Se recaudaron cerca de 200 mil pesos para el Centro de Salud Municipal

Ayer se llevó a cabo la cuarta edición de Las 12 Horas Solidarias en el gimnasio Gigante de Huracán. Hubo una gran cantidad de espectáculos, se sorteó un automóvil cero kilómetro y con la venta de entradas, la cantina y la colaboración de empresas, instituciones y particulares se obtuvieron 198.288 pesos

Un gran marco de público se dio cita en el Gigante de Huracán para participar de Las 12 Horas Solidarias por el Hospital Pirovano, donde se recaudaron 198.288 pesos mediante donaciones, entradas vendidas y por ventas de la Tarjeta Solidaria Especial.

Según Eugenio Galilea, presidente de la Comisión de Amigos del Hospital Pirovano, la cuarta edición del festival solidario fue "sumamente exitosa, gracias aporte de todos los vecinos, de los artistas, de los locutores, los medios de comunicación y de todos quienes ayudaron para que esto saliera bien".

"Se alcanzó el objetivo", afirmó Galilea al ser consultado si lo recaudado permitiría comprar un Arco en C para el Hospital Pirovano, tal cual era el objetivo de la Comisión. El aparato, que cuesta casi 50 mil dólares, se trata de un equipo de radioscopía televisada móvil de última generación que será utilizado para todo tipo de intervenciones quirúrgicas.

Doce lindas horas

La jornada se inició con las palabras de bienvenida del titular de la Comisión Amigos, Eugenio Galilea, quien saludó a los presentes y agradeció el apoyo de la población.

El evento contó con la colaboración de artistas locales y el cierre estuvo a cargo de la folclorista Casiana Torres, cuya presencia tuvo lugar a través de la Dirección de Arte de la Secretaría de Cultura de la Nación.

También hubo muchas otras sorpresas, en una jornada donde las familias compartieron varias horas de música y apoyaron la tarea que se lleva a cabo en la salud pública.

El servicio de cantina estuvo a cargo de las juntas vecinales, que serán apoyadas por el grupo Scout Tomás Santa Coloma y el Rotaract.

Espectáculos

Junto a Casiana Torres intervinieron una gran cantidad de artistas locales que brindaron su apoyo a la Comisión Amigos del Hospital Pirovano, así como locutores de nuestro medio que participaron en el encuentro.

La recaudación

De los 198.288 pesos que se llevan recaudados hasta la última hora del domingo, 22.201 pertenecen a donaciones de empresas y particulares, la Fundación Campano donó un auto valuado en 8000 pesos; la recaudación de la cantina fue de 1987 pesos; venta de entradas, 5100 pesos y por la venta de la Tarjeta Solidaria Especial se alcanzaron 161.000 pesos.

El auto y los demás premios

Al final de la jornada, además de música y baile, el plato fuerte de la noche fueron los premios sorteados entre quienes participaron de la jornada que abonaron 5 pesos con su entrada y quienes compraron la Tarjeta Solidaria Especial.

El máximo premio de la Tarjeta Solidaria Especial, un automóvil Volswagen Gol 0 Km. lo obtuvo Elvira Giardino, con la tarjeta 14.809; el segundo premio, una heladera Patrick, lo ganó José Casell, de San Francisco de Bellocq y el tercer premio -un televisor Hitachi de 26"- María Evangelina Bonavita, con la tarjeta 1975; el cuarto premio, un lavarropas Drean lo ganó Graciela Fernández (11.600); el quinto, un centro musical, lo recibió Noelia Zubiri (4819); el sexto premio, una cámara digital, lo ganó Mary Zubiri (4819); el séptimo, un reproductor DVD, Trinidad Silva (2362); el octavo, una batidora de pie, Sonia Posequi (1368); el noveno, una cafetera Philips, Carlos Vesubio (11165), de Cascallares y el décimo, una balanza comercial (15218), fue para Romina Leone.

Respecto a los sorteos por la entrada a la jornada, el primer premio -una bicicleta- se lo llevó Sara Arista; el segundo, un microondas, Omar Paganini; el tercero, un DVD, Ana Barbagallo; el cuarto, un cuadro de colección, Alejandra Tobares; el quinto, un DVD, Stella Insua; el sexto, una cafetera, Leonardo Meléndez; el séptimo, una licuadora, el número 759; el noveno, una tostadora, José Luis Plaza, el décimo -un vaporizador-, para Carlos García y el undécimo, una cafetera, Lidia Larsen.

Comentá la nota