Reabren el canal ocupado por el gobierno de facto en Honduras

Ayer por la tarde el Canal 36 reanudó su transmisión por una orden del Ministerio Público. Había sido cerrado tras el derrocamiento del presidente Manuel Zelaya
El Canal 36 de Honduras, que había sido ocupado por militares desde el pasado domingo tras el derrocamiento del presidente Manuel Zelaya, fue reabierto ayer, confirmó el propietario del medio.

El presidente del canal, Esdras Amado López, afirmó que el medio reanudó su transmisión por una orden del Ministerio Público.

"El domingo 28 vinieron los militares y dijeron que estaban cumpliendo una orden superior y desde ese día nos militarizaron el canal", recordó López. "Yo no quise entrar al canal hasta no venir con las autoridades competentes y los militares no abandonaron el canal hasta que nosotros no firmaramos un acta de recibido", agregó.

López aseguró que aún se pregunta por qué fue militarizado el canal y calificó el hecho como una agresión contra la libertad del pensamiento y la expresión.

"Una propiedad de este tipo no tenía por qué ser allanada de la forma en que se hizo, ahora esto saliendo por fin, hemos rescatado el canal, hemos rescatado la libertad de expresión", expresó. "El Ministerio público ya abrió un caso y tiene en sus manos la persecución del delito que se ha cometido", señaló.

El presidente del canal indicó que aunque tuvo la posibilidad de continuar con la emisión por Internet, no lo hizo porque no quiso incurrir en una falta que después iba a ser aprovechada para buscar una sanción en su contra.

El Canal 36 fue el único medio que ha sido cerrado tras el golpe de Estado dado en Honduras hace una semana, aunque medios como las cadenas CNN y Telesur también denunciaron inconvenientes con su transmisión. La censura al medio en Honduras durante el gobierno del presidente interino designado por el Congreso de Honduras, Roberto Micheletti, es el segundo caso que se presenta junto con el del programa Hable como Habla del periodista Eduardo Maldnado, del canal local Maya TV.

Comentá la nota