Reacción de Baquero ante reproches de Tejedor

El trabajo de prevención contra el dengue, buscando minimizar un rebrote de la enfermedad cuando regresen las temperaturas cálidas, nunca se detuvo y no hay municipios librados a su suerte, aseguró ayer el ministro de Salud de la provincia Francisco Baquero.
De ese modo, el funcionario reaccionó ante expresiones del intendente de Charata, Miguel Tejedor, quien en medios nacionales denunció que, pese a conducir la localidad más afectada por la epidemia en el verano, ni desde la provincia ni desde la nación se comunicaron con él para coordinar acciones preventivas.

El jefe comunal dijo que su preocupación es que, cuando se vaya el frío, las larvas del mosquito aedes aegypti (el insecto que transmite la enfermedad), al ser inmunes a las bajas temperaturas, se desarrollen y vuelvan a multiplicarse los casos de dengue. Además, dijo que aunque el registro oficial habló de 3.200 casos en su municipio, un censo realizado por la comuna detectó que los enfermos fueron unos 12.000.

"Hace política"

Baquero dijo que "es una forma muy particular de hacer política la del intendente Tejedor, y me llama la atención, porque las incumbencias están bien delimitadas. Nosotros desde el ministerio tenemos un programa muy preciso para la próxima temporada estival y para el dengue en particular".

En esta etapa previa al calor --dijo--, se realiza un control de vectores. "Estuvimos la semana pasada en Charata, nuestro equipo estuvo analizando viviendas mediante un muestro estadístico bien preciso en los barrios en que se inició el foco, y nos llamó la atención que en dos de los tres barrios no encontramos larvas de aedes, sino de mosquito común, y en el otro encontramos un índice bajo de larvas de aedes, y vamos a colocar larvicidas en esa zona", agregó.

El funcionario dijo que además en la misma localidad "se hizo la actualización profesional de todos los médicos de la zona, adonde concurrieron médicos de Pinedo, Las Breñas, Charata y todas las localidades que corresponden a esa zona sanitaria, y se hizo un curso todo el día para actualizar sobre dengue, porque es importante detectar el foco".

A esto sumó que ya se trabaja en la organización de la segunda jornada provincial de lucha contra el avance del virus, al estilo de la realizada en mayo, y nuevamente con la participación de todas las dependencias del Estado, la participación de organizaciones no gubernamentales y el apoyo del sector privado.

"Dengue va a haber"

Baquero también dijo que el gobierno se prepara "para tener listos los equipos de fumigación, tanto en lo relacionado en la fumigación espacial como la domiciliaria. Son cuatro acciones simultáneas, para que no nos sorprenda, como dice el señor intendente, el dengue en la próxima etapa. Trabajar, estamos trabajando, aunque esta etapa es silenciosa", remarcó.

Además, el ministro resaltó que "cada uno debe ocupar su lugar. Los intendentes tienen una tarea muy importante que hacer con el descacharrado y la eliminación de basurales a cielo abierto. Que cada cual se ocupe de lo que se tiene que ocupar y vamos a estar todos tranquilos de que no habrá dengue en verano. Mejor dicho, dengue va a haber, seamos realistas; pero con controles precisos en cada momento que se detecte, tratamiento adecuado y temprano, y teniendo muy presente que no se nos deben complicar los pacientes y mucho menos morirse".

Hoy en Buenos Aires se reunirá el Consejo Federal de Salud, donde se aprobará el plan nacional de prevención y control del dengue y la fiebre amarilla, que luego se elevará a la presidenta para que la acción tenga un respaldo integral.

"Acá la tarea no se detuvo. Incluso en Resistencia hace dos meses se hizo una jornada con la ex ministra Ocaña, para crear el escudo defensivo del norte argentino contra el dengue. Vinieron especialistas internacionales y autoridades sanitarias de Bolivia, Paraguay, Perú y Brasil. Nunca bajamos los brazos. Somos conscientes de lo que sufrimos, y no caben esas declaraciones. Son más de un impacto mediático que otra cosa", reprochó.

Comentá la nota