Recalde confirmó que habrá sanciones para los responsables de la demora récord en un vuelo de AA

El gerente general de Aerolíneas Argentinas, Mariano Recalde, confirmó que se sancionará a los responsables de la demora de 23 horas en la partida de un avión con destino a Madrid el pasado domingo.
"Si hubo negligencia, imprudencia o mala fe de algún empleado, y detectamos algo de eso, vamos a aplicar las sanciones que correspondan", aseguró el directivo de AA, tras confirmar que instruyó a sus gerentes para determinar responsabilidades de los hechos que demoraron la salida del avión que, el domingo a las 21, debía partir con destino a la capital española.

"Fue un hecho aislado y que se originó por una concatenación de hechos desafortunados. Reunimos a las gerencias y las instruimos que lleven adelante un sumario para ver qué responsabilidades hubo", señaló a Radio del Plata.

En ese marco, confesó que "estamos con mucha bronca porque un episodio aislado como éste empaña todo un esfuerzo que venimos haciendo desde hace meses para mejorar la puntualidad, la calidad del servicio, la atención al cliente" de la compañía.

Consideró que "de todos modos Aerolíneas está mejorando. Estamos reduciendo los costos improductivos, estamos tratando de cerrar un acuerdo con Embraer", la fabricante brasileña de aviones.

Recalde, junto con el secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi, viajó ayer a Brasil para avanzar en la compra de 20 aviones Embraer para Aerolíneas Argentinas y Austral.

En otro orden, negó que los pilotos de la compañía estén molestos por la suspensión de un curso de capacitación que éstos hacían en Miami, con alojamiento en uno de los hoteles más lujosos de ese lugar.

"Que yo sepa no hay indignación, por el contrario, he hablado con dirigentes de pilotos (Asociación de Pilotos Argentinos-APLA) y ellos no sólo lo han aceptado, sino que han entendido la razonabilidad de la medida", dijo.

Explicó que los trabajadores entendieron que había que "suspender la instrucción de pilotos en Miami, porque era muy costoso para nosotros, por tratarse de aeronaves que ya no van a volar más o que cuentan con simulador en Argentina y se puede hacer la instrucción aquí".

En ese sentido, agregó: "Otra cosa que hicimos fue suspender el contrato. Ellos cuando vuelan tienen que parar en algún lugar, y lo hacían en un hotel que era demasiado caro y cambiamos el hotel. Eso generaba un costo bastante alto mensualmente".

Por otra parte, Recalde insistió en que Aerolíneas "no pudo escapar de la crisis internacional, ni de la pésima temporada de turismo consecuencia de la gripe A, y que "si se suman las ineficiencias propias de la empresa que heredamos de la gestión privada, los números no están dando muy bien".

No obstante, es optimista para lograr una recuperación pronta "si seguimos reduciendo gastos y eficientizando la empresa, y sobre todo si logramos, con el esfuerzo del Estado nacional, tener aviones nuevos, más eficientes, más rápidos", concluyó

Comentá la nota