Se reacomoda la Legislatura a la espera del recambio

El 10 de diciembre asumirán los diputados y senadores electos en las pasadas elecciones. Pero antes hay movimientos en las tres grandes fuerzas parlamentarias de la Provincia
Faltan poco menos de cuatro meses para que la Legislatura bonaerense se renueve y muestre su nueva cara, que será el reflejo del resultado electoral del pasado 28 de junio en la Provincia. Pero, luego del receso legislativo, la semana pasada ambas cámaras retornaron a la actividad con algunas modificaciones, producto de movimientos de los legisladores.

Esos cambios anticipan la conformación de los nuevos bloques luego del 10 de diciembre, cuando habrá tres actores principales: el Frente par la Victoria, el Acuerdo Cívico y Social y Unión-Pro. Aunque se impondrá la figura del interbloque (sobre todo en la oposición) a pesar de que no está contemplada para el parlamento provincial.

Entre las novedades, que ya se cristalizaron el miércoles pasado en los recintos de Diputados y Senadores, está la separación del bloque de la Coalición Cívica en Ari y Gen, producto del conflicto entre las líderes de cada sector, Elisa Carrió y Margarita Stolbizer. Aunque las bancadas seguirán trabajando juntas, e incluso la mayoría de sus integrantes no era partidario de la división.

En la Cámara baja quedaron seis diputados en el bloque del Ari Coalición Cívica, presidido por Walter Martello, y siete en el Gen Coalición Cívica, que encabeza Jaime Linares, además del socialista Carlos Nivio. En el Senado se repartieron en cuatro por cada uno de los bloques. El Ari lo preside Javier Mor Roig y el Gen quedó a cargo de Roberto Molini.

Pero la fractura de la Coalición Cívica no fue la única modificación en el regreso a la actividad legislativa. Tras las elecciones del pasado 28 de junio y durante el prolongado receso, que se estiró debido a las prevenciones por la gripe A, las negociaciones entre los legisladores se acrecentaron, sobre todo en el Senado, donde su presidente y vicegobernador, Alberto Balestrini, logró que la senadora del Pro disidente, Viviana Arcidiácono, oficialice su pase al Frente para la Victoria, aunque el pase ya se preveía desde que la legisladora de extracción peronista rompió con la conducción nacional del Pro.

En el Senado, sin embargo, el oficialismo tuvo una alta y una baja, porque el senador Julio Salemme blanqueó su pase a Unión-Pro y formó un unibloque, al menos hasta diciembre, cuando reasuma su banca y se sumen sus compañeros electos en las pasadas elecciones, a los que también se debería integrar el actual senador de Unión Celeste Blanco, Antonio Nieto.

Así las cosas, la conformación de ambas cámaras legislativas van tomando la forma que tendrán luego del recambio legislativo, cuando el dato saliente será la pérdida de la mayoría automática del oficialista Frente para la Victoria. Aunque de acá a diciembre no se descarta que haya otros movimientos. En ese sentido, la atención está puesta en los posibles legisladores que podrán dar el salto del oficialismo al peronismo disidente, entre los que se encontrarían al menos dos diputados que tienen un pasado como funcionarios del ex gobernador Felipe Solá, hoy peronista disidente.

Ya se van armando las bancadas para 2010

El 10 de diciembre asumirán 46 diputados y 23 senadores. Aunque se dividirán en los tres sectores. Frente para la Victoria (FpV), Acuerdo Cívico y Social (ACyS) y Unión-PrO (UP), dentro de cada uno de ellos habrá distinciones e interbloques.

El desafío del FpV será mantener los legisladores que le quedarán después del recambio. En diputados habrá 37 a los que se podrá sumarse el radical K, Patricio López Mancinelli, aunque todavía no está confirmado si el único sobreviviente de la Concertación Plural en la Legislatura bonaerense tendrá un unibloque o se incorporará al FpV. En Senado, el bloque oficialista será de 20 legisladores, entre los que habrá un cobista, Carlos Ferreyra, reacio a abandonar su actual bancada.

El ACyS tendría al menos tres interbloques en el Senado: Ari (con 5 legisladores), Gen (con 7), UCR (4) y restan las definiciones de la cobista de Junín, Malena Baro (que podrá armar un unibloque del Confe o sumarse al radicalismo), y de Roberto Costa, que llegó al Senado provincial por el acuerdo entre Elisa Carrió y el intendente de San Isidro, Gustavo Posse. En diputados habrá cinco interbloques: GeN (con 10 integrantes), UCR (10), Ari (9), Confe (5) y Socialismo (1), aunque no se descarta que los cobistas se sumen a la UCR.

En Unión-Pro todavía no definieron si armarán un bloque único, aunque en la Cámara baja lo más probable es que haya dos interbloques, por un lado los macristas del Pro, que serán 5, y por otro los 14 peronistas disidentes, entre los que se mezclarían quienes responden a Francisco De Narváez y a Felipe Solá. Así esperan poder captar a los oficialistas disidentes sin que coincidan con los macristas. En el Senado, en cambio, los ocho de Unión-Pro estarían juntos.

diario Hoy

Comentá la nota