Realizaron una jornada de limpieza de playas

Surfistas y guardavidas de la playa El Barco, ubicada en Constitución y la costa, realizaron una jornada de limpieza que consistió en recolectar bolsas, animales muertos, pañales y botellas que provienen del desagüe pluvial instalado en el sector. Adelantaron que continuarán con la actividad en todas las playas públicas de la ciudad.
En diálogo con 0223.com.ar, Laureano Landaburu, integrante de la agrupación Playas Libres, explicó que la jornada de limpieza realizada en la playa El Barco, de avenida Constitución y la costa, fue iniciativa de surfistas pertenecientes a la entidad La Gorlera del Norte y de guardavidas que cumplen funciones en el lugar.

En ese sentido, el ambientalista manifestó su preocupación ante la suciedad existente en torno al desagüe pluvial del sector. "Unas 14 personas juntamos, entre las 16 y las 19, 50 bolsas con jeringas pañales, botellas, colillas de cigarrillos, telgopor, seis ratas muertas y otro animal que no pudimos identificar porque estaba en avanzado estado de descomposición; y, si bien teníamos pensado colocarlas frente a la Municipalidad, ninguna empresa de fletes accedió a hacerlo", señaló.

"Nuestra idea es seguir tomar envión y seguir limpiando las playas, sobre todo las públicas, las que no están concesionadas, porque en las privadas les corresponde a los concesionarios ocuparse de ese trabajo", indicó.

En tanto, destacó que a la actividad –que había sido convocada a través de la red social Facebook- se unió el presidente de la Asamblea Ambiental de General Pueyrredon, Alberto Mayo, y la Defensora del Pueblo adjunta, Mónica Felices, "quienes, apenas los llamamos, se acercaron al lugar, se calzaron los guantes y empezaron a juntar basura a la par nuestra". "No hubo la misma predisposición por parte de otros invitados –advirtió-, que también habían sido convocados a participar de la jornada, como es el caso del concejal Rizzi o Vilma Baragiola, entre otros".

En la oportunidad, según contó, "en el año ’98 la Asamblea Ambiental había presentado una denuncia por los vertidos clocales, los desagües pluviales y por los balnearios que arrojan aguas servidas a la arena", aunque lamentó que "evidentemente, no sirvió de nada".

En ese sentido, Landaburu aseveró que "no es muy difícil solucionar este problema ya que sólo es necesario poner un canasto enrejado en la boca del desagüe y mantenerlo cada tanto, para evitar que toda la mugre de la ciudad vaya a parar al mar". "No es una cuestión de dinero, es solamente tener voluntad", enfatizó.

Comentá la nota