La recaudación fiscal ya sufre el enfriamiento de la economía

La recaudación del mes pasado rondaría los $ 23.000 millones, equivalente a 25% de crecimiento interanual. El anuncio podría realizarse hoy en la Casa de Gobierno
La crisis internacional y su impacto en la economía doméstica comenzó a sentirse en el nivel de recaudación. Aunque los ingresos en octubre mantuvieron el ritmo de crecimiento interanual del año –con una suba de 37,5%– los datos de noviembre mostrarán un freno. El número final será dado a conocer entre hoy y mañana por el secretario de Hacienda, Juan Carlos Pezoa, y el jefe de la AFIP, Claudio Moroni.

Las estimaciones preliminares indican que la recaudación del mes pasado rondará los $ 23.000 millones, que representa un aumento del 25% respecto del mismo período de 2007. De confirmarse este valor, será la tasa de crecimiento más baja del año.

Si bien el crac financiero comenzó hace varios meses, el impacto en la economía real tardó en sentirse. Pero en noviembre cayeron fuertemente las exportaciones ante la menor demanda internacional. Y el consumo doméstico se paralizó.

Además del efecto “expectativas”, que lleva a los consumidores a cuidar más sus ahorros, la demanda también se detuvo por las consecuencias que la contracción de los mercados generó en el empleo. Muchas empresas suspendieron personal y algunas hasta despidieron gente, lo que reavivó los temores a una marcada recesión.

Por eso, la recaudación de derechos de exportación se resintió en noviembre y sólo mostraría un leve incremento respecto del mismo mes del año pasado. Los ingresos por este concepto rondarán los $ 2.000 millones.

El IVA, que refleja el ritmo del consumo interno, mostrará una recaudación en torno a los $ 6.500 millones, que equivale a 15% de suba interanual. En octubre, este tributo había crecido 20% respecto del año pasado.

Los otros tributos también reflejarán una desaceleración, aunque más leve. Los impuestos al trabajo –aportes y contribuciones–, en tanto, seguirán generando buenos ingresos porque a pesar de los despidos que se produjeron el mes pasado en varios sectores industriales, todavía están impactando en la recaudación de estos gravámenes los incrementos escalonados de salarios que fueron pactados en las paritarias.

De todas maneras, algunos analistas consideran que estos tributos podrían verse golpeados. “Se debería ver una desaceleración en el IVA y en seguridad social por suspensiones y despidos laborales”, vaticinó Fausto Spotorno, economista de la consulta Orlando Ferreres & Asociados.

“Debemos tener aumento en los impuestos de Ganancias y todavía un buen resultado de comercio exterior, porque se compara con un nivel de retenciones en la soja del 27,5% hace un año contra el 35% actual”, agregó Spotorno.

El año ya está jugado, por lo que cerrará con un nivel de recursos cercano a los $ 300.000 millones, bastante por encima de los $ 230.000 millones presupuestados. Sin embargo, el escenario de 2009 se presenta mucho más ajustado. Con mucha suerte, el Gobierno cumplirá con las pautas del Presupuesto.

El efecto AFJP

Para lograr su cometido, claro, desde la Casa Rosada en adelante podrán disponer de parte de los $ 13.000 millones anuales que generará la unificación del sistema previsional bajo el ala estatal. Son los aportes de quienes hasta ahora estaban afiliados a una AFJP y ahora sumarán al Tesoro Nacional.

A este escenario se le debe sumar el impacto que podría tener durante 2009 la amplia moratoria fiscal y previsional que lanzó la semana pasada el Gobierno. Los datos de las últimas moratorias lanzadas en Argentina (1996 y 2000) demuestran que lograron apuntalar la recaudación en torno al 2%. De continuarse con esta tendencia, representaría alrededor de $ 6.000 millones extras para las arcas públicas.

Comentá la nota