Raúl Pérez seguirá como titular del bloque oficialista

Tras el polémico almuerzo en Pinamar al que concurrieron 22 de los 37 Diputados del bloque oficialista, del que trascendieron críticas al gobierno provincial y al ex presidente Kirchner, emergieron una serie de rumores de ruptura con cambio de autoridades en la Cámara Baja. Hubo presiones desde el gobierno nacional, pero se acordó una tregua.
El escándalo mediático salió, para el Gobierno, por la peor puerta: la tapa del diario Clarín. Según se difundió, los comensales no escatimaron en críticas hacia el gobernador Scioli; su vice Ballestrini y el ex presidente Kirchner. El hecho fue desmentido luego por sus protagonistas, pero nadie quedó muy convencido de ello.

La disconformidad entre los legisladores que asistieron al polémico encuentro tiene de fondo la escasa participación que el bloque tiene en las decisiones políticas tanto hacia adentro del partido como en el ámbito nacional y provincial.

Después de que el hecho se hiciera público comenzaron a tejerse especulaciones de quiebre en el bloque del FPV-PJ. Los rumores más fuertes sostenían que Kirchner había pedido la remoción de los principales responsables: Horacio González, presidente de la Cámara y Raúl Pérez, titular del bloque

En lo que concierne a la situación de Pérez, su mandato fue renovado por un período de dos años más. El actual Presidente del bloque PJ fue acusado de filtrar la información para el "gran diario argentino", que fue quien los puso como "carne de cañón" junto a La Nación.

Pérez evitó hacer declaraciones hasta que la situación se hizo insostenible. En una entrevista en el programa radial de Nelson Castro señaló que "fue una reunión de camaradería, donde había muy pocos miembros del bloque, había menos de la mitad." El Diputado remarcó que se trató de un encuentro como tantos otros, achicó el número de los sentados a la mesa y señaló que si se hubiera dado el tratamiento de un tema en profundidad con una mirada unívoca se hubiese redactado un documento al respecto.

Los sismos que atravesaron los despachos parlamentarios fueron fuertes, Pérez es un referente en el Parlamento que cuenta con el apoyo de varios de sus colegas. Todo parecía tensionarse cada vez más, pero las negociaciones iniciadas por los referentes del FPV-PJ en Nación lograron ponerle paños fríos al tema.

Pérez intentó dar señales al gobierno nacional de que apoyaba la gestión y en el caso de Scioli dijo, en su defensa, que "hoy por hoy tiene la totalidad de las leyes sancionadas que ha mandado su gobierno en la primera mitad de su período."

Otro de los dichos del Presidente del Bloque apuntó a Néstor Kirchner quien, según él, debía volver a presidir el partido. Esto último expresa la intención de establecer una distancia sobre los duros comentarios que habría hecho Pérez en el encuentro de Pinamar y que por cierto enfurecieron al patagónico.

HORACIO GONZALEZ ¿EL MEDIADOR?

Extraña fue la participación del Presidente de la Cámara de Diputados y hombre de Ituzaingó en este conflicto. Por un lado, fue uno de los primeros en ser señalados como culpables ya que ofició de anfitrión en el encuentro conflictivo. Cita a la cual, cabe recordar, no asistieron los diputados con vínculos más fuerte en el kirchnerismo.

Durante la semana pasada el diputado González mantuvo reuniones con Julián Domínguez y Florencio Randazzo. De ahí emergió el acuerdo entre ambos sectores del FPV-PJ que mantendrá las autoridades tal y como están.

Para la semana que viene se espera la llegada del resto de los legisladores oficialistas que, según revelaron voceros parlamentarios a LaNoticiaweb, emitirán una solicitada afirmando su apoyo al gobierno nacional y provincial.

El panorama ahora se vislumbra un poco más calmo, la pregunta es ¿qué pasará cuando Néstor Kirchner asuma la presidencia del partido el próximo marzo? ¿Sellarán acuerdos para no ser devorados por la oposición o estallará nuevamente el escándalo cercano a la ruptura?

Comentá la nota