Recauda más, pese a todo

Los ingresos tributarios de abril fueron 13,9 por ciento mayores que el año pasado. Los ligados al comercio exterior mostraron el impacto de la crisis internacional.
Los ingresos por IVA a las operaciones domésticas y las contribuciones patronales y aportes personales sostuvieron en abril el alza de la recaudación de recursos tributarios, del 13,9 por ciento respecto del mismo mes de 2008. En cambio, otros impuestos vinculados con el comercio exterior sufrieron en forma evidente el impacto de la crisis internacional sobre las cantidades y precios de los productos que el país intercambia con el exterior. El IVA aduanero recogió en abril 27,6 por ciento menos que un año antes, reflejo de la caída en las importaciones. Los derechos de exportación apenas superaron en 0,7 por ciento a los liquidados doce meses atrás. El traspaso de los recursos que hasta fin del año pasado administraban las AFJP permitió al fisco recuperar, sólo en abril, 925 millones de pesos que antes eran capturados por dichas entidades intermediarias, controladas por bancos y compañías de seguro.

La suma de lo recaudado en abril alcanzó los 23.046 millones de pesos, contra 20.240 millones de abril del año anterior. De lo ingresado el mes pasado, 17.423 millones corresponden a recursos impositivos y aduaneros, y 5623 millones a fondos para Seguridad Social. Los primeros exhibieron un aumento del 5,7 por ciento y los últimos, del 49,7 por ciento respecto del año pasado. Allí se refleja la dispar evolución de los ingresos, según su origen. Los aportes vinculados al trabajo se destacaron marcadamente respecto de lo observado en cuanto a los relacionados con ganancias empresarias o comercio exterior, principalmente.

Ricardo Echegaray, titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos, se regodeó de los resultados. "Tenemos un alto grado de cumplimiento de los contribuyentes que llega al 93 por ciento; esto es una muestra del grado de confianza del ciudadano que sigue creyendo en la política fiscal activa de este gobierno y por eso paga sus impuestos." Agregó que las cifras de ingresos tributarios, teniendo en cuenta el marco de la crisis económica internacional, son auspiciosos. "A pesar de lo que dicen algunos pronosticadores permanentes de catástrofes, seguimos sosteniendo la recaudación, a diferencia de lo que ocurre en otros países del mundo donde la recaudación ya muestra números rojos", subrayó.

El impacto de la crisis internacional quedó reflejado tanto en lo que se vincula a la recaudación por IVA aduanero, como en lo ingresado por derechos de exportación e importación (estos últimos, con una caída interanual del 24,1 por ciento en abril). En cambio, el IVA a la actividad interna tuvo una evolución altamente favorable, con un aumento del 19,7 por ciento en abril y del 23,3 por ciento en el cuatrimestre, siempre comparando con los mismos períodos del año pasado. El impuesto a los débitos y créditos bancarios, sin embargo, apenas creció 3,9 por ciento, lo cual en términos reales (poder adquisitivo) implica un retroceso. El informe de la AFIP atribuyó esa pobre performance del tributo a la contabilización de dos días hábiles menos en abril de este año respecto de abril del año pasado.

También se observó un retroceso relativo en el impuesto a las Ganancias. La recaudación superó a la de un año atrás en 2,9 por ciento, que según la AFIP recibió la incidencia negativa del cómputo de mayores deducciones personales para los contribuyentes de la cuarta categoría (pago sobre el trabajo personal, en relación de dependencia o autónomo).

Comentá la nota