La rebelión de los Intendentes

La rebelión de los Intendentes
Darío Díaz Pérez fue el primero que levantó la mano cuando Daniel Scioli se juntó con los intendentes de la Tercera Sección Electoral y propuso postularse como diputado nacional porque "esto viene en serio".
Esto sucedió cuando, ansiosos, los presentes le preguntaban sobre lo que había tirado, mitad en broma y mitad en serio, el ex presidente Néstor Kirchner el día anterior, cuando en Hurlingham dijo que el mejor candidato que tiene la Provincia era el actual gobernador.

De allí que varios presentes en ese mismo encuentro lo miraron de manera fulminante, sobre todos los más experimentados, que saben que ese tipo de decisiones deben "cocinarse" en una reunión privada de los jefes comunales.

Hasta ahora, sólo un puñado de jefes comunales dijo que se sumará a la cruzada de la "defensa del proyecto" impulsada por Kirchner, quien cree que esta futura elección significa un plebiscito sobre la gestión del gobierno de su esposa y de todos los demás que acompañan el modelo oficialista.

No todos, sin embargo, piensan como él. El primero que se animó a decirlo públicamente fue el veterano intendente de Tres de Febrero, el ultrakirchnerista Hugo Curto. "Yo no voy a ser candidato a nada. Y vas a ver que al final sólo se van a presentar como candidatos cuatro o cinco intendentes, yo sé lo que te digo: conozco", le dijo ayer a última hora al diario Crítica Digital.

Consternado aún por el ataque sufrido por el presidente del HCD local, Agustín Ciociari, Curto no atendió las llamadas que le realizaban para cerciorarse sobre su parecer ante la movida kirchnerista pero, su aparición en Crítica, despejó cualquier duda.

Junto con él estarían también pensando seriamente en no presentarse los intendentes de Ituzaingó, y presidente de la Federación Argentina de Municipios, filial Buenos Aires, el también ultra K Alberto Descalzo; de San Miguel, Joaquín De la Torre; de Malvinas Argentinas, Jesús Cariglino y de Pilar, Humberto Zúccaro.

Hasta ahora ha expresado su desagrado pero no tomó partido el jefe comunal de Hurlingham, Luis Acuña, y quien no ha dejado verse fue el de Merlo, Raúl Othacehe.

Sin embargo, quien a un colaborador de Curto le reveló que tampoco piensa postularse fue el emblemático intendente de La Matanza, Fernando Espinoza, sucesor en el cargo del vicegobernador y presidente del PJ bonaerense, Alberto Balestrini.

Por más necesidades propias que imposiciones externas, en tanto, analizan seguir los pasos exigidos por Kirchner son los intendentes de Quilmes, Francisco Gutierrez, de Almirante Brown, Darío Giustozzi y de Luján, Graciela Rosso.

Llamativo fue también el silencio de radio autoimpuesto por el jefe de campaña kirchnerista en la Provincia, el intendente Mario Ishii, quien si bien no tendría reparos en ponerse al tope de la lista de candidatos a concejales si así se lo exigen, por ahora "ni lo pensó. La verdad es que esperará hablar primero con Néstor para decidirlo, aunque lo que haga él no tiene demasiada implicancia porque nadie le niega su compromiso con el proyecto", expresó uno de sus principales operadores políticos.

Comentá la nota