La reapertura del canje ingresa en etapa de definiciones

La reapertura del canje ingresa en etapa de definiciones
El oficialismo de Diputados buscará dar media sanción el miércoles al proyecto de ley para suspender la aplicación de la denominada "ley cerrojo", que permitirá el canje de los u$s20.000 M de deuda en default que no entraron en la operación de 2005

La Cámara de Diputados aprobaría esta semana la suspensión de la denominada "ley cerrojo", que permitirá al gobierno efectuar un canje de bonos de deuda en default por unos u$s20.000 M, luego de que el martes los diputados que integran la Comisión de Presupuesto y Hacienda emitan dictamen.

El oficialismo comandado por el diputado Agustín Rossi sabe que cuenta con los votos necesarios para aprobar el proyecto de suspensión enviado por el gobierno, y pretende convertir el tratamiento en un sencillo trámite parlamentario. Confiado en que conseguir más de los 129 votos que necesita, como ocurrió en el debate de las últimas leyes, el oficialismo quiere que este mismo miércoles la iniciativa cuente con media sanción y pase a Senadores.

Una vez que el Congreso apruebe la suspensión de la ley 26.017, que impide una reapertura del canje realizado en 2005, los técnicos del Palacio de Hacienda podrán encarar la etapa final para realizar la oferta a los bonistas. Aunque, según revelaron fuentes de Economía, el gobierno podría presentar la propuesta de canje recién entre la última semana de noviembre y la primera de diciembre.

Según explicaron, la "letra chica" de la oferta redactada por los técnicos y los bancos internacionales Citigroup, Deutsche y Barclays recién se está elaborando y todavía faltan "algo más de dos semanas" de trabajo para definirla.

La explicación de Boudou

A mediados de semana, durante una presentación ante los integrantes de la comisión, el ministro de Economía, Amado Boudou, sostuvo que la reapertura del canje implicará un "fortísimo impacto en el sector privado" a partir de las inversiones que pueden llegar a registrarse en un escenario de "formidable ampliación de los mercados de capitales".

El jefe de la cartera de Hacienda reafirmó que las condiciones son ventajosas, merced a la existencia de una quita límite que viene dada por la operación anterior, de 65 por ciento. A ello se suma que no se le pagarán comisiones a los bancos y el requerimiento de renunciar a las acciones legales para los inversores que quieran incorporarse. Además, en el segmento institucional, el Gobierno "aspira a que ingresen unos mil millones de dólares en efectivo, gracias al 10% de la emisión".

Durante su exposición, el ministro Boudou dijo que en la operatoria que involucra unos 20 mil millones de dólares, participarán los bancos Barclay`s, Deutsche y Citi, el primero de ellos como "colocador principal" y los dos restantes como "colocadores secundarios".

En tal sentido, añadió el titular del Palacio de Hacienda, los operadores del Barclay`s ya garantizaron una adhesión que ronda los "10 mil millones de dólares", es decir, una aceptación que marca un piso de 50% de adhesión.

"Se reabre el canje anterior porque ha sido una operación exitosa y ya tenemos un techo marcado, al mismo tiempo que en esta oportunidad no se reconocerán comisiones a los bancos, sino que las mismas estarán a costa de los tenedores", afirmó Boudou.

El ministro explicó que es "un buen momento" para llevar adelante esta operatoria, ya que, a su juicio, se percibe "una recuperación de la economía mundial, que aún es incipiente y habrá que ver cómo evoluciona".

Comentá la nota