El "realismo" de la DIPPEC frente a la "ficción" del INDEC

Informe de coyuntura del Consejo Profesional de Ciencias Económicas
Jujuy - En los dos últimos meses, agosto y septiembre, la medición del Índice de Precios al Consumidor en San Salvador de Jujuy, que realiza la Dirección Provincial de Planificación, Estadísticas y Censos (DIPPEC) ha registrado que el porcentaje de inflación en ese bimestre fue del 3 %, muy superior al que se difunde nacionalmente a través del INDEC. En lo que va del año según este organismo el pico máximo de inflación a nivel nacional se registró en el mes de agosto, con 0,8 % de inflación en precios al consumidor. En Jujuy en ese mes fue del 2 %. Lo mismo viene sucediendo con la medición anual. Mientras que para el INDEC en los años 2007 y 2008 la inflación minorista no superó el dígito, para la DIPPEC en Jujuy en el año 2007 la inflación fue del 24,92 % y en el año 2008 del 23,73 %. El realismo de la DIPPEC en este tema se ubica en las antípodas de los métodos cuestionados al INDEC.

Mientras en nuestra provincia la producción en la economía real se mantiene a niveles normales y con posibilidades de crecimiento, en el caso particular de la agroindustria azucarera, por el lado del sector público el panorama es preocupante, más aún si se estudia la perspectiva pautada en el Presupuesto Nacional en materia de recursos de origen nacional que se enviarán a las Provincias.

El proyecto de presupuesto 2010, que ya tiene media sanción, estima que durante este año el conjunto de las provincias y la ciudad autónoma de Buenos Aires, recibirán un total neto de $ 55.091 millones de pesos en concepto de coparticipación federal de impuestos de lo que se reparte de la distribución secundaria según los porcentajes de la Ley 26.075.

El problema para Jujuy es que por este concepto la Nación presupuesta enviar $ 1.562 millones, cuando en el presupuesto provincial aprobado para el año 2009 se estimaba recibir $ 1.573 millones. Es decir que se recibiría $ 11 millones menos. Del presupuesto 2009 sólo se ha recibido hasta el día 26 de octubre $ 1.187, un 75,46 % de la coparticipación directa de la Ley 26.075, de lo que se suponía para todo el año. Es poco probable que en los dos meses que faltan se reciban los $ 386 millones restantes. La situación sólo se puede resolver de mediar decisión política del Gobierno nacional para asistir a la Provincia con fondos que se manejan de manera discrecional. En el transcurso del año fue posible afrontar el gasto mensual con este tipo de recursos. El problema se agrava en vista a las pautas del presupuesto nacional 2010. El presupuesto nacional no incluye la coparticipación de la totalidad de las retenciones a las exportaciones del complejo sojero, ni la del 100 por ciento del impuesto al cheque, al igual que se mantiene el 15 % que ceden las Provincias a la seguridad social a través del Pacto Fiscal I.

En relación a la conflictividad social que vivimos un solo dato ayuda a comprender el fondo del problema. Según los últimos registros de la ANSES desde Jujuy aportan al sistema de seguridad social aproximadamente unos 51 mil asalariados en la actividad privada y una cifra similar son los asalariados del sector público. Esta relación de uno a uno es abismalmente diferente a la que se registra a nivel nacional que es de 4,6 asalariados en el sector privado en blanco por uno en la administración estatal en todos su niveles. A los asalariados en blanco del sector privado se suman por lo menos otro 40 % de trabajadores en negro. El Estado también registra, en mucho menor cuantía, personal en condiciones precarias.

Al no contarse con una estructura productiva industrial y agropecuaria diversificada, generadora de empleo genuino proporcional al crecimiento vegetativo de la población, desde que el flagelo de la desocupación se instaló en el país, en particular en Jujuy desde el año 1992, han crecido muy por arriba del trabajo genuino los subsidios a la desocupación. En tanto este problema estructural se mantenga asistiremos al crecimiento de la pobreza y la indigencia. Entre el Censo de Población que se avecina y el Censo del año 2021 Jujuy pasará a tener un millón de habitantes. Se trata indudablemente del tema más importante en la agenda de una política de Estado.

Comentá la nota