Reapertura del canje: la oferta valdría 50% más que la de 2005

La diferencia está en los cupones PBI y los pagos acumulados por ese instrumento.
Los analistas financieros que esperan expectantes la oficialización de la oferta para reabrir el canje de deuda en default no salen de su asombro. Según la información que está circulando por el circuito de inversores de aquí y de Nueva York, el Gobierno ya tiene lista la propuesta para ofrecer a los "holdouts". A partir de las cuentas que se están sacando por estas horas, el valor que el mercado le asigna a la oferta argentina superaría los 52 dólares por cada 100 de valor nominal original. Estaría así casi un 50% arriba del valor que el mercado le puso a la propuesta ofrecida en 2005, que en aquel momento fue de 35 dólares (ver infografía).

La gran diferencia entre ambas ofertas hay que buscarla en los denominados "Cupones PBI", y sobre todo, en que el Gobierno estaría dispuesto a reconocer también los pagos acumulados por esos papeles entre 2006 y 2009 (el próximo pago se realizará el 15 de diciembre).

En 2005 el mercado le asignaba a los "cupones PBI" un valor de entre 1 y 2 dólares. Después, gracias al fuerte crecimiento que registró el PBI entre 2005 y 2008, el valor de esos cupones se disparó. Hoy, el cupón en dólares está en 8 dólares, pero ese cupón tiene asegurado un pago, en un mes, de cerca de 3,5 dólares.

Lo que cabe preguntarse es si los bonistas que entren al canje merecen recibir un bono por los pagos ya realizados. Hay que recordar que la filosofía del cupón PBI era "asociar" a los bonistas a la suerte de la Argentina, y que si el país crecía por encima de un determinado valor, la "ganancia extra" se compartía con los bonistas.

Ahora, los holdouts que desconfiaron de la Argentina, y por eso no entraron al canje de 2005, se llevarían igual premio que quienes sí se arriesgaron a entrar al canje.

"Llama la atención la generosidad, sobre todo viniendo de Kirchner, ya que el valor de la oferta se acerca al 50% del valor nominal original de la deuda elegible, esto es, bastante alejado de la quita del 70% que aseveró el ministro Boudou durante el anuncio de reapertura de la oferta" señaló en un informe la consultora ACM.

La oferta es tan atractiva para los acreedores que explica en buena medida por qué en la propuesta los bancos se comprometen a comprar US$ 1.000 millones de nueva deuda que genere liquidez al Gobierno, si es que no se modifican las condiciones de emisión que proponen para cerrar el trato", señaló Ramiro Castiñeira, de Econométrica.

También asegurarían un piso de 50% de aceptación de la nueva propuesta para salir del default.

La duda pasa, igual, por discernir si esta oferta es objetivamente "peor" que la de 2005. Es la condición que debe cumplirse para derogar o suspender -como está a punto de hacerlo esta semana el Senado- la llamada "Ley Cerrojo", que se promulgó justamente para impedir una reapertura del canje.

Los funcionarios de Economía señalan que el "empeoramiento" pasa porque los intereses acumulados desde 2003 por el bono Discount se pagaron al contado en 2005 y ahora se pagarán con otro bono. También habrá otro bono por los pagos del cupón PBI. "Entregamos los mismos papeles pero en condiciones menos ventajosas", dicen en Economía.

Quienes no deben hacerse mucho problema por las "peores condiciones" son los bonistas que se preparan para entrar al canje. La mitad de los bonos en default serán canjeados porque están en manos de fondos que compraron esos títulos cuando valían entre 20 y 30 dólares. De modo que para esos inversores la ganancia por entrar a esta operación podría ser tranquilamente del 100%. Poco les importa si tienen que aportar plata en efectivo (igual se llevarán un bono) o si tienen que pagar una comisión alta: celebran la generosidad argentina.

Comentá la nota