Una ley reavivó cortocircuitos entre Racconto y Tanús

Una ley reavivó cortocircuitos entre Racconto y Tanús
Las discrepancias comenzaron casi el mismo día que asumieron. Ellos lo niegan formalmente pero la rispidez se nota en la gestión cotidiana. Un proyecto del diputado se demoró en el Senado.
Nuevo no es. De hecho, los pasillos de ambos lados oyen rumores y, con escasos niveles de "buena onda", se cuentan chismes que llegan del otro lado. Es que la comunicación formal entre los dos protagonistas de esa puja se limita a lo estrictamente indispensable. El vicegobernador y presidente del Senado, Cristian Racconto, no se lleva bien con su par de la Cámara de Diputados, Jorge Tanús, y viceversa.

El mutuo recelo surgió casi en los albores del gobierno de Celso Jaque y no ha podido aminorarse. Aunque la Legislatura no es ni el primero ni el último ámbito en donde un par de jefes pugnan por imponerse, estos problemas suelen interponerse en la labor cotidiana, aunque ellos dejen la vida en negarlo.

Al poco tiempo de estallar la crisis económica internacional, varios legisladores trabajaron para amortiguar sus consecuencias. En ese marco, el presidente de la Cámara de Diputados, Jorge Tanús, presentó una idea para permitir la cancelación de las viviendas del IPV (con el 50% de las cuotas) y así obtener fondos frescos para financiar otras soluciones habitacionales.

La norma fue aprobada en esa Cámara en noviembre y la semana pasada -cinco meses después- el Senado se decidió a tratar el proyecto.

Hasta aquí nada extraordinario ya que es común que se "estanquen" temas de una u otra cámara por diversos motivos. Pero cuentan que la postergación, en repetidas oportunidades, del tratamiento del proyecto en la Cámara alta suscitó la furia del autor del proyecto ya que veía en ello una "cuestión personal". La aprobación definitiva se debió -según comentarios surgidos en Diputados- a la intervención de Carmelo Simó, director del IPV.

Como éste, hay varios ejemplos de la dilación de leyes de uno y otro lado por motivos que no se comprenden muy bien y que tanto unos como otros achacan, por lo bajo, a la "diferencia de criterios y prioridades" entre los presidentes de las dos cámaras.

Educados, ninguno de los protagonistas admite públicamente ni las pequeñas guerras de poder ni la infinidad de puntos que los distancian. Sin embargo, algunos colaboradores así como legisladores propios y ajenos corroboran no sólo las diferencias de estilo y perfiles sino, también, la disputa real que se cuece a fuego lento y de la que algunos esperan un explosivo desenlace. Por supuesto, la mayoría de las declaraciones se hacen fuera de micrófono.

Es que, por un lado, los justicialistas no quieren quedar pegados públicamente con uno u otro bando y -mucho menos- hacerse cargo del enojo de los protagonistas o del mismo Gobernador por este tema. Por el otro, los opositores no quieren saber nada de entrar en el medio de una pelea que no les corresponde. Menos cuando -en tiempos electorales- es preciso mantener la calma y la unidad hacia adentro de los propios partidos.

Compañeros

Para dar su versión sobre su relación, ninguno de los dos involucrados quiso opinar antes que el otro. El tire y afloje se resolvió, finalmente, cuando ambos se sentaron juntos a responder los requerimientos de la nota con el objetivo de mostrar que no tienen nada que ocultar.

De hecho, afirmaron que sus profesiones los reunieron hace mucho cuando Tanús -ingeniero civil y presidente del IPV en 1997- se cruzó con el joven arquitecto que comenzaba con la tarea social. La prueba en la que se basan para mostrar su buena relación es que el diputado fue reelecto al frente de la Cámara, algo que no hubiera sucedido si la relación no fuera óptima.

"El funcionamiento de ambas cámaras es diferente y los proyectos que han quedado varados (por igual y muy pocos en los dos lados) se debieron a travesuras de la oposición que en un lugar aprobó por unanimidad y en el otro los estancó", explicó Tanús mientras Racconto asentía. El vicegobernador, en tanto, afirmó que están más preocupados por sacar la gestión adelante que por los comentarios malintencionados que se puedan gestar en base a la relación entre ellos.

"La tarea del vice es más institucional y debe repartirse entre la Legislatura y la Casa de Gobierno. La mía está más abocada al recinto", señaló Tanús. Su par del Senado advirtió, en tanto, que todo el oficialismo trabaja en conjunto todos los días y que hasta el mismo proceso paritario por el que atraviesa la Legislatura, apunta a igualar a empleados de ambos sectores.

En este sentido, también confiaron que no han tenido problema de prestarse dinero entre sí o financiarse diversas actividades aunque los allegados cuentan que no es algo que los haga tan felices, como dicen.

La necesidad de un edificio cuya compra es un hecho para el funcionamiento de Diputados es una de las diferencias que Tanús marca con el Senado, que posee su propio espacio desde hace años. "Ese lugar hay que remodelarlo y es difícil porque es un bien patrimonial. Tampoco es fácil para nosotros", sostuvo Racconto respecto de la construcción ubicada frente a la plaza San Martín que le pertenece institucionalmente.

Diferentes

Casi desde que desembarcó el gobierno de Jaque, en la Legislatura se marcaron dos modos muy distintos de hacer política. Las diferencias no sólo se manifiestan en el cotidiano desenvolvimiento de la actividad (ver aparte) sino hasta en críticas solapadas al accionar del otro que ha incluido el olvido o ninguneo de acciones concretas.

"Todos los bloques estamos preocupados por proyectos que están estancados en la Cámara baja", observó el senador demócrata Carlos Aguinaga, quien no piensa que esta situación se deba a la mentada rivalidad entre Tanús y Racconto sino más bien a deficiencias del Ejecutivo.

En un tono más confidencial, otro legislador de la oposición opinó que eran comunes las "chiquilinadas" entre ambas cámaras.

"A veces no tratamos un proyecto porque ellos no le dieron bolilla a otro nuestro y así", detalló el hombre quien no ve "punto de comparación" entre ambos dirigentes. Así, los proyectos varados en Diputados como el Código de Faltas y la ley de Uso de Suelo -en actual análisis y con cambios- como los que se habían quedado en Senadores hasta hace unos días -Casinos e IPV- son ejemplos de los tire y afloje entre los presidentes de ambas partes.

Dicen que dicen

La notoriedad de Tanús en los medios de comunicación, debido a decisiones políticas llamativas, contrasta con el bajo perfil de Racconto en la Casa de las Leyes que, en cambio, se destaca en actividades más sociales como eventos deportivos y culturales que no son bien vistos desde el otro lado.

"El vice le tiene celos a Tanús por todo lo que hace", dicen los allegados al diputado. Por este motivo, cuentan, Racconto recriminó a Tanús "estar arreglado" con los comunicadores, algo que provocó la furia del acusado. De acuerdo con la oposición, el titular de la Cámara baja maneja los tiempos políticos con mayor flexibilidad y "cintura" que su par en el Senado, con menos experiencia en el área.

Los que llevan varios años en la Legislatura afirman que la nula comunicación nunca fue tan evidente y que el funcionamiento actual no se condice con el de otros años. Por ejemplo, Racconto organizó un partido de fútbol con los senadores en una actividad con "los murciélagos", los famosos jugadores ciegos, pero obvió cursar invitaciones a los diputados.

Eso sí, desde ese lado miran con desdén este tipo de actividades ya que consideran que el vicegobernador "está fuera de la realidad". O, en el discurso directo del diputado justicialista disidente Daniel Cassia: "Se ocupa de cosas superfluas que no contribuyen a mejorar la calidad de vida". Para él, el nivel político de Tanús es muy superior al demostrado por Racconto.

Comentá la nota