Rawson clausuró el casino y la empresa amenaza con irse

A contrapelo del gobierno giojista, el intendente de Rawson, Mauricio Ibarra, decidió ayer extender una semana la veda sanitaria sobre los boliches y el casino del departamento, para prevenir contagios de gripe A.
Como los locales bailables no están funcionando, la medida sólo afecta a la sala de juego. De hecho, el municipio la clausuró anoche luego de que la concesionaria IVISA se negara a cerrar. El director nacional de la firma, Darío Rosenzvit, adelantó que irán a la Justicia y amenazó con llevarse el negocio a otro lado.

La clausura del casino rawsino es consecuencia de un decreto dictado ayer por Ibarra, hoy enfrentado fuertemente al giojismo, que dispone darle continuidad en su territorio a las restricciones comerciales para prevenir nuevos contagios de gripe A. Medida que llegó un día después de que el Comité de Crisis provincial resolviera levantar la prohibición de abrir que desde hacía 15 días alcanzaban a los boliches y el casino. El argumento oficial fue que San Juan entró "en una meseta en cuanto a la evolución de la epidemia".

El intendente rawsino calificó la resolución de la provincia de "demagoga", aseguró que "el avance del virus de la gripe aún no ha terminado", habló de la necesidad de seguir con medidas de precaución y descargó artillería contra la gestión giojista. "El Estado tiene que ser inequívoco, no puede haber dos mensajes en materia sanitaria. El mensaje patrocinado por el gobierno es que hay que evitar juntarse y reunirse y por el otro lado, vemos eventos con miles y miles de personas", disparó en referencia a la autorización oficial de dejar que se juegue la Liga Mundial de Vóley a estadio repleto en el Aldo Cantoni.

La prohibición en Rawson se extiende hasta el viernes próximo a las 13 y, en la práctica, tiene un solo destinatario: la sala del casino que funciona sobre calle Mendoza. Esto, porque en Rawson hay sólo un boliche habilitado -El Sol-, pero en esta época del año está cerrado.

El municipio notificó en la tarde de ayer a IVISA y cerca de las 22 optó por clausurar el casino, ya que la firma desoyó la orden. La empresa planeaba presentar una medida cautelar para neutralizar la resolución municipal, pero hasta el cierre de esta edición el local seguía con la faja puesta.

Ya en horas del mediodía, cuando se enteraron de la decisión de Ibarra, en IVISA adelantaron que iban a resistir. Rosenzvit aseguró que irán a la Justicia y avanzó un poco más allá: "es muy posible que nos vayamos del departamento por la hostilidad del intendente". Lo dijo porque es la segunda vez que tienen un encontronazo con el municipio en menos de un año. La primera fue en octubre pasado, cuando el casino estuvo clausurado por 9 días por una deuda que la Caja de Acción Social mantenía con la comuna.

Desde IVISA sostienen que el municipio no tiene facultades para prohibirles que abran y ese es el argumento que pensaban plasmar en la presentación judicial, que sería la primera en San Juan como consecuencia de las medidas que se tomaron por la pandemia.

El otro argumento es el económico. Al igual que cuando la provincia dispuso el cese de actividades en el casino en el marco de la emergencia sanitaria, hace dos semanas, en IVISA invocaron problemas para pagarle al personal si no hay recaudación. Ayer, Rosenzvit acusó al intendente de estar "jugando a la política interna con los salarios de los trabajadores" y advirtió, dándolo casi por sentado, que no se harán cargo de los desmanes "que sucedan por esta situación". A pesar del pronóstico, no se había registrado ningún incidente.

Comentá la nota