El HCD es reacio a autorizar un nuevo aumento

El proyecto de ordenanza, de incremento de las tasas, ingresó ayer a la secretaría del HCD, pero no bajó al recinto para ser tratado, en la primera sesión extraordinaria de febrero. Se espera que se le de tratamiento en la segunda quincena de este mes, pero los bloques opositores son rehaceos a autorizarle un nuevo incremento de tasas.
La semana pasada el intendente Juan José Bahillo mantuvo reuniones con los diferentes bloques opositores, con el objetivo de explicarle cual es la responsabilidad de cada uno, ante un contexto inflacionario que vive el país, el incremento del costo de los servicios y gastos del personal municipal.

Pero los concejales de nuevo espacio integrado por Eugenio Bourlot, Francisco Álvarez, Rosa Majul y Olga Isola, no levantarían la mano por el si, como tampoco los del Peronimo Federal, integrado por Haydeé Venturino, Lidia Meillard y Marcos Henchoz.

Los ediles argumentan que la prestaciones de los servicios municipales no son de buena calidad y tampoco se puede pedirle a la población que pague un tercer incremento en 26 meses de la actual administración Bahillo.

Los ediles pretenden un mejor control del gasto y mejorar la cobrabilidad de las tasas, antes de salir a meterle la mano en el bolsillo nuevamente a los buenos contribuyentes.

El proyecto de ordenanza

En uso de las atribuciones conferidas por el artículo 112 de la Ley 3001, el Ejecutivo elevó esta semana al HCD un proyecto de ordenanza para incrementar las tasas de las prestaciones de servicios municipales. De ser aprobado por el Legislativo, sería el tercer incremento de la actual administración y el acumulado alcanzaría al 58 por ciento en menos de tres años de gestión para un residente que viva en la zona semicéntrica.

En la parte resolutiva del proyecto el artículo 1° establece un "incremento transitorio de las valuaciones físcales según las normas del artículo 2 del Código Tributario Municipal, la carga impositiva será del 20 por ciento para la zona A (centro); de un 18 por ciento para la zona B (semicentro); un reajuste del 16 por ciento para la zona C (barrios) y del 15 % por ciento para la zona periurbana D y E.

El proyecto de ordenanza ingresaría al recinto la segunda quincena de febrero, para comenzar a ser discutido por los concejales en una sesión extraordinaria.

Este incremento representará una recaudación adicional estimada de 1,5 millones de pesos, según estimaciones de la Secretaría de Haciendas de la Municipalidad.

El incremento en la factura de las tasas para la zona A será de 11 pesos, de 7 pesos para la zona semicéntrica y de 3 pesos para los barrios y periferia.

Sin embargo será el tercer retoque que tendrá la tasa general inmobiliaria (TGI) desde que asumió la actual gestión en diciembre de 2007, en la cual las tasas ya estaban desactualizadas para los costos operativos de los servicios municipales.

En aquel entonces a la administración Bahillo, le quedaban dos opciones, hacer un tarifazo en su primer año de gestión del orden del 40 por ciento, o distribuir ese incremento en pequeños aumentos porcentuales; sin embargo de ser aprobada la actualización de la TGI por el HCD, un propietario que vive en una casa de la zona semicéntrica de la ciudad, habrá tenido un incremento interanual acumulado del 58 por ciento en menos de tres años de gestión.

Comentá la nota