Se realizaron las primeras clausuras por deudas tributarias

El Municipio cerró una agencia de motos en Villa Morra y un local en un shopping. Ambos adeudaban la tasa de Seguridad e Higiene. Ya habían sido intimados en abril.
El Municipio salió a demostrar que el plan "máximo control tributario" no era sólo un anuncio. Para eso, clausuró dos comercios que adeudaban tasas de Seguridad e Higiene a la Comuna.

Uno de los locales cerrados se dedica a la venta de motos. Está sobre la ruta 8 y la avenida Tucumán, en el barrio Villa Morra. El otro, emplazado en el exclusivo shopping Las Palmas del Pilar, comercializa ropa y accesorios para bebés.

Aunque no se dieron a conocer los montos adeudados por los comerciantes, resguardando la información en el "secreto fiscal", se sabe que la falta era arrastrada al menos desde hace dos años y que en ambos casos habían sido intimados en abril último.

La materialización del anuncio del intendente Humberto Zúccaro fue adelantada por el propio mandatario, que había anunciado que las medidas comenzarían. Pero se adelantaron.

El director de Rentas Comerciales, Horacio Rodríguez, y su par de Inspecciones, Roberto Airoldi, llegaron pasadas las 10 hasta el comercio denominado MP Motos, dedicado a la venta de motocicletas.

Allí, procedieron a colocar fajas de clausura que estarán vigentes por el término máximo de 72 horas, tal como lo indica el artículo 32 de la ordenanza fiscal tributaria.

Según explicó el titular de Rentas Comerciales: "el comercio había recibido tres notificaciones que lo invitaban a ponerse al día con la tasa, desde abril hasta el corriente mes, intimaciones que no fueron respondidas". Al mismo tiempo, el funcionario aseguró que al no cancelar la deuda se procedió a la clausura, entendiendo que se le "había dado más plazo de lo normal para que se ponga al día".

Rodríguez también señaló que el comerciante debería presentar declaraciones juradas de 2008 y 2009 y pagar la deuda para que el juez de Faltas le levante la clausura.

En tanto, uno de los representantes del comercio, Santiago Piermarini, se mostró de acuerdo con la clausura de su local.

Revolución en el shopping

La segunda clausura de ayer se dio en un local del shopping Las Palmas del Pilar, dedicado a la venta de ropa y accesorios para bebés, denominado Mega Baby Store, con la franquicia de la línea Creciendo.

Según fuentes del Municipio, ese local tenía falencias de pago con intimaciones también arrastradas desde abril de este año, las cuales nunca fueron respondidas.

En este caso, la colocación de las fajas se demoró algo más de una hora, ya que en el local sólo se encontraban los empleados. El titular del comercio anunció que se presentaría en el lugar, pero antes se dirigió al Municipio para saldar la deuda y así evitar la clausura. Sin embargo, sus intenciones resultaron estériles ya que el acta de clausura estaba en poder de los inspectores y sólo quedaba levantarla una vez colocadas las fajas.

En medio de la espera, el shopping se revolucionó y los empleados de los demás comercios, clientes y hasta las autoridades del paseo de compras se acercaron para ver qué pasaba, mientras que estos últimos intentaban evitar que el impacto de la clausura sacudiera al centro comercial.

En el caso de este comercio tampoco se conoció el monto de la deuda. Pero según establece la ordenanza fiscal, ese tipo de comercios debe pagar el tres por mil de su facturación bimestral.El Diario pudo saber a través de fuentes municipales que en un relevamiento hecho entre marzo y abril últimos, de los 110 locales que posee Las Palmas del Pilar, más del 50% estaba en situación irregular y fue poniéndose al día.

Lo mismo ocurría con el resto de los paseos de compras que fueron relevados y tenían un porcentaje muy alto de deudores.

El anuncio

Con dos comercios clausurados y la advertencia de que el lunes habrá más, se llevó a cabo el inicio del plan denominado "máximo control tributario", que el intendente señaló como: "un acto de justicia".

El plan fue lanzado el lunes último con la intención de recuperar deuda vencida que le permita compensar, al menos en parte, la caída de la recaudación que podría profundizarse el año próximo si persisten los efectos de la actual crisis económica mundial.

El área de Ejecuciones Fiscales y Apremios, creada en agosto último, ya repartió intimaciones que en caso de no obtener el pago correspondiente, derivarán en clausuras como las ocurridas ayer en comercios, mientras que también anunciaron que podrán darse embargos de cuentas de empresas que adeuden sumas en concepto del tributo de Seguridad e Higiene.

Impacto y solución

Con ambas clausuras realizadas ayer a importantes comercios de la periferia del centro pilarense y el Kilómetro 50, el Municipio logró darle el impacto necesario para que los comerciantes que adeuden o tengan planes de pagos inconclusos puedan ponerse al día. El director de Rentas Comerciales, Horacio Rodríguez aseguró: "nosotros no queremos las clausuras, queremos que la gente entienda que tiene que cumplir con sus obligaciones tributarias y los invitamos a que se acerquen a Rentas Comerciales para regularizar su situación" y anunció que el lunes habrá más clausuras.

Comentá la nota