La recaudación municipal subió en el mes de julio

La recaudación de julio en concepto de Derecho de Registro e Inspección (Drei) fue de 22,3 millones de pesos.
Esta cifra, una de las más grandes de la serie histórica y significó una "grata sorpresa" para el secretario de Hacienda de la Municipalidad de Rosario, en el medio de un panorama en el que todavía no se despejó la incertidumbre por la superposición de distintas crisis que impactaron en la economía regional. Aunque no festeja por anticipado, el funcionario considera que ese dato, que en rigor es representativo de la actividad local del mes de junio, podría estar dando por tierra con las previsiones más pesimistas sobre el efecto de la crisis. Por otro lado, luego de un año de "fuerte proceso de contracción del gasto, con una menor intensidad de los servicios contratados y minimización de las inversiones", desde Hacienda municipal confían en que el proyecto de presupuesto 2010 pueda confeccionarse con objetivos más ambiciosos.

   —¿La decisión de contraer el gasto desde el año pasado partió de previsiones más pesimistas a las que se vienen manifestando?

   —En un período fuertemente inflacionario y durante el cual todos los oráculos preanunciaban una crisis de gran magnitud en la actividad económica, el impacto en los ingresos locales no tuvo finalmente una repercusión tan grande. La recaudación del Derecho de Registro e Inspección (Drei) de julio, que corresponde a la actividad económica de junio, es una de las más grandes de la serie histórica.

   —¿Cuál es el escenario actual de los ingresos?

   —Las cifras de junio, que recogieron el impacto de la actividad durante mayo, indicaron que se recaudaron 17,5 millones de pesos por el Drei. Fue una de las peores marcas y preanunciaba una tendencia decreciente enorme. Pero en julio pasamos a 22,3 millones de pesos, que arroja un crecimiento incluso en términos reales. Seguramente en agosto, cuando se registren los recursos de julio, se notará el efecto de la gripe A en la recaudación ya que la actividad económica se vio afectada.

   — ¿Cuáles son las perspectivas que tienen de cara al proyecto de presupuesto 2010?

   —Este pico de recaudación nos sorprende gratamente. Pero esperamos que en agosto se revierta por la gripe A en julio. Pero en el promedio da bien.

   —Este año también cuentan con los ingresos adicionales de la provincia para los servicios de salud de alta complejidad y el fondo sojero, que no estaban el año pasado.

   —Es así, se compensa y queda un excedente.

   —¿Y qué están pensando, reducir deuda o proyectar un 2010/2011 con un mayor nivel de gasto?

   —La coyuntura es tan variable y atípica que obliga a esperar algunos meses para tener una perspectiva más clara hacia dónde va la economía. De hecho, después de mediados de agosto estaremos trabajando en las perspectivas de presupuesto 2010, pero si no se resuelve el problema de las retenciones, de modificación del impuesto al cheque, lo que se detrae de la coparticipación para sostener el Ansés y la suerte de la reforma tributaria, las perspectivas para establecer los ingresos 2010 serán un gran interrogante.

   —¿Prevé que pueda avanzar una nueva versión de la reforma tributaria que apuntala el gobierno provincial?

   —No lo sé, el proceso político que vivirá la provincia de aquí al 27 de septiembre por las elecciones locales provoque los distintos actores esperen hasta después de esa fecha para dar una definición.

   —La sucesión de eventos como la tormenta de febrero, después el dengue y ahora gripe A, ¿en qué medida están afectando a las cuentas municipales?

   —Provocó algunos gastos incrementales, pero la magnitud no fue significativa.

   —Pero proveedores y contratistas se quejan de los pagos.

   —La situación de la deuda con los proveedores está hoy estabilizada. El período más grave fue en 2007 y 2008 por el impacto de la inflación. Tenemos algunos replanteos en los pagos pero la venimos manejando sin mayores inconvenientes.

Comentá la nota