Reabren el diálogo sobre la selección de los jueces.

En el encuentro con el gobernador se dejó abierta la posibilidad de hacer alguna modificación en el funcionamiento del Consejo de la Magistratura, como reclaman los Colegios.
Los cinco Colegios de Abogados y el de Magistrados fueron recibidos ayer por el gobernador Hermes Binner, en un encuentro que parece haber significado un punto de inflexión en la polémica que estos sectores mantienen con el gobierno, a propósito del mecanismo de selección de candidatos a jueces a través del Consejo de la Magistratura.

Después de un duro cruce de pronunciamientos y declaraciones, y una reunión con el secretario de Justicia, Roberto Vicente, que no logró acercar ni conformar a las partes, los colegios solicitaron una audiencia con el gobernador, para tratar de destrabar la situación y evitar que, como llegaron a amenazar los abogados de Rosario, se produzca una ruptura.

"Estamos transitando un tiempo de cambios; por eso esta reunión es muy importante, así como el hecho de que todos estemos preocupados y comprometidos con mejorar el sistema judicial de la provincia", contemporizó Binner, en la reunión de ayer.

La reivindicación del diálogo como mecanismo de relación, y la incitación a él formulada de manera expresa por el mandatario, sumada a lo dilatado y distendido de la reunión, fue bien recibida por los visitantes, que vieron en esto una oportunidad para recomponer relaciones y lograr un sistema que sea más satisfactorio para las partes.

"Lo único que hacemos es elevar una lista de profesionales y pagar los viáticos de los que tienen que desplazarse. Si las cosas no cambian, habrá que evaluar si permanecemos en el Consejo", había sostenido en su momento el representante de los abogados de Rosario, Arturo Araujo, en diálogo con El Litoral.

Las ramas, no el tronco

Ahora, Carlos Cordero, de Rafaela, insistió en que, aun cuando la selección de jueces es una atribución del Poder Ejecutivo, que por propia decisión concede abrir el juego a los demás sectores involucrados, "nuestro rol está muy acotado y queremos reverlo".

De todos modos -y frente a lo que en su momento también fueron críticas de funcionarios del gobierno-, Cordero aclaró que "coincidimos en no volver al sistema anterior, al que no añoramos, porque también nos merecía críticas. El esquema filosófico que lo sostiene debe ser mantenido, porque es decisión y atribución del Ejecutivo; aunque es nuestra responsabilidad discutir en qué términos se acepta lo que se concede. Entonces, según palabras del propio gobernador, no se puede modificar el tronco, pero sí las ramas. Y nosotros creemos que este sistema es superador del anterior, pero queremos otro paso adelante".

La instrumentación de las reformas en la Justicia de la provincia -fundamentalmente con la incorporación de la oralidad penal- también fue objeto de la discusión, aunque siempre en un marco de coincidencia sobre la cuestión de fondo. "La reforma del Código Penal genera ciertos temblores, porque todo cambio provoca una crisis, causa preocupación. Pero creo que esto se va a superar", añadió Cordero, quien destacó la "enérgica tarea" que está desarrollando el Ministerio de Justicia en orden a establecer la mediación.

Por el gobierno, participaron de la reunión de ayer los ministros de Justicia y Derechos Humanos, Héctor Superti, y de Gobierno y Reforma del Estado, Antonio Bonfatti, así como el secretario de Justicia, Roberto Vicente. Asistieron la presidenta del Colegio de Magistrados y Funcionarios del Poder Judicial, María del Carmen Álvarez, junto con otros representantes de esta institución. Además, entre otros miembros de los respectivos directorios, participaron los titulares de los cinco Colegios de Abogados de la provincia: José María Conzoli por Venado Tuerto, Arturo Araujo por Rosario, Salvador Aiello por Santa Fe, Carlos Cordero por Rafaela y Elías Salum por Reconquista.

Comentá la nota