamos que el crecimiento no se acelere en 2011", dijo.

Según Jorge Todesca de Finsoport, "la recuperación será lenta, con forma de L, por la falta de crédito, mucha incertidumbre generada por el Gobierno y escasa inversión". Finsoport proyecta que el PBI tendrá una caída de 3% este año y una recuperación de 2% el año próximo.

"En este trimestre, la economía argentina saldría técnicamente de la recesión", consideró Dante Sica de abeceb.com, para quien "hay variables por el lado del consumo, que muestran señales de crecimiento respecto del mes anterior. Y la industria ya ajustó stock y está comenzando a mostrar niveles de producción superiores respecto de la primera mitad del año". Abeceb.com proyecta una caída del PBI de este año de 2%, y para 2010, prevé un crecimiento de 3%.

"La salida no será homogénea por sectores", advirtió Fausto Spotorno, de Orlando J. Ferreres & Asociados. "La producción de alimentos y bebidas y el sector financiero, que no experimentaron una recesión tan fuerte, quizás tarden en recuperarse, mientras que el de automóviles y plásticos, que cayeron muy fuerte a principios de año, comenzaron a recuperarse primero, impulsados por Brasil. Y el agro mostrará señales de recuperación recién en el primer semestre de 2010", precisó Spotorno. Para este año, OJF proyecta un caída del PBI de 5%, y para 2010, un crecimiento de 2,8%.

Marina Dal Poggetto, de Bein & Asociados consideró que "más allá de la rápida normalización financiera de los últimos días, los sectores más dinámicos serán los más afectados: siderurgia, automotriz, construcción, etc. Los sectores productores de consumo no durable, que no vieron bruscas caídas, no se recuperarán rápido".

"En lo que va de septiembre, la salida de capitales se frenó, y en la última semana empezaron a ingresar. Si se mantiene así, la recuperación de la economía será más rápida", consideró Dal Poggetto. Proyecta un crecimiento de 3,9% en 2010, luego de caer 2,4% este año, pero si se quitan los impactos directos e indirectos de la caída de un tercio de la cosecha en 2009, el crecimiento sería de 2% en 2010 y la caída de 2009, de 0,5.

A diferencia de lo sucedido desde 2003, según la mayoría de los analistas, el componente del PBI que se recuperará con mayor velocidad y motorizará el repunte de la actividad será el de las exportaciones, por las perspectivas de la cosecha y la mejora del clima internacional.

Comentá la nota