Recepciones, boliches, pubs, bares y kioscos Importante operativo con clausuras y sanciones de locales

Varios boliches fueron multados por superar la capacidad establecida de personas en el local. Hubo desacato por parte de uno de los propietarios y tuvo que intervenir la Policía. Se labraron varias actas de infracción. Además, la jueza recorrió mesas en las recepciones y controló que se cumpla con las disposiciones.
Anticipando las actividades que se realizará en el marco del nuevo plan provincial “Noche Segura”, con el objetivo de reducir los hechos de violencia entre los jóvenes, el Operativo de Padres en la Ciudad tuvo este fin de semana un importante recorrido a recepciones, locales bailables, pubs, bares y kioscos.

El operativo, como cada fin de semana, se conformó por personal policial, la Directora de Inspección General, Silvia Godoy, el Coordinador de Inspección Municipal, Claudio Sánchez y miembros de Padres en la Ciudad y la Jueza de Faltas, Alicia Gutiérrez.

La noche comenzó con el desalojo de motocicletas que permanecían en la vereda de la calle Obligado, frente al local Jhon R. Cabe destacar que esta situación de motocicletas mal estacionadas provocaba, en su momento, grandes dificultades en el tránsito, ya que los dueños de las motocicletas las retiraban sin tener cierta precaución sobre quien estuviera detrás. En esta oportunidad el operativo pudo dar cuenta de la reducida presencia de motocicletas, demostrando que la perseverancia conduce a la costumbre.

Las recepciones también tuvieron su protagonismo en este primer fin de semana de diciembre. El Club Regatas recibió al operativo mostrando sobre cada mesa de las familias de los egresados envases de bebidas en plásticos, respetando así la ordenanza vigente. La misma establece, entre otras cosas, que toda aquella bebida que pretenda ser tomada en lugares públicos y/o semi-públicos no pueden hacerlo por medio de botellas de vidrio.

Recorriendo el predio donde se ubican cada mesa con las familias, la Jueza de faltas Alicia Gutiérrez fue receptora de los pedidos de los padres, quienes se encontraron con varias falencias en materia de limpieza y seguridad. Estos mismas fueron derivadas al personal responsable de la fiesta, quien adoptó una postura crítica frente a los dichos de la Dra. Gutiérrez.

El punto central de la noche fue la visita al local bailable denominado Divina&mente. Este local tiene una capacidad máxima de 500 personas, sin embrago fue encontrado con al menos el doble de personas. La Jueza procedió a labrar un acta contravencional, ya que la capacidad máxima habría sido ampliamente superada.

Sin duda en este apartado hay situaciones en materia de control a los empresarios, pero así también la prevención cumple un papel importante. “La única forma de no superar la cantidad máxima en cualquier boliche es la continua presencia de inspectores que controlen el ingreso a las personas. Si en este momento sacamos aquellos que están de más en este local, se podría armar un gran un caos en el tránsito”, explicó Guitérrez. Por lo tanto se procedió a suspender el ingreso de personas.

Luego fueron visitados Julia, Cañadas y Central, de los cuales Julia y Cañadas recibieron un acta de infracción por el exceso de personas. Estando el operativo en la Rotonda de la Sarmiento, fue anoticiado que el local Divina&Mente dejó ingresar a las personas que permanecían afuera, motivo por el cual el operativo retornó al lugar con la clara consigna de la clausura.

Se vivieron momento de tensión, ya que a la hora de clausurar, el responsable Darío Encinas, exigió a la jueza de faltas que en la medida que los jóvenes salieran del local sean contados. Fue así que comenzó el conteo, por lo cual fue necesario el cierre de las salidas de emergencia, donde ya habrían salido algunos chicos. Finalmente fueron contabilizados 1483 personas aproximadamente.

Las infracciones fueron no haber apagado la música luego de una orden explícita; venta de alcohol en botellas de vidrio y haber encendido 3 veces las alarmas de pánico y la salida de humo que asustaron a los chicos, con el fin de utilizar los accesos de emergencia y desordenar la organización del operativo. Luego de 45 minutos de discusión entre la jueza y Encinas, la situación se volvió insostenible. “Vas a terminar arrestado, porque con tu actitud estás provocando el desorden”, advirtió Gutiérrez a Encinas.

La situación concluyó gracias al accionar de la policía, quienes tomaron a Encinas del brazo con la amenaza del traslado a la comisaría, por motivos de disturbio, incitación a la violencia y falta de respeto a las autoridades. Con el temor a estas acusaciones Encinas procedió a obedecer y responsabilizarse según las infracciones y multas que fueran identificadas.

El control de la zona de la Avenida Sarmiento prosiguió con la vuelta a Julia y a Pacha para controlar el horario de cierre. En el caso de Julia tuvo que realizarse un acta de infracción debido a su incumplimiento con la ordenanza 8487/08, la cual establece el horario el cierre.

El operativo concluyó con la multa a un Kiosco ubicado por calle Obligado 90, que siendo las siete y media de la mañana seguía vendiendo bebidas alcohólicas. Según la ordenanza 8997, estaciones de servicios, kioscos y bares no pueden vender bebidas con alcohol a partir de las 6 de la mañana.

Comentá la nota