Reafirman en Colón que solo las farmacias garantizan seguridad

Si bien la circulación de medicamentos por fuera de las farmacias es conocida y es denunciada por los colegios de farmacéuticos desde hace mucho tiempo, los últimos acontecimientos que fueron publicados por la prensa son de una magnitud tal que sorprenden, y a la vez, sacan a la superficie un gran negocio que atenta contra la salud de los usuarios.
Hoy cualquier persona más o menos informada sabe que los medicamentos le llegan a los consumidores por distintas vías: comprándolo por Internet, recibiéndolo por encomienda directamente desde las obras sociales, comprándolo en quioscos o supermercados, pero, lo que es más grave, muchas de esas vías no son seguras, pueden llegar en mal estado o adulterados.

La farmacéutica local, Inés Noé sostiene que los medicamentos que pasan por las farmacias son seguros, "recibimos notificaciones del organismo de control AMMAT permanentemente, informando las anormalidades, lo que nos asegura la entrega de medicamentos en condiciones".

A pesar de que no es nuevo, lo último, por su importancia, la sorprende, "sabíamos que había denuncias, pero no conocíamos la utilización de troqueles falsos, y el relleno de las cajas con medicamentos sin principio activo, porque es algo tremendo. También, - continuó - sabíamos de la venta por fuera del circuito legal, porque esa presencia de medicamentos es detectada por los laboratorios del Colegio de Farmacéuticos o del AMMAT que nos comunica el nombre, lotes, marcas o laboratorios, para que no se vendan, porque no cumplen los requisitos, de modo que en los canales legales el control está, pero esto es mucho más grave". Igual reconoce que algunas sospechan tenían, porque, dice, "pensábamos que algo raro pasaba porque cuando se hacían las licitaciones no podíamos competir con el precio, incluso la propia Confederación Farmacéutica Argentina, que es la mayor red del país, no podía hacerlo, por lo tanto algo raro pasaba, y la respuesta ahora se conoce, los medicamentos tenían agua destilada".

Una vez más remarcó, "lo que se entrega en las farmacias, o sea por la vía legal, ofrecen seguridad porque el AMMAT controla y las droguerías compran en blanco, no hay medicamentos robados o comprados en esos lugares que ahora tomaron estado público". Luego agregó, "el problema principal son los medicamentos que directamente entregan las obras sociales, porque escapan a los controles del AMMAT y entonces, por deshonestos o por desconocimiento, en ocasiones no lo hacen en buenas condiciones, de todos modos, la gran duda siempre está en el precio, nosotros no podíamos competir porque el precio de ellos era siempre muy inferior".

Explicó que en la Provincia hay una ley, "pero necesitamos una ley nacional, que estaría próxima a salir que no permitirá la venta fuera de las farmacias, que desde hace tiempo venimos pidiendo. Muchos dicen que es un reclamo por cuestiones económicas pero no es así, esos tratamientos especiales nos significan honorarios mínimos. A su vez, - continuó – la ley prohibirá la venta por Internet, habrá imposibilidad de vender en los quioscos o supermercados y no será posible la entrega de medicamentos especiales por medio de las obras sociales. Esas cuestiones, más la entrega de medicamentos bonificados directamente desde los laboratorios por encomienda, son nuestros viejos reclamos, pretendemos que no se utilice ese sistema que no es seguro", nos dijo.

Inés Noé remarcó, "hoy toma estado público lo que venimos sosteniendo desde hace tiempo, en el país hay un sistema de medicamentos robados y otro de adulterados, droguerías que compraban directamente la carga de los camiones robados que venden a mitad de precio, se comercializaba según el medicamento, a través de obras sociales o quioscos. El problema de los robados es que puede cortarse la cadena de frío, mientras que los adulterados directamente es algo criminal porque lo hacen sabiendo que son para tratamientos especiales y no le entregan la medicación adecuada. Finalmente, - dijo - están los medicamentos que los laboratorios le envían a los médicos en forma gratuita como método de promoción. Ese sistema no brinda seguridad, cualquier medicamento debe ser entregado por intermedio de las farmacias habilitadas por la autoridad competente sujeta a fiscalización y controles permanentes que tienen las farmacias", dijo finalmente. El Colegio de Farmacéuticos puso a disposición de la gente el 0800 999 4847 para que consulten ante cualquier duda sobre la calidad de algún determinado medicamento.

Comentá la nota