El PJ se reacomoda y quieren menos poder para Mazzón

Atomizados, los sectores opositores a los azules buscan cambios en el Gobierno y el partido. Félix, los ministros y algunos aislados pelean por ganar protagonismo.

Mientras el gobernador Celso Jaque trata de reponerse de la derrota del domingo pasado y ensaya variantes en su gabinete (ver aparte), en el peronismo local ya empezaron los reacomodamientos que apuntan a los comicios de 2011.

Todos perdieron en las urnas, sin embargo algunos menos que otros y ahora aprovechan esa situación para ganar espacios. Ya se perfilan los grupos emergentes que no participaron de la elección y quieren postularse como alternativa.

Los azules

El ala más poderosa del partido, hasta ahora, quedó debilitada pero siguen apoyando al Gobernador, al que le piden cambios urgentes. Este grupo, comandado por el operador político y asesor presidencial Juan Carlos Mazzón, fue la columna vertebral de la campaña electoral en la que el peronismo perdió por más de 20 puntos. Además, a ese espacio político pertenece el candidato a senador nacional Adolfo Bermejo.

Dos años atrás fue el mismo Mazzón quien bendijo a Jaque como candidato. Escudados en ese pasado glorioso, los azules predominaron en la campaña y desde los otros sectores ya les hacen pagar el resultado.

A horas de la derrota, el diputado nacional electo Omar Félix cargó contra "la metodología de la campaña" y sin nombrarla apuntó contra la diputada nacional Patricia Fadel, alfil de Mazzón.

En tanto, desde Casa de Gobierno cuestionaron a Bermejo por "no haber tenido la capacidad de jugar fuerte en la elección".

Pero pese a todos los dardos, los azules seguirán pegados a Jaque. Según confió a Los Andes el jefe del bloque de diputados provinciales, Carlos Bianchinelli, el lunes por la mañana Bermejo citó a los suyos con un mensaje claro. "El Adolfo nos pidió tranquilidad y calma e insistió en que teníamos que gestionar y ayudar al Gobernador en lo que se pueda", dijo.

Tanto Bermejo como otro intendente azul, el de San Martín, Jorge Giménez, mantuvieron esa posición conciliadora en sus declaraciones públicas. Ambos admitieron que hay cosas "que no están bien", pero no cuestionaron a Jaque. Por ahora, los únicos cambios que piden son de autoridades partidarias.

De todas maneras, de acuerdo a las versiones que circulan dentro de ese espacio político, los azules estarían dispuestos a "mostrarle los dientes a Jaque" más adelante, si la situación del Gobierno no cambia y especialmente si se trata de elegir el candidato a sucederlo.

El tándem Félix-Abraham

Félix perdió pero festejó el domingo en la noche por las calles de San Rafael. Allí ganó por pocos puntos, pero le bastaron para diferenciarse del resto de los intendentes peronistas, quienes fueron derrotados en sus respectivas comunas.

Por eso, el mismo día, salió a criticar a los encargados de la campaña y pidió una apertura del partido y del Gobierno. Después bajó el perfil, pero de acuerdo a lo que cuentan en su entorno, le exigió cambios en el gabinete a Jaque, aunque no propuso ningún nombre, para despegarse totalmente de la gestión provincial.

Los dirigentes de otros grupos intentan frenar la embestida del sanrafaelino con dos argumentos. Primero, diciendo que Félix ganó pero por un margen pequeño y "eso no lo pondría en carrera" como candidato a gobernador, que es a lo que apunta. Y, además, remarcan que "no se puede construir un proyecto político sólo desde San Rafael".

Por esto, Félix muestra a su aliado, el intendente de Guaymallén, Alejandro Abraham, quien quedó en una posición incómoda porque sus candidatos a concejales perdieron por amplio margen.

En este grupo suele estar el intendente de Las Heras, Rubén Miranda, quien fue elegido como presidente del justicialismo (debe asumir a fin de año). Miranda es un líbero y en otras oportunidades se mostró cercano al sector azul. Ahora, está debilitado porque fue el jefe de campaña de esta adversa elección para el PJ. Además perdió su duelo con Guillermo Amstutz.

Los ministros de Jaque

Reuniones, reuniones y reuniones. Esa actividad fue común durante toda la semana para los considerados "ministros con perfil político de Jaque", entre los que están incluidos el secretario de Ambiente, Guillermo Carmona; el de Turismo, Luis Böhm; el ministro de Gobierno, Mario Adaro; el de Infraestructura, Francisco Pérez, y el de Seguridad, Carlos Ciurca.

Además participó el secretario general de la Gobernación, Alejandro Cazabán, cuestionado dentro del peronismo y también por la oposición porque, según lo acusan, fue el ideólogo de la campaña sucia contra los candidatos del cobista Frente Cívico Federal, que ganó la elección con el 45% de los votos.

¿Qué buscan con esos encuentros los funcionarios? Tienen dos objetivos. Uno a corto plazo, que es fortalecer a Jaque en este difícil momento (que incluye el avance de la gripe A además de la derrota electoral) ocupando nuevos cargos.

Pero también tienen una meta a mediano plazo. Los ministros pretenden fortalecerse como sector (y que no les pase lo mismo que en la interna pasada en la que quedaron relegados) y convertirse en protagonistas de la gestión para luego poder lanzarse como candidatos a algún cargo codiciado en 2011. "Hay que mostrarlos, que sean voceros, hacerlos conocidos para después negociar espacios con el resto de los dirigentes", confiesan en Casa de Gobierno.

Este grupo tiene el apoyo de dos diputados nacionales y gremialistas Guillermo Pereyra (titular del Centro de Empleados de Comercio) y Dante González (jefe del Sindicato de Petróleo y Gas Privado).

Los emergentes

Son pocos, pero se quedaron al margen de la elección y ahora se consideran los verdaderos ganadores. El diputado provincial Daniel Cassia está armando un grupo político junto al ex embajador y funcionario Carlos Abihaggle, en el que busca diferenciarse de Jaque y del kirchnerismo y ya se referencian con el posible candidato a presidente por el peronismo disidente Carlos "Lole" Reutemann.

"Vamos a armar un ateneo de discusión en el que se conformarán nuestros equipos técnicos", contó Cassia. "La gente quiere soluciones a los problemas cotidianos", continuó. El legislador, que siempre apuntó a trabajar proyectos de Seguridad, ahora ampliará el espectro.

Por otro lado, el presidente de la Fundación Contemporánea, Simón Bestani (que cuando comenzó la gestión era el sostén ideológico de Jaque) critica al peronismo y al Gobernador por el resultado de los comicios y pide "caras nuevas" en el gabinete. Reivindica a Félix por el triunfo electoral y cuestiona al sector azul por su adhesión al kirchnerismo.

Comentá la nota