Reabrirán Abu Ghraib, la cárcel del terror

Reabrirán Abu Ghraib, la cárcel del terror
Pocos días después de que el presidente Barack Obama decretara el cierre de la prisión de Guantánamo, el gobierno iraquí anunció la reapertura de la cárcel de Abu Ghraib, histórico centro de torturas en ese país. Cauteloso, el gobierno de Bagdad anunció que el presidio reabrirá sus puertas bajo otro nombre. “Se llamará Prisión Central de Bagdad”, explicó el viceministro de Justicia iraquí, Busho Ibrahim.
En momentos en que las tropas estadounidenses comienzan a traspasar a sus colegas iraquíes la responsabilidad por la seguridad interior, éstas, según anunció el gobierno de ese país el sábado 24, volverán a disponer de las instalaciones de la tristemente célebre prisión de Abu Ghraib para alojar a los detenidos a partir de mediados de febrero, de acuerdo con fuentes citadas por el diario francés Le Monde. En un intento por atemperar las referencias provocadas por el nombre del presidio, Abu Ghraib versión II ya no se llamará así, aclararon fuentes gubernamentales. “Es que la sola mención de su nombre provoca un sentimiento muy amargo en el corazón de los iraquíes”, justificó Ibrahim.

La explicación gubernamental es simple: frente al tremendo flujo de detenidos que existe en el país de la mesopotamia, todos los centros carcelarios actualmente existentes se encuentran desbordados. Según un informe de la ONU sobre la situación penitenciaria en Irak publicado en diciembre 2008, en ese país hay alrededor de 35.000 presos; en muchas de las cárceles, grupos de hasta 120 personas se hacinan en celdas de 50 metros cuadrados. Si bien seis centros de detención financiados con capital norteamericano están siendo construidos a lo largo de todo el país, los números, al gobierno iraquí, no le cierran. Frente a ese panorama, las autoridades concluyeron que las instalaciones existentes no deben ser desaprovechadas, ya que Abu Ghraib cuenta con una capacidad de alojamiento de 15 mil personas y, de acuerdo con lo anunciado por el viceministro, cuando reabra sus puertas contará con un centro de asistencia médica para los allí detenidos, algo que no existía hasta ahora. Pero eso no es todo: allí también funcionará un museo para recordar las violaciones a los derechos humanos cometidas en sus celdas. El proyecto será financiado, también, con fondos de Washington.

En tiempos de Saddam Hussein (1979-2003), las 113 hectáreas de Abu Ghraib situadas al oeste de Bagdad fueron famosas por ser el centro elegido por las autoridades para detener y torturar a todo opositor político. Tras la invasión estadounidense en abril del 2003, el gobierno de Hussein desapareció, pero no así las prácticas en este centro. Meses después de iniciada la ocupación, numerosos casos de abuso y maltrato de prisioneros se hicieron públicos luego de una denuncia anónima del sargento estadounidense Joseph Darby, que no consintió lo que allí sucedía. Además, varias fotos se filtraron a la prensa mostrando a hombres y mujeres del ejército estadounidense cometiendo prácticas abusivas y humillaciones de todo tipo contra los detenidos. El escándalo político desatado por las imágenes derivó en el cierre de la prisión en el 2006.

Comentá la nota