Rebelión en la granja

Parecería que luego de la derrota sufrida por "el graucismo", no de Mariano Grau que fue electo Senador de la provincia de Buenos Aires, la aparente monolítica dictadura que gobierna hace ya 8 años en 25 de Mayo se empieza a desmoronar.
Es posible que la falta de dinero, de cargos en los distintos estamentos municipales (se discute si hay más de mil personas trabajando en el Municipio, ya fuere de planta permanente, contratados u otras yerbas) y las promesas incumplidas hayan sido la casa del retiro de sus filas de cierta gente, a quien ahora el árbol le permite ver al bosque y empiezan a surgir las críticas en mayor o menor grado.

Un conocido concejal, que fue el "padre del engendro" llamado Coalición Cívica en 25 de Mayo, amenaza con retirarse y hacer un bloque unipersonal, cosa que dificultaría gravemente la tarea de la próxima intendente Victoria Borrego en un período que promete ser bastante complicado.

Complicado, por no expresar términos más duros, ya que a Borrego le tocará "bailar con la más fea". Ya pasaron los días de "vinos y rosas" y ahora viene el sinceramiento.

Parece que Dios iluminó la mente de este concejal que le dio cobertura política a Mariano Grau para dejar el radicalismo y volcarse a los brazos de Margarita Stolbizer y Lilita Carrió, mujeres temperamentales, una más que la otra, que tampoco es manso.

Lo cierto es que ahora la tropa ya no está disciplinada como antes, cuando el Presidente del Concejo manejaba de "taquito" las sesiones, a punto tal de haberse cometido la barbaridad de suprimir el punto 7. ¿Qué es el punto 7? El espacio político que tenían oficialismo y oposición para hablar sobre temas que no habían sido tratados en la sesión con la más amplia libertad. Esto trajo la ira de los opositores, que se enojaron con razón e incluso llegaron en algunas oportunidades a retirarse del recinto.

¿Por qué vienen tiempos difíciles? Porque Grau ya es historia antigua y ahora hay que pagar los platos rotos o la fiesta, como se dice habitualmente, y aquí están las quejas que no se hizo pavimento, que las viviendas fueron entregadas apresuradamente y sin una planificación adecuada, que cultura fue más un show de promoción de espectáculos que una cultura participativa; que los sueldos de los funcionarios son muy altos dado el poco rendimiento que se ve, que hay gente que cobra y no trabaja y ni siquiera cumple horario.

¿Podrá Victoria Borrego enderezar algo de este desastre? Evidentemente deberá barajar de nuevo los naipes, recibir a la oposición y hacer lo que Grau en sus 8 años no hizo nunca: escuchar, concertar, debatir y no hacer solamente roscas políticas que sirven para llegar al poder y permanecer unos años, pero no para gobernar y menos para hacer un buen gobierno, que sea recordado por todos.

Además, aquí se ve claramente lo que escribí tantas vecesen La Mañana: la enorme diferencia entre seguir detrás de algún personaje por un puesto, alguna dádiva, etc., o tener una convicción política mediante un partido organizado.

Con el tiempo, de la Coalición Cívica tal vez quede solamente el recuerdo en los diarios, ya que como van las cosas entre Stolbizer, Carrió y demás integrantes de ese elenco, más de uno volverá a la Unión Cívica Radical. Lo demás, ¡será cartón pintado!

Nota aclaratoria: Las opiniones vertidas son personales y no comprometen en nada mi posición política dentro del Comité UCR de 25 de Mayo.

Comentá la nota