Reaccionan obreros de Aceros Borroni contra la UOM por la expulsión de su delegado Jesús Guerra

Un congreso extraordinario de delegados votó la expulsión. Luego sus compañeros se manifestaron, pidiendo la recuperación de la afiliación y la devolución del cargo para el que había sido electo.
Ayer viernes, en la sede de calle 30 entre 31 y 33, tuvo lugar el Congreso Extraordinario de la Seccional Mercedes de la Unión Obrera Metalúrgica, que preside Julio Núñez. Anticipado en el orden del día de la convocatoria y en carta documento al destinatario del juicio interno, la conducción de Julio Núñez encuadró como "falta grave" un episodio de verificación en un armario de una sección, del cual la empresa abrió y extrajo una herramienta que había guardado un compañero ausente (el ex delegado Biondo).

También lo acusaron de peleas con Núñez enmarcadas en una tensa relación agudizada en los últimos meses, donde Guerra aparece como uno de los referentes de una oposición interna, que se vio durante los paros de la UOM en el mes de julio y en la elección de delegados en fábrica. .

En rueda de prensa, Núñez explicó que Biondo (que no está en la planta), estaba dispuesto a ceder la llave si la empresa se lo pedía (allí fue tajante al señalar que "la empresa actuó mal"). Núñez agregó que Biondo denunció que en vez de defenderlo como trabajador, Guerra estuvo de parte de la empresa en una acción equivocada.

Tras explicar los cargos que se le leyeron, Núñez dijo que a Guerra se le dio la posibilidad de hablar, pero que se tomó el derecho de no declarar y continuar las vías legales para rechazar la medida.

Núñez también manifestó haber recibido quejas de nueve despedidos en los últimos meses, donde el delegado Guerra no había intentado que los reincorporen: "Cada uno vino al gremio quejándose por que no lo habían defendido", subrayó.

"Yo entiendo que este compañero tiene mucho espíritu pero no respeta las leyes ni los estatutos y esto no es así", añadió el titular del gremio, quien también señaló: "No tenemos ninguna diferencia con nadie, pero esta gente parece que siempre tiene la intención de romper y eso está mal".

Tras negar rotundamente todas las acusaciones y denunciar a Nuñez por "persecución" en términos legales, la medida será apelada por parte de Guerra y su representante legal, aunque habrá que ver por dónde la canaliza, pues para Núñez en el orden administrativo que corresponde al Ministerio de Trabajo ya está todo resuelto y cumplido, por lo tanto queda la vía judicial.

Entre cánticos en contra de Núñez, daban a conocer irregularidades en la conformación de delegados en fábricas y talleres, como así mismo las diferencias de conquistas salariales, donde acusaron a Núñez de "no luchar por sus afiliados, pues en varios lugares los compañeros debieran estar cobrando más y él no hace nada para lograrlo".

Los protagonistas de la ruidosa protesta sobre la sede de la UOM (donde arrojaron huevos en señal de rechazo), quieren ahora preparar una marcha para dentro de diez días (posiblemente el 23), en reclamo de la restitución de Guerra como afiliado y en reclamo de "Transparencia Sindical".

http://www.noticiasmercedinas.com/091114borroni.htm

Comentá la nota