Rawson: se quiebra el PJ y el basualdismo se acerca a Ibarra

Con críticas cruzadas entre ibarristas y giojistas, salió ayer un aumento de tasas municipales.
Desde ayer, en Rawson hay un nuevo mapa político que poco se parece al de hace apenas unos meses. Tras la decisión de Mauricio Ibarra de alejarse del peronismo por sus diferencias con la conducción de José Luis Gioja, el bloque de concejales de esa fuerza se dividió de hecho y el basualdismo mostró por primera vez con una acción concreta su cercanía al jefe comunal. En una sesión cargada de tensión, los ibarristas y el basualdista Gustavo Ruiz Botella votaron juntos un aumento en las tasas municipales, argumentando una baja en la coparticipación que le asignó a Rawson el gobierno provincial. Del otro lado, los tres ediles que no sacarán los pies del PJ votaron en contra y salieron a defender la gestión giojista.

El quiebre se veía venir. Después de anunciar puertas hacia adentro su idea de un partido propio, Ibarra generó adhesiones y rechazos en las filas del PJ rawsino. La mayoría de los concejales de esa fuerza seguirá lo seguirá, pero Aidé Báez, Pablo García y Silvia Pérez ya dijeron que no se irán; y ayer, esas diferencias quedaron en evidencia en el recinto con una fuerte ruptura a la hora de discutir la ordenanza anual tributaria 2009 (Ver Tasas y ...).

En el nuevo mapa juega se metió el basualdismo, que desde hace tiempo mantiene contactos con Ibarra por un potencial frente opositor para las elecciones del 2009. Ruiz Botella votó ayer decididamente con los ibarristas y, más allá de los elogios cruzados entre el intendente y Roberto Basualdo, fue el primer hecho que reditúa en beneficio de uno de los dos. El concejal dijo que fue "una cuestión técnica", pero al mismo tiempo reconoció que hay "muchas coincidencias" con el intendente.

La excusa para las disidencias políticas fue la tasa de alumbrado público. La iniciativa mantiene sin cambios la contribución municipal que pagan los rawsinos por la luz y el cargo fijo, pero impulsa un aumento del 100 por ciento en el cargo variable. En la práctica son 80 centavos por mes para los que menos consumen y 2 pesos para el común de los usuarios.

Los ibarristas Gustavo Rojas, Osvaldo Rodríguez, Fabián Olguín, Daniel Poblete, Mirta Acosta, José Atencio y Raúl Nuñez salieron a defender con uñas y dientes el incremento y como principal argumento, aseguraron que hace falta para compensar "la coparticipación que la provincia le quitó a Rawson". Tema que motivó los dardos de Ibarra en dirección a Casa de Gobierno.

Sus ediles se pusieron a tono. Además de acusar a sus ex compañeros de hecho, de "opinar de acuerdo a la ocasión", Olguín aseguró que el departamento "perdió 10 millones de coparticipación", Atencio acusó al gobierno de Gioja de no mandarles "ni siquiera una silla de ruedas" y Poblete sostuvo que la provincia "nunca puso un peso" para Deportes.

Pérez no ahorró energías para responder. Casi a los gritos, les recordó la plata que puso la gestión giojista para pavimentar las calles Mendoza y Superiora, para hacer el parque de Rawson y la vía rápida. García bajó el tono de la discusión -por momentos pelea- y descartó que las críticas "sea politiquería", como les habían enrostrado.

Ibarra no quiso hablar de fracturas, pero fue el segundo quiebre en menos de un mes, el primero en un tema de peso, y con forma de tendencia definitiva que hasta despertó reacciones en el gobierno

Comentá la nota