Las razones de Mauricio Macri para apurar los cambios en la cúpula del Ejército

Las razones de Mauricio Macri para apurar los cambios en la cúpula del Ejército

Apunta a un recambio generacional. Igual, elogiaron el desempeño de Suñer.

La salida de Diego Suñer de la jefatura del Ejército y la designación en su lugar del General de Brigada Claudio Pasqualini, decidida por Mauricio Macri y materializadas por Oscar Aguad -ministro de Defensa- antes del viaje a los funcionarios a Chapadmalal, estaban definidas desde hace un tiempo y con motivos vinculados al nuevo rol que el Gobierno buscará darle a las Fuerzas Armadas.

Ha cumplido perfectamente las órdenes, fue un buen soldado pero hay etapas que se cumplen. Viene un recambio generacional”, dijo a Clarín un alto funcionario sobre Suñer, el teniente general designado en el inicio del Gobierno de Macri y en funciones desde enero de 2016. La cortesía de la despedida no evitó que se filtrara alguna crítica que incidió en su salida del cargo: la “resistencia” a una nueva etapa y la mayor coordinación entre las fuerzas. A su vez estaba previsto que Aguad, luego de reemplazar a Julio Martínez, pudiera definir si mantenía o no a la cúpula militar y la desaparición del submarino Ara San Juan postergó los cambios para separarlos de la tragedia.

“Viene un momento de mucho cambio, con un nuevo despliegue en el territorio, y la premisa es que el Estado Mayor Conjunto coordine las tres fuerzas”, ratificaron en el Ministerio de Defensa en plan para volcarlas, además de del cuidado de las fronteras y del Atlántico Sur, al combate del crimen organizado vinculado al terrorismo, la venta de armas, el narcotráfico y la trata de personas.

El cambio en la última misión a la Antártida, por primera vez con mayor coordinación entre las tres fuerzas según los funcionarios, funcionó como una muestra de la nueva organización que se propone encarar el Gobierno. La puesta en marcha de la Fuerza de Intervención Rápida, compuesta por 10.000 hombres de los tres cuerpos militares, y la implementación de bases conjuntas -en especial del Ejército y la Fuerza Aérea- se inscribirán en el misma dirección.

El plan generó controversias por el límite difuso con la intervención en seguridad interior, prohibida por ley salvo casos excepcionales. En la Casa Rosada negaron que impulsen un cambio en la normativa, aunque buscarán instalar el debate para más adelante: “El país tiene que dar esa discusión, pero no va a ser este año”.

Egresado del Colegio Militar en 1982, Pasqualini se desempeñaba como jefe de la II División del Ejército, con asiento en Córdoba. El desplazamiento de Suñer se sumó al de Marcelo Srur, en diciembre, cuando en calidad de interino asumió el vicealmirante José Luis Villán al frente de la Armada. Hubo también especulaciones con posibles modificaciones en la Fuerza Aérea, aunque fuentes oficiales aseguraron que por el momento seguirá el brigadier general Enrique Amrein. Y al frente del Estado Mayor Conjunto se mantendrá el general Bari del Valle Sosa, a cargo de la coordinación entre las tres fuerzas.

Coment� la nota