Se "recalienta" el proceso electoral en los mercantiles.

Se
Por disposición del interventor del Centro de Empleados de Comercio, ayer no pudieron ingresar a la sede que el gremio mercantil tiene en la calle Lavalle de esta ciudad varios dirigentes, entre ellos el delegado provincial de la Osecac, César Ojeda, quien hasta hace poco era secretario general del CEC.
Además de Ojeda, no pudieron ingresar a la sede gremial los dirigentes Omar Aima, la delegada gremial de una de las cadenas de supermercados, Sonia Cruz, y Daniel Bustamante. Ojeda y Aima habían sido notificados a la mañana por el abogado Nicolás Gualchi, representante del interventor, que no podrían ingresar, pero nunca que a sus oficinas del primer piso les iban a cambiar la cerradura, cuando en las mismas hay pertenencias importantes de los dirigentes.

Los afectados indicaron que la decisión no era más que una persecusión contra los integrantes de la Lista Grana, ya que la Intervención apoya sin verguenza alguna a la Celeste y Blanca, que encabeza Mario Tejerina. Como se sabe, están previstas elecciones complementarias el 3 de abril para decidir la nueva comisión directiva del gremio, tras los frustrados comicios de mayo del año pasado.

Ojeda y Aima señalaron que se harán todas las presentaciones necesarias para que se respeten sus derechos, señalando que el gremio no es de González, Gualchi ni Tejerina, sino de todos los afiliados que el gremio mercantil tiene en Jujuy.

Esto no hace más que "recalentar" el proceso electoral en el gremio mercantil, uno de los más importantes de la provincia, en el que hay una, por momentos, violenta interna entre Ojeda y Tejerina, hasta no hace mucho tiempo integrantes de la misma comisión directiva e inseparables en toda actividad del CEC.

Comentá la nota