RAUCH: DESDE LA OPOSICIÓN DENUNCIAN INAUGURACIONES "TRUCHAS"

Una de las irregularidades denunciadas hoy por la oposición y que fueron motivo del rechazo de la Rendición de Cuentas del año 2008 es la construcción de los vestuarios para los empleados del Hospital Municipal, inaugurado el día 25 de mayo de 2009, en un acto que tuvo la participación del Intendente Jorge Ugarte, el Director Italo Volpe y autoridades municipales.
En aquel acto, el Intendente y el Director aprovecharon para criticar duramente a la oposición, acusándolos de entorpecer las gestiones e inventar "mentiras".

El Intendente, en aquella ocasión, habló de la necesidad de que el nosocomio tenga una nueva ambulancia, y hay "muchos que podrían hacer un aporte, más allá de las iniciativas que lleva adelante la cooperadora, para lograr el objetivo y es por eso que todos debemos aunar esfuerzos" y sobre el final sostuvo que "acá somos todos iguales y estamos al servicio de ustedes".

En tanto el intendente Jorge Ugarte felicitó la gestión del Dr. Italo Volpe y rescató que la gente "prolongó -por las elecciones del año 2007- nuestra gestión y nos gustaría que los señores profesionales estuvieran en su totalidad, porque este es un gran servicio que beneficia a todos y muy especialmente al personal paratécnico, que ponen todo el cariño y el afecto para atender a las personas que circunstancialmente son internados".

Minutos después se realizó el corte de cintas, sobre la puerta de acceso a los vestuarios, donde participaron, además de Ugarte y Volpe las funcionarias técnicas María José Arano y Elsa Cremona.

Ahora, surge la información que revela una "puesta en escena" insólita para la breve historia de esta campaña electoral.

Los vestuarios inaugurados son los mismos casilleros que están ubicados en la Pileta Cubierta que está en el Polideportivo Municipal.

Según la denuncia, los mismos fueron trasladados momentos antes de la inauguración, y acomodados para ese acto y para recibir el aplauso de toda la concurrencia.

Pero lo curioso es que, pocas horas después, estos mismos vestuarios fueron reintegrados a su lugar de origen, a pesar de que el personal lleva ya varios meses viendo cómo se trabaja en la obra que ya fue inaugurada por el Gobierno.

Mientras tanto, el personal sigue sin tener un casillero dónde dejar su ropa.

Quizá cuando estén instalados los nuevos vestuarios, se los convoque para otro acto inaugural, un "deja vú" que les costará olvidar.

Comentá la nota