La recaudación subió 35% pero al final se estancó

En 2008, el Fisco recaudó $ 17.331 millones, unos $ 4.385 millones más que en 2007. ARBA asegura que cumplió la meta oficial, pero reconoce que desde noviembre se estancó por la crisis
El ministerio de Economía que conduce Rafael Perelmiter anunció ayer que la recaudación bonaerense de 2008 trepó a los

$ 17.331.958.000, un 35% más de los

$ 12.946 millones que ingresaron al Fisco provincial durante 2009. Pese a ello, fuentes de la Agencia de Recaudación Buenos Aires (ARBA) reconocieron anoche que entre noviembre y diciembre aparecieron evidentes “signos de desaceleración y estancamiento” que se prolongarían al año en curso a partir de los efectos de la crisis internacional.

Un dato que genera polémica es si finalmente la Provincia alcanzó la meta de recaudación prevista en el Presupuesto 2008. Ayer desde la oposición legislativa, a través del diputado Walter Martello (Coalición Cívica), se aseguró que esta pauta ascendía a $ 17.956 millones o sea unos $ 600 millones más de lo que finalmente se cobró. Pero desde ARBA indicaron que la pauta prevista era de $ 15.600 millones y que ascendió a $ 16.500 millones con la reforma impositiva puesta en marcha en el segundo semestre.

“Trabajamos con un sistema de metas duplicadas: por un lado está la oficial y por el otro la que establece Santiago Montoya para traccionar la gestión. Esta última (de $ 18 mil millones) es la que tomaron los medios”, explicaron desde la ex Rentas. Si se tiene en cuenta este parámetro, la Provincia no habría llegado a la meta prefijada, aunque en ARBA juran que se cumplió con la pauta fiscal. También reconocieron que en noviembre y diciembre se sintió el impacto de la crisis financiera en el cobro de los tributos bonaerenses y que ello frenó la recaudación propia. Las autoridades reconocen que hay una contracción de los ingresos tributarios aunque se muestran confiadas en lo que viene para este año pese al impacto que puede tener en Ingresos Brutos la menor actividad económica.

Vale destacar que la Provincia es altamente dependiente de este impuesto, el que posee un perfil altamente regresivo y que afecta negativamente a la producción.

Por Ingresos Brutos la recaudación ascendió durante el último ejercicio a

$ 12.553.835.000, unos $ 4.047.568 mil más que los $ 8.506.267.000 que ingresaron a las arcas provinciales en 2007 por el mismo concepto.

Ingresos Brutos viene mostrando desde el mes de agosto pasado un sostenido aumento en el impacto de la recaudación. El fenómeno está ligado básicamente a la implementación de la reforma aprobada por la Legislatura que generalizó esta carga impositiva para diversas actividades que permanecían exentas. Respecto del Inmobiliario, el Edificado trepó a $ 795.782.000, el Baldío alcanzó los $ 48.638.000 y el Rural llegó a los $ 435.954.000 (bajó

$ 1.778.000) totalizando unos

$ 1.280.373.000 en concepto del citado tributo.

El impuesto a los Sellos le dejó al Fisco bonaerense $ 1.382 millones, en tanto que por Automotores ingresaron $ 994.704 millones contra los $ 741.375 millones del anterior período. En los últimos años, los ingresos del Estado provincial crecieron sin pausa: en 2007 la pauta llegó a los $ 12.946 millones, en 2006 fue de $ 10.354 millones, en 2005 se ubicó en $ 8.374 millones, en 2004 se frenó en los $ 6.988 millones y en 2001 apenas llegaba a los $ 3.354 millones, muy por debajo del ingreso actual.

Enviaron 1.600 sabuesos a la Costa

En forma silenciosa, la Agencia de Recaudación Buenos Aires (ARBA) desplegó desde diciembre pasado un verdadero ejército de 1.600 agentes en las playas bonaeren-ses para realizar tareas de contralor fiscal y notificación de deudas. Se trata del tradicional operativo “Tormenta de Verano” que apunta a no dejar vacacionar tranquilos a los turistas morosos o con deudas con el Fisco provincial.

“Tormenta de Verano” fue planificado por Santiago Montoya e involucra a las principales localidades balnearias de la Provincia, como Mar del Plata, Pinamar, Cariló, Villa Gesell, San Clemente, Mar del Tuyú, San Bernardo y Necochea entre otras.

Antes del programa estival 2008 se desa-rrollaron acciones en Navidad, Año Nuevo e incluso en las últimas horas por la llegada de Reyes. La campaña involucra medidas como juicios exprés para deudores de Ingresos Brutos que no demuestren voluntad de adoptar alguna forma de pago; la intervención de las cajas registradoras de comercios; el establecimiento de puntos de contralor fijos y móviles; y seguimiento de patentes en rutas atlánticas y de las sierras bonaerenses.

Para aquellos morosos detectados en la arena o las serranías habrá sorpresas: sus vehículos serán “escrachados” con una oblea cuya inscripción (“Contribuyente con incumplimiento”) revelará su estado con el Fisco. También se verificarán las mejoras no declaradas y notificaciones de deudas.

Los sabuesos bonaerenses ya van detrás de las boletas de hoteles, balnearios, supermercados, distribuidores mayoristas, restaurantes, parrillas, almacenes, locales bailables, pubs, transportes, jugueterías y venta de indumentaria, entre otros rubros.

Asimismo, en la presente temporada los controles antievasión también incluyen teatros o lugares de diversión nocturna como también eventos especiales deportivos como desfiles de modelos tan comunes por estos días en la Costa Atlántica. Otra línea de acción, para el mismo período, estará destinada al control de evasores bonaerenses que salgan del país con destinos de veraneo en Brasil, Uruguay, el Caribe y Europa.

Cada año, con los operativos en la Costa, se renuevan los planteos de las cámaras empresarias y de comerciantes porque cuestionan la metodología utilizada por Montoya. Sin embargo, el recaudador insiste en sostener que hasta tanto no se reduzcan drásticamente los niveles de morosidad y evasión impositiva continuarán los operativos que intentan acorralar a los incumplidores.

La llegada de los Reyes Magos y el consecuente incremento de la actividad comercial en jugueterías llevó por ejemplo a decenas de inspectores de ARBA y a agente municipales marplatenses a realizar controles en puntos de caja de importantes jugueterías y regalerías ubicados en distintos sectores de La Feliz.

“Fueron en total 40 inspectores que trabajaron en locales comerciales”, describió Gabriel Ballarino, titular de la Agencia de Recaudación marplatense. En las próximas horas ARBA dará a conocer las primeras cifras que arrojaron los controles que habrían revelado elevadísimos índices de incumplimiento fiscal en la mayoría de los impuestos bonaerenses especialmente Ingresos Brutos y el Automotor.

Proyectan recaudar $ 4 mil millones más en 2009

El Presupuesto 2009 de la provincia de Buenos Aires prevé subir la recaudación provincial de los

$ 17.956 millones percibidos el año pasado a $ 22.200 millones. Sin embargo, los especialistas e incluso los funcionarios de la administración de Daniel Scioli reconocen que el cálculo previsto en la ley de leyes es como mínimo excesivamente optimista. Es que la desaceleración de la economía, la etapa recesiva en la que está entrando el país y la crisis internacional que parece haber llegado para quedarse ya impactan de lleno en los índices de pago de impuestos en territorio bonaerense.

El propio gobernador Daniel Scioli reconoció en relación con las perspectivas provinciales para el presente año, que es probable que las derivaciones de la crisis financiera internacional calen más hondo en la economía bonaerense que en el resto del país. Si ello finalmente ocurre tal como se prevé, el impacto en la recaudación del Fisco provincial será indisimulable y le terminaría impidiendo a las autoridades tributarias alcanzar la meta prevista para el presente ejercicio fiscal.

Más ingresos nacionales

La presidenta, Cristina Kirchner, aprovechó nuevamente los jardines de Olivos para anunciar que la recaudación de 2008 con relación al año anterior fue un 34,8% mayor. Y agregó que, “pese a todos los pronósticos” también la recaudación del último mes del año tuvo un significativo crecimiento con relación a noviembre.

Pese a ello, no explicó por ejemplo el brusco descenso en las ventas de Reyes o las demoras en el plan de facilidades para acceder al primer vehículo cero kilómetro, por citar sólo algunas de las múltiples dificultades que la Casa Rosada enfrente por estos tiempos.

“Aunque algunos pronosticaban que en diciembre la recaudación no iba a alcanzar ni para el cafetero de la Casa de Gobierno, repuntó la caída que había tenido en noviembre y creció casi un 21%” en comparación con el mismo mes del año pasado, precisó la mandataria recurriendo a un tono irónico.

Números que encienden el alerta

La provincia de Buenos Aires aumentó su déficit y sus necesidades de financiamiento en el presente presupuesto 2009. El cálculo de gastos, que también subió de forma notable -de

$ 47.598 millones en 2008 a $ 56.032 millones el año próximo-, incluye como novedad la consolidación de recursos de organismos descentralizados.

El rojo fiscal pautado en $ 2.900 mi-llones para 2009 se elevará $ 800 mi-llones respecto de los $ 2.100 millones previstos para 2008. Claro que el ejercicio pasado se cerró con un déficit de

$ 2.800 millones, con lo que el aumento relativo, según el Gobierno, sería de apenas un 2%.

El ministro de Economía, Rafael Perelmiter (foto), admitió que la pauta se “corrió pese a que habíamos dicho que no nos íbamos a mover” y lo atribuyó a la suba de salarios de los empleados públicos.

La necesidad de financiamiento también subirá de $ 4.500 millones a

$ 7.000 millones. Estos se cubrirán, en parte, con créditos internacionales y en parte con créditos del Gobierno de la Nación.

Estas variaciones de gastos e ingresos se basan en las proyecciones macroeconómicas que se explicitan en el Presupuesto. Estas se encuentran en línea con las estimaciones del Presupuesto Nacional, el que prevé un crecimiento del PBI del 4% y un alza de los precios al consumidor del 8%. A diferencia de años anteriores, las proyecciones serán más parecidas a las estimaciones privadas como consecuencia de la ac-tual crisis financiera in-ternacional y la contracción de las expectativas a nivel local.

Control a desfiles de modas

El ministerio de Trabajo bonaerense apuntará parte de los controles laborales de verano al rubro de los desfiles de modas y como primera medida inspeccionó el lunes pasado la rea-lización del “Mar del Plata Moda Show”, evento de modas que tradicionalmente se realiza en esa ciudad con la presencia de reconocidos creadores y modelos muchas de ellas vinculadas al ambiente artístico.

El control de anteayer tuvo lugar en la calle Peralta Ramos al 5700, a donde se dirigieron 50 inspectores de la cartera laboral provincial y de la Anses, quienes en forma conjunta, relevaron un total de 116 trabajadores vinculados a la producción del espectáculo, entre los que se pudo encontrar personal de seguridad, iluminación, sonido, modelos, cambia-doras y peluqueros, entre otros.

El titular de la cartera laboral, Oscar Cuartango, justificó los operativos al señalar que “durante la temporada de verano y el auge de las actividades relacionadas con el turismo muchos empleadores contratan gente de ma-nera precaria para que, pasados los tres meses, dejarlos nuevamente sin trabajo y es eso lo que queremos combatir” a través de los controles oficiales.

Tras el monitoreo, la productora encargada de la organización del “Mar del Plata Moda Show” (Vrstyle SRL) tendrá un plazo de cinco días hábiles para que acredite el regis-tro de los trabajadores allí relevados. Caso contrario se sancionará a la empresa por las irregularidades.

Desde la cartera laboral de la provincia de Buenos Aires se informó que los controles tanto al rubro de la moda como a otro tipo de empleos “no tienen por finalidad” las sanciones ni la recaudación, sino que pretende que el trabajo sea registrado y con las condiciones que establece la normativa vigente.

Comentá la nota