Reabren el canje de la deuda en default por US$ 20.000 millones

Reabren el canje de la deuda en default por US$ 20.000 millones
El Gobierno enviará al Congreso un proyecto para suspender la vigencia de la "ley cerrojo". Boudou dijo que la quita será mayor a la de 2005. Los bonistas que entren al canje deberán aportar dinero fresco. Esperan una aceptación del 60%.
El Gobierno anunció la reapertura del canje para todos los tengan en su poder bonos argentinos en default. Se reabre así la operación que concretó el Gobierno de Néstor Kirchner en 2005, y que en ese momento logró una aceptación del 76%.

Para relanzar el canje, se iniciarán trámites con los organismos reguladores de mercado de Estados Unidos, Italia y Alemania. El lunes la Casa Rosada enviará al Congreso un proyecto de ley para que se suspenda temporalmente la vigencia de la llamada "Ley cerrojo", y así poder reabrir la operación sin ninguna traba legal.

El ministro de Economía, Amado Boudou, hizo el anuncio ayer en conferencia de prensa. "Esta decisión de la presidenta Kirchner se inscribe en el marco de retorno de la Argentina al mercado financiero internacional", explicó.

Aunque se desconocen aún los detalles técnicos, la oferta pública involucrará unos 20.000 millones de dólares en títulos aún en default, más los intereses acumulados. Tendrá una quita superior al 65%, aseguró Boudou. Además consideró que espera "un piso de aceptación del 60%". En el mercado local, el anuncio disparó una suba de los bonos (ver página 6).

El Ministro explicó cómo será el trámite en el Congreso. El lunes "se enviará al Congreso el proyecto de ley para suspender la ley cerrojo". "Queremos que este instrumento de regreso al mercado financiero internacional tenga el máximo nivel institucional". Y recordó que la decisión surgió a partir de la oferta de tres bancos: Barclays, Citigroup, y Deutsche.

Boudou recalcó que el canje "no tendrá ningún costo porque la Argentina no pagará comisiones".

Un punto importante de esta operación es que el Gobierno pondrá como condición que quienes entren al canje (o al menos parte de ellos) también aporten plata. "Queremos recibir en efectivo al menos el equivalente al 10% del valor nominal de los bonos que se canjean". Como Boudou se conforma con una aceptación del 60%, podría estimarse que Economía espera recibir "cash" por 1.000 millones de dólares, aunque no se aclaró a qué plazo. Boudou dijo que espera poder pagar por esa plata una tasa de "un dígito".

El Gobierno mira hacia las cuentas del 2010. El año próximo se afrontará vencimientos de la deuda por unos 13.000 millones de dólares y se espera un crecimiento económico más modesto, proyectado en 2,5%. Los otros pasos para la reinserción argentina en el mercado internacional pasan por el acercamiento con el Fondo Monetario y las discusiones con el Club de París.

Ayer, el ministro se reunió por segunda vez en la misma semana con el ex presidente Néstor Kirchner. Ajustaron en Olivos los detalles de la presentación.

La ley cerrojo es la norma que en 2005 impulsó el ex presidente Néstor Kirchner para presionar a los bonistas a entrar al canje. La iniciativa que se enviará el lunes suspenderá temporalmente esa prohibición. El Gobierno espera que en ese lapso de suspensión, que los organismos reguladores de EE. UU., Italia y Alemania aprueben la operación y den luz verde al lanzamiento de la oferta.

Fuentes de las bancadas oficialistas en la Cámara de Diputados y de Senadores confiaron que prefirieron un ley protectora de esta operación para evitar cuestionamientos internacionales, ya que la decisión no está contemplada en el Presupuesto 2010, que sólo resta ser aprobado por los senadores.

Boudou, el viceministro Roberto Feletti, y el secretario de Hacienda, Hernán Lorenzino, se excusaron ayer de dar detalles técnicos sobre la operación porque, en realidad el envío de la propuesta a los organismos reguladores habilita ahora el inicio de negociaciones en letra chica. Esas discusiones definirán el porcentaje de la quita, si en el canje entrarán o no los intereses, si la oferta incluirá o no el cupón atado al PBI o a qué grupo de bonistas se les reclamará que aporten dinero en efectivo. También, si se permite o no el ingreso al canje a los bonistas que mantienen juicios contra el Gobierno.

Comentá la nota