La E.R.A. realiza una autocrítica.

La derrota electoral del 28 de junio de 2009 constituye un grave traspié, marcado por la pérdida de casi el cincuenta por ciento (50%) de los votos que posibilitaron la reelección del Sr. Intendente, esto solo a un año y medio de aquella elección.-
Esto requiere de un análisis político que no puede ser ligero ni parcial.-

La derrota electoral no se puede explicar solo por el arrastre nacional y seccional, ni por el voto antikirchnerista.-

Compartimos la expresión del Sr. intendente del 29 de junio de 2009, en cuanto a la necesidad de una profunda autocrítica, de cambio de mujeres y hombres de su gabinete y de implementar cambios en las políticas de gestión.-

Cambios que no pueden quedar en meras palabras o nuevas promesas que no se cumplen.-

El resultado electoral, no es solamente la consecuencia de una campaña donde no se encontró el mensaje adecuado para los vecinos del partido de Necochea, ya que el distanciamiento de buena parte de la ciudadanía con la gestión local, ya se había reflejado en el ajustado resultado electoral del año 2007, donde el Sr. Intendente obtuvo la reelección.-

Ese desfavorable estado de opinión se hizo más palpable desde la reasunción del segundo periodo de gobierno.-

La falta de oportuna renovación de funcionarias y funcionarios, con su imagen agotada ante la ciudadanía, por el desgaste propio de la función, cuando no por errores propios, políticos o de gestión, sumado a la emisión de mensajes políticos contradictorios y ambiguos desde el ejecutivo respecto del tipo de alianzas, vínculos y relaciones con el Gobierno Nacional, la falta de volumen político que rodean a los actos de gobierno, el silencio comunicacional, impugnaciones y proscripciones internas, ambigüedades en temas centrales como el campo, mala gestión económica, excederse en la planta política para pagar favores entre muchas y otras cosas, junto al alejamiento de los reales problemas de la gente en épocas de crisis como la que vivimos, tiñeron el transito de este segundo mandato y fueron abonando el resultado del 28 de junio próximo pasado.-

Debemos actuar rápido y en consecuencia

Es cierto que el silencio en política a veces es virtud, pero otras muchas es defecto y grave, máxime cuando se tienen funciones de gobierno y se debe comunicar con claridad lo que se hace, por que se hace y con quien se hace para poder mantener el acompañamiento de la opinión publica, aún en el disenso.-

Las circunstancias, apuntadas en los párrafos anteriores, a pesar de haber sido advertidas por muchos correligionarios y comunicadas a miembros del gobierno comunal, no fueron tenidos en cuenta y así se llego a la campaña electoral, donde el gobierno apostó al solo argumento de las obras a realizar con aporte nacional y la división del peronismo, el resultado esta a la vista.-

La conclusión se impone, la abultada perdida de votos no esta dada solo por la ola antikirchnerista, no fue casualidad, ni obra de la mala suerte o solo producto de la dinámica de circunstancias políticas ajenas al distrito, también tiene que ver y mucho con lo que se hizo , y con lo que se dejó de hacer desde la administración comunal.-

Clara autocrítica de quienes tienen responsabilidad de gobierno, cambio de políticas en la gestión y una profunda renovación del gabinete, sin distinción entre los llamados "políticos" y/o "técnicos", sin enroques ni cosmética, debe ser la consecuencia necesaria de interpretar el menaje de las urnas.-

Hoy es tiempo que hombres y mujeres le hagan un servicio al Partido y al Gobierno, dando un paso al costado en sus funciones sin que se lo reclamen. El domingo 28 de Junio se impugnó una forma de ejercer el Poder reñida con los valores que nos encumbraron el 14 de Septiembre del año 2003. Cambiar es de sabios, persistir es suicida.-

Cambios que deben producirse mas temprano que tarde.-

Una derrota electoral no es el fin del camino, ni sus consecuencias son inexorablemente otra derrota electoral, pero sólo si se interpreta y aprende su mensaje.-

Pasados veinte días desde el acto comicial, los radicales estamos preocupados por cuanto aquellas palabras del Sr. Intendente del día lunes 29 de junio de 2009, no se traducen en los actos que los votantes con su voto reclaman.-

El Sr. Intendente se ha reunido con la oposición triunfante, antes que con las autoridades partidarias y los distintos estamentos del partido, para poner en marcha esta necesaria nueva etapa. Definiendo con ese comportamiento que el mismo parece que cree, que esta situación se resuelve desde su individualidad y no formando parte de un proceso colectivo del que surgió y al cual se debe.-

El retiro anticipado del Dr. Molina de la reunión convocada por las autoridades partidarias para analizar el resultado electoral y los caminos a seguir (Llevándose a cabo la reunión sin el principal protagonista), ponen en duda que se esté en el camino de poner en acto lo dicho por el Sr. Intendente el 29 de Junio pasado.-

La derrota debe parir cambios, unir al partido con la gestión y entre todos encontrar el camino que nos lleve a recuperar el electorado perdido, lo que no se hizo antes hay que hacerlo ahora, no podemos actuar como se estuviéramos ante un proceso de transición entre este gobierno y el que surja de las elecciones del año 2011, porque estamos ante dos años y medio de gobierno por delante con dificultades de todo tipo.-

El radicalismo debe y está dispuesto a acompañar, cobijar y ayudar a mejorar el rumbo de la gestión. Porque esta en juego no solo el gobierno encabezado por el Dr. Molina, sino el proyecto superador que extrajo a Necochea del feudalismo clientelar al que lo sometió el peronismo durante veinte años y al que por falta de memoria se puede volver en un futuro no lejano.-

Solo el Dr. Molina puede definir si toma en cuenta la mano que se le extiende o recorre en soledad el tiempo que resta para culminar su gestión de gobierno.-

Comentá la nota