El reality oficial: por qué Jaque hizo fracasar el retiro espiritual del PJ

Nadie cree que la suspensión y/o postergación del cónclave se haya producido "por los compromisos de agenda del gobernador". La clave está en la serie de reuniones críticas de dirigentes peronistas, sin la presencia de Jaque. El mandatario está enojado con esto.
Cuando uno no quiere hacer algo cualquier excusa sirve para no hacerlo, dicta un pensamiento popular aplicable para estas épocas de evasivas gubernamentales, donde el "reality" oficial continúa y se transmite en directo desde cada despacho peronista. Y esa señal es tomada por los medios locales casi en tiempo real.

Esta vez se trata de la sospechosa suspensión del cónclave peronista organizado infructuosamente por el presidente del PJ, lo que se ha convertido en el misterio del día. Nadie cree las explicaciones que ha dicho Juan Marchena a los medios, aunque insistan desde el Consejo partidario en que "no se trata de una suspensión sino de una postergación por problemas de agenda del compañero gobernador".

La renovada versión de esta etapa crítica del PJ la dio Pablo Quinteros. Y generó más incertidumbre dentro del partido gobernante. Este dirigente hace de vocero de Marchena y es integrante del órgano partidario, en ese doble rol dijo: "Está todo acordado para que se de un encuentro institucional, más allá de la reuniones que se vienen haciendo. En realidad el análisis de la derrota electoral ya se hizo, lo que tenemos que hacer es poner en valor el proyecto justicialista gobernante para ponernos frente al pueblo que en definitiva es el destinatario de lo que hacemos".

Esta es la traducción política que han hecho algunos referentes peronistas de este nuevo mensaje cifrado: Jaque ha objetado la realización de la reunión en Uspallata porque no está dispuesto a ser el blanco de las críticas ácidas que ya se han escuchado en distintas juntas que se han concretado en este último tiempo, donde las figuras del gobernador y sus principaleros laderos -Alejandro Cazabán y Raúl "Perruco" Leiva- fueron cascoteadas.

Esos dardos lanzados y que Jaque quiere eludir, han salido de las reuniones organizadas por el sindicalista Roberto Picco, a la sazón vicepresidente del PJ. Pero se han concretado otras juntas más reservadas en Buenos Aires que también han inquietado al gobernador.

Otras calificadas fuentes justicialistas confiaron que el súper asesor presidencial Juan Carlos "Chueco" Mazzón convocó a varios intendentes peronistas que estaban en Buenos Aires ayer para estudiar el "caso mendocino". Más allá de que el propio Mazzón le dijo a este diario hace unos días que estaba "desconectado" de la situación provincial.

Sin que se pudiera confirmar quiénes acudieron a esa convocatoria del "Chueco", líder del sector Azul, se supo que estaban en Capital Federal realizando gestiones para sus municipios: Rubén Miranda, de Las Heras; Adolfo Bermejo, de Maipú; Alejandro Abraham, de Guaymallén, y Jorge Giménez de San Martín.

A propósito, el lasherino es el presidente electo del PJ y advirtió que no asumirá en tanto no haya un cambio de actitud y rumbo hacia una "peronización" del Gobierno.

Por otro lado, el presidente de la Cámara de Diputados, Jorge Tanús y el jefe del bloque de diputados peronistas Carlos Bianchinelli también estuvieron en Buenos Aires por tramitaciones en la Anses ante la posibilidad del crédito para la construcción de viviendas que sería otorgado por el organismo provisional a la provincia.

Estos contactos de dirigentes provinciales con referentes nacionales no son nuevos. Los mismos informantes oficialistas admiten que hasta Néstor Kirchner ha escuchado la queja mendocina sobre la situación del gobierno de Jaque.

Estos confidentes señalan que ante esos planteos generados por la preocupación de algunos jefes peronistas, el ex presidente ha respondido con un mandato: "No hay que dejarlo que se caiga, hay que sostener a Jaque".

Lo que está claro es que el argumento de Marchena publicado el lunes 13 mutó desde "la necesidad de hacer un debate profundo y autocrítico que todavía está pendiente para corregir el rumbo" a esta renovada versión que dio su vocero Quinteros donde ahora hay que pensar cómo "poner en valor el proyecto justicialista de gobierno".

Este nuevo capítulo no hizo más que alimentar el malestar de la conducción partidaria y de la línea de los intendentes que ya poco disimulan el malhumor que les genera estas actitudes del gobernador.

Quinteros le puso una nueva fecha para definir este proceso. Será el lunes cuando se reúna la dirigencia partidaria para fijar una nueva fecha del retiro espiritual del peronismo al cual, por el momento, Jaque no quiere ir.

Comentá la nota