A un mes del recambio de los gobiernos municipal y provincial

Las gestiones de ambos mandatarios electos se centran en conseguir los números con los que se enfrentarán al momento de la asunción. En la provincia preocupa una supuesta deuda flotante, que rondaría el medio millón de pesos. Mientras que en la comuna, la refinanciación de un pasivo que sería de 360 millones. Tanto Camau como Ricardo fueron a Buenos Aires para "aceitar" contactos.
Este martes 10 de noviembre fija un lapsus de tiempo: resta solo un mes para que haya nuevas autoridades, tanto en la provincia como en el municipio más importante de Corrientes. El recambio implica una bisagra institucional y genera además muchas expectativas por la gestión de los próximos gobernantes. Quienes hasta ahora se centraron en poder conocer, en la medida que pudieron, las cuentas estatales con las cuales asumirán el 10 de diciembre.

Acorde con las publicaciones periodísticas quien más tendría conocimiento del estado contable sería Carlos Mauricio Espínola, futuro intendente. El deportista olímpico tuvo encuentros varios con Carlos Vignolo, actual jefe comunal. De esas reuniones se informó la buena predisposición mostrada desde la gestión municipal en pos de interiorizar cuáles son los números.

Luego fueron los equipos técnicos los que tuvieron contacto, aunque mucho no trascendió sobre el resultado específico respecto de la balanza económica-financiera de la comuna. Por versiones de los medios, se coló la noticia de que habría una deuda de 360 millones de pesos, que data de varios años atrás, que el intendente electo querría negociar con el próximo gobernador.

Mientras este, es decir Ricardo Colombi que se sentará en el sillón de Pedro Ferré desde el 10 de diciembre, encaró gestiones en Buenos Aires, con funcionarios nacionales en pro de alcanzar acuerdos que le permitan tener fondos frescos una vez que se haga cargo de la administración provincial.

Similares contactos hizo Camau Espínola, aunque más vinculados con un sector político muy afín a su extracción, ya que se sentó a dialogar con el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, y también con el Ministro de Trabajo de la Nación, Carlos Tomada.

Por su lado, Ricardo Colombi volvería a mantener acercamientos con asesores muy cercanos a la presidente de los argentinos, como ser el ex mandatario nacional, Néstor Kirchner. Lo cual, trascendió, sería esta semana, pese a que algunas fuentes lo desmintieron.

Todo lo que se hizo hasta ahora, tanto desde el ámbito provincial como municipal es en pos de llegar a conocer los verdaderos números y prever qué panorama tendrá cada administrador. Por lo pronto algunos abrieron el paraguas, sobre todo el mandatario electo que señaló que sin tener precisiones sobre el estado contable, no se puede garantizar que se abonen los aguinaldos en tiempo y forma.

Una actitud contraria a esa tuvo en principio Camau Espínola, quien en principio aludió a que tendrían las condiciones aseguradas como para afrontar ese compromiso en la comuna más importante de Corrientes. Pero días trascendieron para que pusiera en dudas esa posibilidad.

Ambas posturas dan la sensación de incertidumbre en la población, algo que sólo se quitará con la asunción de los nuevos gobernantes y ver qué acciones concretas ejecutan en los primeros meses de administración.

Comentá la nota