Las razones del pedido a la ANSES

El diario del Fin del Mundo publica en exclusiva el texto completo de la nota remitida el pasado 22 de diciembre por la gobernadora María Fabiana Ríos a la ANSES, fundamentando los motivos por los cuales el IPAUSS necesita una asistencia financiera de 50 millones de pesos en materia previsional, para cubrir el déficit financiero que el Gobierno Provincial estima para el presente año.
Sres

Anses

Me dirijo a Uds con el objeto de formalizar la solicitud de asistencia financiera en materia previsional en virtud de la proyección de un déficit financiero para el ejercicio 2010.

A partir de la ratificación del "Acuerdo entre el Gobierno Nacional y los gobiernos provinciales" suscripto el 12 de agosto de 1992, el Estado Nacional fue autorizado a retener un 15 % de la masa de impuestos coparticipables previstas en el art 2do de la Ley 23.548 y normas complementarias y modificatorias vigentes, con el objeto de atender el pago de las obligaciones previsionales nacionales y otros gastos operativos que resultasen necesarios.

A lo largo del tiempo distintas normas continuaron con esta modalidad, es decir las Provincias y la Nación se comprometieron a seguir financiando mancomunadamente el Régimen Nacional de Previsión Social, hasta tanto no exista una acuerdo de partes o una nueva Ley de Coparticipación Federal.

Desde la firma del acuerdo hasta el presente momento la situación de la Caja de Jubilaciones de la provincia de Tierra del Fuego no había mostrado desequilibrios.

Dada la particularidad de ser una caja "joven" la relación activos-pasivos permita hacer frente a las obligaciones mensuales, pero esta situación se fue modificando en la última década debido a decisiones legislativas relevantes que diluyeron recursos y modificaron condiciones, provocando que en los últimos meses el IPAUSS haya tenido serias dificultades para hacer frente a sus obligaciones.

Esto se agudiza en un contexto en el cual el Estado Provincial ha congelado sus vacantes a los efectos de reducir su déficit de caja por lo que por cada nuevo beneficiario al Sistema previsional hay un aportante menos, acelerando la situación de déficit, situación agravada producto de que en el presente el IPAUSS no posee reservas que permita hacer frente a este déficit debido a que el año 2000 los ahorros de los trabajadores fueron utilizados para sanear la situación del Banco de Tierra del Fuego, mediante la creación del Fondo Residual Ley 478.

La historia reciente nos muestra que la incorporación de tributos que no se coparticipan adecuadamente con las provincias, como es el caso del impuesto a los débitos y crédito tos bancarios, y las retenciones a las exportaciones que tampoco forman parte del grupo de impuestos coparticipables, permitieron en los últimos años mejorar los recursos nacionales hasta alcanzar importante superávit y equilibrar las cuentas del sistema previsional nacional, a la vez que disminuían los recursos provinciales.

En este contexto, las provincias siguen aportando con la detracción del 15 % de los coparticipados al sistema nacional.

El Caso de la provincia de Tierra del Fuego agudiza el absurdo, siendo una provincia que aporta al sistema nacional y no recibe de la nación, como sí ocurre con otras provincias, a modo de ejemplo es el caso de la Provincia de Buenos Aires que recibe en forma anual de la Nación recursos para financiar el déficit previsional.

*

El cuadro nos muestra una serie con origen en el año 1992, momento en que se sanciona la Ley 24.132 que ratifica el "Acuerdo entre el Gobierno nacional y los gobiernos provinciales".

La última columna incluye los recursos que la provincia ha dejado de percibir para financiar a la ANSeS.

Por otro lado, es importante destacar que a los largo del tiempo distintas normas nacionales otorgaron a la provincia la posibilidad de convertirse en un centro de recepción de importantes sectores de la población provenientes de ciudades y localidades de otras jurisdicciones provinciales.

Si bien en un principio, la relación aportes y contribuciones versus pago a beneficiarios le permitió a la Caja Provincial acumular excedentes, con el tiempo se vio perjudicada al aumentar su cantidad de beneficiarios, sumado a la pérdida de recursos de reservas que ya se han descripto.

El significativo aumento de beneficiarios aumentó además por la existencia de beneficios devenidos de personas que provenían de otras jurisdicciones y que sin aportar a la Caja local se les otorgaba las jubilaciones.

Existen antecedentes donde otras provincias han solicitado compensaciones económicas.

Es el caso de la sanción de la Ley 24.443 que crea el Fondo de Rosario y Santa Fe y su modificatoria la Ley 24.986, fueron sancionadas por el Honorable Congreso de la Nación por iniciativa del Poder Ejecutivo Nacional. El objeto de las mismas reside en proporcionar a estar ciudades una compensación económica en atención a los servicios que suministran y las necesidades que atienden de importantes sectores de la población provenientes de ciudades y localidades de provincias que, carentes de infraestructura hospitalaria, educacional, etc., recurren a los centros con mayor capacidad para suplir sus necesidades.

Esta dinámica de ayudas económicas a grandes centros urbanos tuvo su origen con la creación, en 1992, del Fondo de Reparación Histórica del Conurbano Bonaerense, y que actualmente se denomina Ente de Reconstrucción del Gran Buenos Aires (ERGBA). Este fondo se creó por imperio del articulo 40 del la Ley 24.073, el que reformulaba los criterios de distribución de la recaudación del impuesto a las ganancias aplicando distintos porcentajes para financiar programas sociales.

A pesar de estos antecedentes (tan lejanos en tiempo), la Provincia de Tierra del Fuego no pudo contar con este tipo de fondos, su innegable cariz de provincia receptora de flujos migratorios tanto internos como externos, además de esta carencia normativa, la crisis social que afectó a nuestro país en el bienio 2001-2002 agudizó la crisis del sistema y repercutió durante en la provincia.

Una fuerte presencia del Estado nacional y los subsidios y franquicias establecidos como estímulo para el poblamiento de la zona constituyeron un factor importante para la radicación de familias y personas solas en busca de un futuro. La actividad primaria tuvo un fuerte crecimiento durante la década del 70 y fue en el 1972, durante el gobierno militar de Lanusse en que se sancionó la Ley N 19.640 de Promoción Económica y que fuera luego ratificada por el gobierno democrático de 1974. Ciertamente a partir del año 1978 se radican las primeras industrias significativas en las ramas electrónicas. La existencia de aranceles en la importación de insumos para la elaboración de bienes con alto contenido de importado que luego serían exportados al territorio continental hizo que muchas empresas eligieran radicarse en Tierra del Fuego.

Concluida la Guerra de Malvinas se produce un primer impacto de radicación de nueva población. Entre 1982 y 1984 la población pasa de 34.010 a 43.214 habitantes. El personal ocupado en el sector industrial se incrementa el mismo período de 3.160 a 6.331. El máximo de mano de obra empleada en la industria llegaría en 1987 para comenzar a decaer. Pero también se daría, de la mano de este desarrollo, otro de expansión demográfica y económica que impactaría en el crecimiento del sector secundario y terciario.

La participación en la vida cívica alcanzaba el plano comunal y desde el año 1983 la Legislatura Territorial dictaba las leyes que procuraban cierta organización propia y se elevaban a consideración de un delegado presidencial que cumplía las funciones de gobernador designado.

Así podemos continuar realizando un relato de cómo fue creciendo la población hasta el momento de llegar a ser provincia y cómo se mantuvo la tendencia en materia de crecimiento poblacional, para terminar de certificar lo antes enunciado incorporamos un cuadro que refleja esta situación.

*

Por esta razón, los requerimientos de prestación de servicios a la provincia se ven incrementados en forma continua. Prueba de ello es la cantidad de solicitudes de atención médica, alimentaria y educacional que ha recibido en los últimos años, desbordando sus naturales posibilidades y exigiendo al máximo sus recursos presupuestarios.

Esta circunstancia, análoga a la advertida en una primera instancia en la provincia de Buenos Aires motivó la creación del "Fondo del Conurbano Bonaerense", modalidad operacional que luego se traslado a las ciudades de Rosario y Santa Fe, las que sin duda se encontraban en situaciones similares a las verificadas en el Conurbano Bonaerense.

Otro aspecto central a tener en cuenta y realizando un breve relato histórico es que antes de que fuera sancionada la Ley de Provincialización de Tierra del Fuego, formábamos parte del Territorio Nacional, este aspecto es central ya que para garantizar la jubilación se tuvo en cuenta en la Ley Provincial Nº 561 en su artículo 21 inciso c) a los trabajadores que prestaban servicios desde el año 1985 cuando era todavía Territorio Nacional.

La Caja provincial asumió esa situación y por ende abona las jubilaciones de los trabajadores que se desempeñaban en el entonces Territorio Nacional.

Un aspecto muy importante a tener es cuenta es que también a través de la historia como se enunciaba en los párrafos precedentes a la presente, la corriente migratoria que recibió la Provincia de Tierra del Fuego de parte de las provincias del resto del país, ha generado que muchos de los trabajadores que hoy se encuentran jubilados vuelvan a sus provincias de origen, en la actualidad ese porcentaje asciende al 25% aproximadamente, con lo que los salarios que abona la Caja de Jubilaciones de la provincia se vuelcan al consumo en otras jurisdicciones distintas de donde se realiza el aporte de la Caja Provincial con lo que claramente se observa que la Provincia aporta con recursos a otras jurisdicciones del país.

Estas circunstancias descriptas han generado que lleguemos a una situación de déficit proyectado para el ejercicio 2010 en la Caja Previsional de la Provincia, por lo que se genera de manera imperiosa la necesidad de realizar la presente solicitud de asistencia de Pesos Cincuenta Millones ($ 50 millones) a los efectos de hacer frente al déficit previsional proyectado para el ejercicio 2010.

A continuación se incorpora un cuadro de proyecciones de gasto previsional para el ejercicio 2010 y recursos a percibir para atender jubilaciones con lo que se puede calcular el déficit proyectado para el ejercicio.

*

Sin otro particular, y quedando a disposición por cualquier otra información adicional y a la espera de una satisfactoria respuesta, hago propicia la oportunidad para saludarlo muy atte.

* Más información en nuestra edición impresa.

Enlaces relacionados

• Sin armonización, pero con promesa de pago

• Jubilados y trabajadores estatales se movilizaron frente a Gobierno

Volver

Subir

Descargar

+ Breves policiales...

+ A confesión de parte…...

+ Tembló el paso Drake pero en Ushua...

+ La caja jubilatoria a Nación por 5...

+ Breves policiales...

+ Breves policiales...

+ Breves Policiales...

+ Impresionante vuelco en la rotonda...

+ Breves Policiales...

+ Prefectura monitoreó el paso por l...

Con respuestas así, más vale ni preguntar

Ver Todo!

Las razones del pedido a la ANSES

El diario del Fin del Mundo publica en exclusiva el texto completo de la nota remitida el pasado 22 de diciembre por la gobernadora María Fabiana Ríos a la ANSES, fundamentando los motivos por los cuales el IPAUSS necesita una asistencia financiera de 50 millones de pesos en materia previsional, para cubrir el déficit financiero que el Gobierno Provincial estima para el presente año.

Sres

Anses

Me dirijo a Uds con el objeto de formalizar la solicitud de asistencia financiera en materia previsional en virtud de la proyección de un déficit financiero para el ejercicio 2010.

A partir de la ratificación del "Acuerdo entre el Gobierno Nacional y los gobiernos provinciales" suscripto el 12 de agosto de 1992, el Estado Nacional fue autorizado a retener un 15 % de la masa de impuestos coparticipables previstas en el art 2do de la Ley 23.548 y normas complementarias y modificatorias vigentes, con el objeto de atender el pago de las obligaciones previsionales nacionales y otros gastos operativos que resultasen necesarios.

A lo largo del tiempo distintas normas continuaron con esta modalidad, es decir las Provincias y la Nación se comprometieron a seguir financiando mancomunadamente el Régimen Nacional de Previsión Social, hasta tanto no exista una acuerdo de partes o una nueva Ley de Coparticipación Federal.

Desde la firma del acuerdo hasta el presente momento la situación de la Caja de Jubilaciones de la provincia de Tierra del Fuego no había mostrado desequilibrios.

Dada la particularidad de ser una caja "joven" la relación activos-pasivos permita hacer frente a las obligaciones mensuales, pero esta situación se fue modificando en la última década debido a decisiones legislativas relevantes que diluyeron recursos y modificaron condiciones, provocando que en los últimos meses el IPAUSS haya tenido serias dificultades para hacer frente a sus obligaciones.

Esto se agudiza en un contexto en el cual el Estado Provincial ha congelado sus vacantes a los efectos de reducir su déficit de caja por lo que por cada nuevo beneficiario al Sistema previsional hay un aportante menos, acelerando la situación de déficit, situación agravada producto de que en el presente el IPAUSS no posee reservas que permita hacer frente a este déficit debido a que el año 2000 los ahorros de los trabajadores fueron utilizados para sanear la situación del Banco de Tierra del Fuego, mediante la creación del Fondo Residual Ley 478.

La historia reciente nos muestra que la incorporación de tributos que no se coparticipan adecuadamente con las provincias, como es el caso del impuesto a los débitos y crédito tos bancarios, y las retenciones a las exportaciones que tampoco forman parte del grupo de impuestos coparticipables, permitieron en los últimos años mejorar los recursos nacionales hasta alcanzar importante superávit y equilibrar las cuentas del sistema previsional nacional, a la vez que disminuían los recursos provinciales.

En este contexto, las provincias siguen aportando con la detracción del 15 % de los coparticipados al sistema nacional.

El Caso de la provincia de Tierra del Fuego agudiza el absurdo, siendo una provincia que aporta al sistema nacional y no recibe de la nación, como sí ocurre con otras provincias, a modo de ejemplo es el caso de la Provincia de Buenos Aires que recibe en forma anual de la Nación recursos para financiar el déficit previsional.

*

El cuadro nos muestra una serie con origen en el año 1992, momento en que se sanciona la Ley 24.132 que ratifica el "Acuerdo entre el Gobierno nacional y los gobiernos provinciales".

La última columna incluye los recursos que la provincia ha dejado de percibir para financiar a la ANSeS.

Por otro lado, es importante destacar que a los largo del tiempo distintas normas nacionales otorgaron a la provincia la posibilidad de convertirse en un centro de recepción de importantes sectores de la población provenientes de ciudades y localidades de otras jurisdicciones provinciales.

Si bien en un principio, la relación aportes y contribuciones versus pago a beneficiarios le permitió a la Caja Provincial acumular excedentes, con el tiempo se vio perjudicada al aumentar su cantidad de beneficiarios, sumado a la pérdida de recursos de reservas que ya se han descripto.

El significativo aumento de beneficiarios aumentó además por la existencia de beneficios devenidos de personas que provenían de otras jurisdicciones y que sin aportar a la Caja local se les otorgaba las jubilaciones.

Existen antecedentes donde otras provincias han solicitado compensaciones económicas.

Es el caso de la sanción de la Ley 24.443 que crea el Fondo de Rosario y Santa Fe y su modificatoria la Ley 24.986, fueron sancionadas por el Honorable Congreso de la Nación por iniciativa del Poder Ejecutivo Nacional. El objeto de las mismas reside en proporcionar a estar ciudades una compensación económica en atención a los servicios que suministran y las necesidades que atienden de importantes sectores de la población provenientes de ciudades y localidades de provincias que, carentes de infraestructura hospitalaria, educacional, etc., recurren a los centros con mayor capacidad para suplir sus necesidades.

Esta dinámica de ayudas económicas a grandes centros urbanos tuvo su origen con la creación, en 1992, del Fondo de Reparación Histórica del Conurbano Bonaerense, y que actualmente se denomina Ente de Reconstrucción del Gran Buenos Aires (ERGBA). Este fondo se creó por imperio del articulo 40 del la Ley 24.073, el que reformulaba los criterios de distribución de la recaudación del impuesto a las ganancias aplicando distintos porcentajes para financiar programas sociales.

A pesar de estos antecedentes (tan lejanos en tiempo), la Provincia de Tierra del Fuego no pudo contar con este tipo de fondos, su innegable cariz de provincia receptora de flujos migratorios tanto internos como externos, además de esta carencia normativa, la crisis social que afectó a nuestro país en el bienio 2001-2002 agudizó la crisis del sistema y repercutió durante en la provincia.

Una fuerte presencia del Estado nacional y los subsidios y franquicias establecidos como estímulo para el poblamiento de la zona constituyeron un factor importante para la radicación de familias y personas solas en busca de un futuro. La actividad primaria tuvo un fuerte crecimiento durante la década del 70 y fue en el 1972, durante el gobierno militar de Lanusse en que se sancionó la Ley N 19.640 de Promoción Económica y que fuera luego ratificada por el gobierno democrático de 1974. Ciertamente a partir del año 1978 se radican las primeras industrias significativas en las ramas electrónicas. La existencia de aranceles en la importación de insumos para la elaboración de bienes con alto contenido de importado que luego serían exportados al territorio continental hizo que muchas empresas eligieran radicarse en Tierra del Fuego.

Concluida la Guerra de Malvinas se produce un primer impacto de radicación de nueva población. Entre 1982 y 1984 la población pasa de 34.010 a 43.214 habitantes. El personal ocupado en el sector industrial se incrementa el mismo período de 3.160 a 6.331. El máximo de mano de obra empleada en la industria llegaría en 1987 para comenzar a decaer. Pero también se daría, de la mano de este desarrollo, otro de expansión demográfica y económica que impactaría en el crecimiento del sector secundario y terciario.

La participación en la vida cívica alcanzaba el plano comunal y desde el año 1983 la Legislatura Territorial dictaba las leyes que procuraban cierta organización propia y se elevaban a consideración de un delegado presidencial que cumplía las funciones de gobernador designado.

Así podemos continuar realizando un relato de cómo fue creciendo la población hasta el momento de llegar a ser provincia y cómo se mantuvo la tendencia en materia de crecimiento poblacional, para terminar de certificar lo antes enunciado incorporamos un cuadro que refleja esta situación.

*

Por esta razón, los requerimientos de prestación de servicios a la provincia se ven incrementados en forma continua. Prueba de ello es la cantidad de solicitudes de atención médica, alimentaria y educacional que ha recibido en los últimos años, desbordando sus naturales posibilidades y exigiendo al máximo sus recursos presupuestarios.

Esta circunstancia, análoga a la advertida en una primera instancia en la provincia de Buenos Aires motivó la creación del "Fondo del Conurbano Bonaerense", modalidad operacional que luego se traslado a las ciudades de Rosario y Santa Fe, las que sin duda se encontraban en situaciones similares a las verificadas en el Conurbano Bonaerense.

Otro aspecto central a tener en cuenta y realizando un breve relato histórico es que antes de que fuera sancionada la Ley de Provincialización de Tierra del Fuego, formábamos parte del Territorio Nacional, este aspecto es central ya que para garantizar la jubilación se tuvo en cuenta en la Ley Provincial Nº 561 en su artículo 21 inciso c) a los trabajadores que prestaban servicios desde el año 1985 cuando era todavía Territorio Nacional.

La Caja provincial asumió esa situación y por ende abona las jubilaciones de los trabajadores que se desempeñaban en el entonces Territorio Nacional.

Un aspecto muy importante a tener es cuenta es que también a través de la historia como se enunciaba en los párrafos precedentes a la presente, la corriente migratoria que recibió la Provincia de Tierra del Fuego de parte de las provincias del resto del país, ha generado que muchos de los trabajadores que hoy se encuentran jubilados vuelvan a sus provincias de origen, en la actualidad ese porcentaje asciende al 25% aproximadamente, con lo que los salarios que abona la Caja de Jubilaciones de la provincia se vuelcan al consumo en otras jurisdicciones distintas de donde se realiza el aporte de la Caja Provincial con lo que claramente se observa que la Provincia aporta con recursos a otras jurisdicciones del país.

Estas circunstancias descriptas han generado que lleguemos a una situación de déficit proyectado para el ejercicio 2010 en la Caja Previsional de la Provincia, por lo que se genera de manera imperiosa la necesidad de realizar la presente solicitud de asistencia de Pesos Cincuenta Millones ($ 50 millones) a los efectos de hacer frente al déficit previsional proyectado para el ejercicio 2010.

A continuación se incorpora un cuadro de proyecciones de gasto previsional para el ejercicio 2010 y recursos a percibir para atender jubilaciones con lo que se puede calcular el déficit proyectado para el ejercicio.

*

Sin otro particular, y quedando a disposición por cualquier otra información adicional y a la espera de una satisfactoria respuesta, hago propicia la oportunidad para saludarlo muy atte.

Comentá la nota