El IPV ratificó que líquidos cloacales se verterán al río

En un encuentro entre la Vicepresidente del organismo provincial y el Intendente de Río Grande, se analizó la problemática en torno a la demora en la entrega de las primeras 400 viviendas en Chacra XIII. Desde el IPV aseguraron que avanza la construcción de las plantas móviles y que las mismas verterán los líquidos al cauce del río Grande porque se trata de «una decisión tomada». Garantizaron, sin embargo, que no habrá contaminación.
RIO GRANDE.- La vicepresidente en ejercicio de la Presidencia del Instituto Provincial de Vivienda (IPV), Gabriela Muñiz Siccardi, presentó ayer al intendente Jorge Martín un informe técnico respecto de la situación en Chacra XIII, haciendo hincapié fundamentalmente en lo relacionado al sistema cloacal y le ratificó al jefe comunal que los líquidos cloacales que procesen las plantas móviles serán vertidos al río Grande.

El encuentro tuvo lugar en el despacho de la Intendencia, y respondió a la reunión que Martín mantuvo con la gobernadora Ríos el pasado lunes.

Muñiz Siccardi le explicó a Martín que el motivo principal por el cual se dilata la entrega de las primeras viviendas obedece al atraso en la finalización del sistema de cloacas, recordando que desde el IPV siguen aguardando que culmine la construcción de las dos primeras plantas móviles que se instalarán en Chacra XIII. «Le explicamos al ingeniero Martín que estas plantas están siendo construidas en Buenos Aires, le mostramos fotos y expusimos el procedimiento que se seguirá una vez que estén en Chacra XIII».

«Fue un encuentro para tratar de encontrar soluciones y mostrarle cuál era el avance que estamos teniendo, así como los problemas que existen, para que el Intendente tuviera conocimiento directamente de nuestro equipo técnico», indicó.

Consultada al respecto, la funcionaria especificó que «desde la empresa que construye las plantas nos dicen que va a un ritmo mayor de lo que pensaba, luego de haber superado algunos inconvenientes que había tenido con algunos operarios en paro, lo que nos demoró».

Sin embargo, la Vicepresidente del organismo evitó fijar plazos en torno a la entrega de las plantas móviles, entendiendo que «no queremos generar de nuevo la expectativa de la gente o dar una fecha que luego no podamos cumplir».

Muñiz Siccardi confirmó que los líquidos tratados se estarán enviando hacia el río, a pesar de la reticencia que se había generado hasta tanto el Municipio culmine la obra del ducto de 8 kilómetros hacia el mar que dará la solución definitiva a ésta urbanización, a Chacra XI, y las futuras urbanizaciones proyectadas en la zona norte de la ciudad.

«Esto es una decisión tomada, si bien estamos esperando el informe medioambiental», a cargo de la Secretaría de Desarrollo Sustentable y Ambiente de la provincia, área desde la cual su titular, Nicolás Lucas, ya había adelantado el aval técnico de ésta alternativa provisoria atento a que no habría una consecuencia ambiental de riesgo para el río.

«Creeríamos que tendríamos ese aval, porque todo lo que se ha requerido para poder lograr esto se le ha presentado», aseguró la funcionaria quien evitó referirse a las expresiones políticas en contra de ésta medida emanadas tanto desde el Concejo Deliberante como desde el propio Municipio.

Remarcando que se tratará de una medida «transitoria» hasta que se termine la obra del colector cloacal, Chacra XIII se estará conectando a la red de Chacra XI, desde donde se llevará hacia el mar los efluentes. Luego «esas plantas podrán ser destinadas a otros lugares donde se están largando crudos o donde se necesite para mejorar el hábitat, es decir, que lo que estamos haciendo es una inversión que beneficiará a la ciudad», subrayó Muñiz Siccardi.

«Le puedo asegurar a la sociedad que esos líquidos que se tirarán están totalmente tratados, que no contaminarán el río, y debe quedar en claro además que es algo momentáneo», insistió.

Eventuales toma de viviendas

Por último, la funcionaria renovó su pedido a las familias preadjudicatarias para que no usurpen las viviendas, remarcando que «no están en condiciones de habitabilidad y además para entrar tendrán que romper algo, por lo que estarán dañando su propia vivienda».

«Sé que nos han esperado muchos, pero les volvemos a pedir, por favor, que nos tengan un poco más de paciencia porque estamos llegando a la solución», concluyó.

Comentá la nota