La realidad social y el valor de propiedades y alquileres fueron una constante de la demanda

Respondieron a la convocatoria tandilenses con denominadores comunes. El difícil acceso a las propiedades, por su alto valor, y la incesante suba de los alquileres fueron una constante en sus testimonios.
Durante las horas de la mañana de ayer, una multitud de tandilenses acudió al Centro Sociocultural Almafuerte, ubicado en la calle Santamarina 840, para inscribirse en el Registro Unico de Demanda Habitacional, la iniciativa convocada por Desarrollo Social para elaborar un registro de las necesidades habitacionales en la comunidad.

Si bien la convocatoria fue masiva, la correcta organización del evento permitió que las diversas familias pudieran inscribirse con total normalidad, sin tener que sufrir grandes demoras.

Para el registro, el Centro Cultural Almafuerte se encuentra dividido en tres sectores, dependientes de las necesidades de la gente.

Por un lado, un fragmento del lugar está destinado a la inscripción para obtener terrenos, dirigida a aquellos que tienen la posibilidad de construir pero que no tienen lotes disponibles.

Asimismo, el sector del registro más concurrido en el día de ayer es el de vivienda única, consignado a quienes no tienen la posibilidad de construir ni tampoco poseen lote propio.

En tercer lugar, la inscripción permite registrar a aquellos que necesitan realizar mejoras en su vivienda y que no poseen el sustento económico para lograrlo.

Reclamo masivo

En el primer día, la masiva afluencia de tandilenses interesados en solucionar sus problemas habitacionales, dejó en claro que el déficit de viviendas es real. Desde las ocho de la mañana, la gente se fue acercando al Centro Cultural y, con el correr de los minutos, se formaron filas que llegaron a la esquina de la cuadra.

Al parecer, la necesidad de viviendas únicas prevaleció frente a otras urgencias en la misma temática. "Hace ocho años que estoy alquilando, tengo dos hijas y realmente no puedo pagar los intereses de un crédito. Por eso me anoté hace unos años en el Plan Federal y, como no fui adjudicada, aún busco una vivienda propia", manifestó Esther, del barrio La Terminal, luego de inscribirse en el Registro Unico de Demanda Habitacional.

De la misma forma se expresó Marilyn, quien se anotó en el censo desde su condición de madre soltera. "Hace ocho años que estoy viviendo ‘de prestada’, tengo tres hijos, motivo por el cual no pude anotarme en el Plan Federal, por eso ahora vine a inscribirme en la base de datos", declaró la joven madre, quien aseguró que "espera tener una respuesta a su necesidad".

Según atestiguó Viviana Coronel, del área de vivienda dependiente de la Secretaría de Desarrollo Social, "hay muchos casos de familias de escasos recursos, que no pueden alquilar en estos momentos y, por lo tanto, sus casos son urgentes, de resolución inmediata. Pero lo que nosotros le explicamos es que esto es un registro, un censo para generar una base de datos. Entonces esos casos son derivados a otra instancia de asistencia social donde puedan ser resueltos".

En cuanto a los pedidos de terrenos, también hubo una respuesta significante. Como el caso de Juan Jesús, quien admitió que tiene la posibilidad de adquirir una casa prefabricada pero necesita un lote para instalarla. El obrero de la construcción, padre de cuatro hijos, se mostró optimista: "Creo que es una buena iniciativa y esperamos conseguir un terreno propio".

A su vez, hubo varios interesados que se inscribieron para lograr mejoras en sus viviendas. Los pedidos fueron desde cimientos fundamentales, hasta revoques en las paredes y construcción de habitaciones para hijos de familia.

De esta manera, el primer día de convocatoria logró una respuesta multitudinaria, lo que manifestó la urgencia de una cuestión profunda que el actual Gobierno debe enfrentar.

Comentá la nota