Se rearma EE.UU. alrededor de Irán

En silencio, el gobierno de Obama comenzó, hace meses, a reforzar su defensa en el Golfo Pérsico; inminentes sanciones al régimen
WASHINGTON.- Ante el estancamiento de las negociaciones y la inminencia de nuevas sanciones a Irán por su controvertido programa nuclear, Estados Unidos comenzó a reforzar, hace unos meses, sus defensas militares en el Golfo Pérsico para contrarrestar posibles ataques de misiles iraníes, según informaron ayer fuentes del Pentágono.

En silencio, el gobierno de Barack Obama aumentó y modernizó las baterías de misiles defensivos Patriot en bases terrestres de cuatro naciones aliadas árabes del Golfo y está enviando más barcos capaces de derribar proyectiles enemigos.

Las medidas, que se están preparando desde hace meses, son parte de un endurecimiento de la estrategia del presidente Barack Obama hacia Irán y llegan en momentos en que los desafíos externos ganan en conflictividad como muestra la disputa con China por la venta de armas a Taiwan.

El rearme en torno de Irán es parte, además, de un cambio más amplio de la estrategia estadounidense de defensa antimisiles, que también abarca a Europa y Asia.

Los detalles no se han anunciado públicamente en parte porque algunos países árabes están inquietos ante la creciente capacidad militar de Irán, pero tienen cuidado de no reconocer que Estados Unidos los defiende. Un oficial militar dijo que los cambios en el Golfo Pérsico deben interpretarse como medidas defensivas destinadas a persuadir a Irán de no agredir a sus vecinos y no como una señal de que Washington espera que Irán ataque en caso de recibir más sanciones.

Además, el rearme perseguiría el objetivo de evitar que Israel lance por su cuenta una ofensiva militar contra la república islámica.

David Petraeus, el comandante de las operaciones militares norteamericanas en Medio Oriente, mencionó ante el Congreso, hace diez días, un nuevo elemento de la estrategia defensiva en el Golfo Pérsico: los sistemas de misiles Patriot, originalmente diseñados para derribar aviones, han sido modernizados y ahora también pueden interceptar misiles en vuelo.

El pasado 21 de enero, en un discurso en la escuela de derecho de Georgetown, Petraeus reveló que Estados Unidos tiene ahora ocho baterías de misiles Patriot estacionadas en cuatro países árabes del Golfo.

El general no aclaró cuáles son esos países, pero ha trascendido que se trata de Kuwait, los Emiratos Arabes Unidos, Bahrein (hogar de la Quinta Flota) y Qatar, que alberga un moderno centro de operaciones aéreas norteamericanas que ha tenido un papel clave en las guerras en Irak y Afganistán.

Petraeus también dijo hace pocos días que Estados Unidos ordenará que naves del tipo Aegis monitoreen las aguas del Golfo en forma permanente. Estas embarcaciones están provistas de radares especiales y pueden interceptar misiles de mediano alcance.

Sanciones

El silencioso rearme en el Golfo Pérsico coincide con un endurecimiento en el discurso sobre política exterior de Obama, que había asumido con la promesa de dialogar con los enemigos de la Casa Blanca y de poner fin al belicismo de su antecesor, George W. Bush.

El miércoles pasado, en su discurso sobre el Estado de la Unión, el mandatario afirmó que si Irán continúa con su reticencia a colaborar con la comunidad internacional, deberá enfrentar "consecuencias".

La secretaria de Estado Hillary Clinton, en tanto, dialogó con varios países aliados en su visita a Londres la semana pasada y allí dijo que Estados Unidos buscará nuevos castigos contra el gobierno iraní por su renuencia a negociar sobre su programa nuclear.

El canciller iraní, Manoucher Mottaki, ayer subestimó las palabras de su par norteamericana.

"Desde el momento en que la propia política interna de la Casa Blanca sobre las relaciones entre Irán y Estados Unidos no está clara, no damos importancia a las declaraciones de la secretaria de Estado", dijo.

"Los esfuerzos de Clinton para que la política vuelva a los tiempos fallidos de George W. Bush no beneficiarán ni al actual gobierno ni al pueblo norteamericano", añadió.

El Capitolio aprobó, la semana pasada, una ley que permitirá a Obama imponer nuevas sanciones a Irán por su conflictivo programa nuclear. Teherán insiste en que su plan está destinado a generar energía para consumo masivo y no para construir una bomba atómica, como sospecha Occidente.

Agencias AFP, AP, DPA y EFE

LA ZONA DEL REARME

* Sanciones. Hillary Clinton insinuó la semana pasada que se impondrán nuevas sanciones a Irán tras el estancamiento del diálogo.

* Aliados. La Casa Blanca decidió reforzar sus baterías de misiles defensivos Patriot, que ahora además de aviones pueden interceptar misiles en vuelo, en cuatro países aliados del Golfo Pérsico.

* Aguas. Además, nuevas naves Aegis, capaces de interceptar misiles de medio alcance, fueron enviadas a las aguas del Golfo para un monitoreo permanente.

* Objetivo. El objetivo de las nuevas medidas es evitar que Irán responda militarmente a las sanciones y persuadir a Israel de no lanzar una ofensiva por su cuenta.

* Escudo. Las nuevas medidas reemplazan en parte la función que iba a tener el abortado escudo antimisiles que Bush quería instalar en Europa Oriental y que fue rechazado por Rusia.

Comentá la nota